Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Ecología y suicidio colectivo

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

28/10/2019

alcalorpolitico.com

*Las llamadas a Evo Morales
*Persiste simpatía de AMLO
*Sumar para el gran premio
 
Y la verdad, suena hasta ridículo que la Procuraduría del Medio Ambiente en el Estado de Veracruz, así como alcaldes, legisladores, autoridades estatales y federales, tengan el atrevimiento de referirse a renglones de protección al medio ambiente, cuando en realidad son décadas de atraso en materia de protección ambiental, renglones en los que, en el caso de tierras jarochas, en lugar de avanzar vamos hacia atrás o simplemente (como expresan los marinos) nos encontramos varados porque quienes operan las naves de la purificación de las aguas, de los aires y de los espacios terrestres, simplemente nada tienen que referir como exitoso en materia de avances ecológicos.
 
Que contamos con personal para tareas cotidianas, ni duda cabe; que disponemos de flotillas vehiculares para supervisar los espacios que se requieran, nadie lo ignora y, si no es así, las áreas administrativas sí tienen recursos para adquirir los vehículos y equipos que se requieran.
 
Que existen leyes para hacer cumplir el respeto claro y contundente de la no contaminación de aguas, aire y ámbitos terrestres, todos tienen claro que se han creado suficientes normas jurídicas para lograr tal objetivo y, si son precisas modificaciones para perfeccionar acciones, para ello están los cuerpos legislativos.
 
Así las cosas, las autoridades disponen de leyes, reglamentos, salarios, instrumentos apropiados, vehículos y facultades para poner orden en el renglón de protección del medio ambiente, pero las historias de nuestros días en tales ámbitos, resultan ser exactamente iguales que las registradas en el pasado, con el agregado (¿dígame usted si no?) que ahora en lo que se refiere al renglón de contaminación, estamos peor que en el pasado, sin que se escuche en voz del Ejecutivo de la nación, de los Ejecutivos estatales y los presidentes municipales, las puntuaciones, las advertencias y el golpe enérgico sobre el escritorio para corregir el rumbo.
 
Y todos, empezando por ediles, alcaldes, legisladores y funcionarios federales, saben que el aire está cada día en mayor grado degrado por la polución; que las aguas de los ríos, arroyos, lagunas y zonas costeras se encuentran infectadas de porquería, desde plásticos hasta residuos fecales y, todos actuamos incluyendo obviamente a las autoridades “como si nada pasara”.
 
Pero a más de ello todos fingimos que hacemos, todos decimos que actuamos, todos incluso predicamos que debemos salvar al mundo de la contaminación y las pestes, cuando en realidad lo que todos deberíamos de hacer es preguntar ¿Dónde están los resultados?... Al tiempo de sumarnos desde nuestros espacios personales y familiares hasta los ámbitos públicos, respaldando programas diseñados desde tiempo atrás para conectarnos realmente con una cultura de rango colectivo, a la sombra de la cual conformemos un “frente común” para separar los desechos que se generen en todos los ámbitos, al tiempo de respetar reglamente sobre el manejo de la basura, mientras que las autoridades cumplan claramente con la responsabilidad que se les ha conferido, no sólo en los municipios, sino aún con mayor eficacia en ámbitos estatales y federales.
 
No sólo se deben limpiar las aguas de la basura que las contamina, también se deben mantener limpias y apegadas a normatividades específicas, las rancherías, las congregaciones, los municipios, los estados y el país en lo general.
 
Porque la ecología es un tema de todos, que es urgente retomar con inmediatez dado que, de acuerdo a lo que vamos viendo, los altos niveles de contaminación nos conducirán con irremediable certeza hacia un destino autodestructivo en el renglón ecológico, que ya está próximo de alcanzarnos y, si ello sucede, ya no habrá un mejor futuro para la humanidad… De ello los especialistas llevan décadas escribiendo, pero tal pareciera que el ser humano es suicida por naturaleza y, ello, representa una aberración enmarcada en lo ilógico y antinatural.
 
LO QUE SE LEE
 
Que es inevitable el intentar “encontrarle alguna lectura” al hecho apenas registrado en los ámbitos internacionales, en los que se encuadra que dos presidentes latinoamericanos, enviaron una felicitación al nuevamente reelecto Presidente de Bolivia, Evo Morales, uno lo fue el ya célebremente criticado en distintos puntos del mundo, Don Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, identificado por los mensajes “recibidos por conducto de pajaritos” y, el otro lo es el actual Presidente de México, Don Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como el Presidente de la Cuarta Transformación… Y claro que en las redes de Internet repican los cibernautas en abiertas polémicas en torno a tales hechos… ¿En verdad tales referencias estarán dotadas de algún significado con características colaterales?... Ahí la dejamos.
 
LO QUE SE VE
 
Que de acuerdo a lo informado por el medio de comunicación nacional “El Financiero”, en última encuesta siete de cada 10 mexicanos aprueban el trabajo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, resultados sobre los cuales, el propio medio encuestador destaca en el sentido que tal popularidad, resiste incluso el “efecto Culiacán”.
 
Es indudable que en el marco de popularidad, el actual Presidente de México con 70 por ciento de simpatías entre los encuestados, refleja solidez de opiniones favorables entre la colectividad, circunstancia que obviamente siembra preocupación entre quienes piensan que el tránsito en México del “neo liberalismo” hacia el “populismo”, encierra tras de sí notorias incertidumbres si, para ello se tiene en cuenta lo registrado en otros países latinoamericanos donde privan aparentemente tendencias “populistas”, como las que supuestamente se están aplicando en el territorio mexicano al amparo de la Cuarta Transformación.
 
Y como dicen en la siempre sabia provincia: “Ya se verá con el transcurrir de los días de qué cuero salen más correas”.
 
LO QUE SE OYE
 
No faltan quienes refieran que los espacios para observar los preparativos y posteriormente la realización del evento internacional de Fórmula 1 en la capital del país, logró que en el mismo marco y con notorio respeto mutuo, convivieran “chairos y fifís”, escenario que no había logrado conformar la “Cuarta Transformación”, el tema planteado en los marcos de la picardía mexicana y la hilaridad, no deja de referir niveles de trascendencia que bien podrían, al reflexionar sobre tales escenarios, que si de la misma forma se logra un mayor diálogo y entendimiento entre los diversos grupos políticos del país, obviamente registrado ello en los ámbitos de la Cuarta Transformación, seguramente lograríamos avanzar hacia niveles de mayor desarrollo integral, no quebrantando tendencias partidistas, sino sumando voluntades en los senderos de la serenidad, el entendimiento, las leyes y el reforzamiento de tareas compartidas para un país de mayor desarrollo integral… Y un escenario así, eso sí que sería “El Gran Premio de México”… Ahí la dejamos.

Columnas recientes