Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¡Así no señora Rosario Piedra Ibarra!

Por: Helí Herrera Hernández

18/11/2019

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
¡MORENA hace magia!
 
¡Sus legisladores desaparecen votos, y a dos senadores de la república que pasaron a depositar a la urna su voto!
 
He visto por televisión, en distintos canales, el desfile de los y las senadoras para depositar en la urna transparente su voto y cuento 116. Después, me voy al canal del Congreso y grabo la votación para observarla una, dos, tres y muchas veces más y no falla el conteo: Son 116 senadores y senadoras las que pasaron a depositar su sufragio para elegir, de una terna, a la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.
 
Pero la presidenta del Senado (Mónica Fernández, morenista, claro está), afirma que son 114, y así, bajo ese número, se hacen cuentas para obtener el tercio, resultando 38 el factor común, que multiplicado por 2 que son los que necesita el partido de Andrés Manuel para lograr la mayoría calificada, arroja 76. Con ese número, justito, Rosario Piedra, la militante de MORENA es elegida como nueva titular de la CNDH.
 
¡Ah!, si hubieran sido los que fueron (116), entonces los dos tercios serían 77 votos y medio, ese voto y medio faltante hubiera evitado que la hija de doña Rosario Ibarra de Piedra fuera, lo que fraudulenta e ilegalmente han impuesto los senadores morenistas, titular de la CNDH pero, que caray, hay que hacer trampa, >se dijeron los y las senadoras morenistas<; violentemos la ley; hagamos lo que siempre hemos criticado al PRI y al PAN: una violación a la Constitución General de la República, total, a lo mejor y no se dan cuenta que haremos magia y desapareceremos dos votos de dos senadores y así, resolvemos el pedimento del ejecutivo federal de premiar a su compañera militante (lo era hasta ese momento, porque aun no había renunciado), y tendremos una Comisión Nacional de los Derechos Humanos cómoda, amiga, que se obnubilará cuando se tenga que obnubilar, es decir, que será ciega cuando el señor presidente le pida que sea ciega y que vea, cuando el señor presidente le diga que tenga que ver.
 
¡Quién lo viera!, antes criticando la suciedad que hacían los prianistas y ahora, empuercando él los procedimientos para elegir a titulares de organismos autónomos, torciendo la ley, así, en vivo y a todo color, en tiempo real para los que seguimos el fraude de senadores y senadoras morenistas que hicieron ver ridículo a David Copperfield al desaparecer dos votos y dos senadores en un tris.
 
Bajo esa elección ilegal, si la señora Rosario Piedra tuviera 20 centavos de dignidad, 10 centavos de moral y cinco de honestidad no debió haber asistido a tomar posesión del cargo de Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y menos cuando vio el escándalo que se gestó para tomarle protesta, (idéntica a la que se armó cuando la toma de protesta del espurio Felipe Calderón Hinojosa) y menos cuando empezaron las renuncias, una tras otra hasta completar la de 5 consejeros nacionales de ese organismo, que lo hicieron por la ilegalidad como llegaba la señora Piedra, y porque con ello demuestra que dejaba de ser autónoma la CNDH y estaría al servicio del Poder público y, especialmente del quien lo detenta.
 
¡Así no! Bajo chapucerías NO; bajo trampas tampoco; violentando la ley menos; haciendo las cosas puercas que tanto criticaban nunca. ¡Así no! Señora Rosario Piedra Ibarra, hay que tener un poquitito de pudor, aunque sea un gramo.

Columnas recientes