Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los portales de Paso de Ovejas...

Trinchera Final

Por: Jenaro del Angel Amador

22/10/2019

alcalorpolitico.com

1.- Paso de Ovejas es un municipio localizado a unos 50 kilómetros del puerto de Veracruz y se accede a él por la carretera antigua Veracruz-México. Depende económicamente de la agricultura y ganadería que da ocupación a una parte de la población productiva.
 
Otros jóvenes buscan como fuente de trabajo las fábricas que se ubican en la zona industrial del puerto de Veracruz.
 
En la cabecera municipal se encuentra un vetusto edificio que los pobladores conocen como Los Portales y que ocupa una pequeña cuadra del centro de la Villa, y del que dicen “que los Portales en el cual habitó en alguna época del siglo XVIII, quien fuera presidente de la República, Guadalupe Victoria, y del que aseguran que su construcción data 1720.
 
En alguna ocasión y a petición de las autoridades municipales, en la Gaceta Oficial del Estado, de fecha 17 de octubre del 2016, se publicó un decreto del Gobernador del Estado [Flavino Ríos Alvarado] para expropiar el terreno que tiene una superficie de 2709 metros cuadrados, con el propósito de instaurar allí un Museo regional interactivo, pero de su validez y ejecución, nada se sabe.
 
2.- Sin embargo, el tiempo ha pasado y el edificio de los Portales se sigue cayendo a pedazos; o al menos las tejas sostenidas por varengas de madera, continúan cayendo al piso.
 
Para evitar desgracias por la caída de las tejas, al parecer el Ayuntamiento cercó el acceso principal con una valla metálica para que nadie se meta al inmueble.
 
El tiempo pasa; el ruinoso edificio de los Portales sigue allí, olvidado y en plena destrucción, viendo, como la Puerta de Alcalá, pasar el tiempo…
 
3.- La tormenta no amaina después del jueves de balas de Culiacán, Sinaloa. Expertos, novatos y villamelones opinan y señalan culpas.
 
Lo cierto es que ha resultado dañada la credibilidad del gobierno federal en lo que se refiere a procuración e impartición de justicia, y a la realidad de los hechos que se difundieron a partir de aquél jueves negro.
 
Hay tiempo de hacer correcciones si quienes tienen el poder de la decisión quieren hacerlo; otra opción: seguir con el curso de los hechos para retar al tiempo. Ahora que lo que precisa es precisamente tiempo para mejorar el estado de las cosas en el ámbito nacional.

Columnas recientes