Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cristal

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

18/11/2019

alcalorpolitico.com

CRISTAL

DE ACUERDO AL COLOR … El sábado pasado, por los eventos políticos que se estaban desarrollando en la ciudad de Xalapa, se nos vino a la mente aquella frase de que “cada quien ve lo que quiere ver”, al tiempo que leíamos dos notas periodísticas que nos llamaron la atención por su gravedad; el informe del Centro Nacional de Información de la Secretaría de Gobernación, que tan solo en los primeros seis meses de este año, identificó 11 mil 960 números telefónicos utilizados para extorsionar, desde los que se realizaron entre enero y junio de este 2019, algo así como 18 mil 855 llamadas extorsivas, en su mayoría desde teléfonos celulares, así como el hallazgo del cadáver presuntamente de una mujer sumergido en un tanque con cemento en el municipio de Martínez de la Torre, aquí en el estado de Veracruz.
 
La inseguridad, obviamente lo contrario a la seguridad, se ha convertido en el talón de Aquiles de los tres niveles de gobierno, los municipales, estatal y el federal, pues todos los días, invariablemente, los medios de comunicación nos informan y “las benditas redes sociales” nos dan a conocer – que no informar- de diversos sucesos que hacen dudar de la eficacia de las estrategias de nuestros gobernantes para cumplir con su obligación constitucional de garantizar la paz y la tranquilidad de sus gobernados.
 
Mientras las loas surgían profusamente en la ciudad de Xalapa, el sábado pasado, leíamos que el gobierno federal prepara la elaboración de una base de datos de números telefónicos utilizados para la extorsión, lo cual amables lectores, la experiencia nos indica que no es la solución a tan grave problema, pues sabido y recontrasabido es que existe ese elevadísimo número de líneas telefónicas extorsivas, porque en México se pueden comprar sin problema alguno, sin restricción alguna, los chips para teléfonos celulares que usted quiera y se le antoje; uno, cien, mil si quiere.
 
En cualquier local con venta de implementos para teléfonos celulares, o hasta en los puestos de periódicos, o estanquillos, usted encuentra un chip para teléfonos celulares que le cuestan 29 pesos y que, para activarlos, solo tiene que hacer una recarga de 100 pesos más.
 
Por eso no hay ciudadano, de cualquier parte del país, que, si aún no ha recibido una llamada telefónica extorsiva, al menos sabe de una de ellas por los amigos, los vecinos y familiares.
 
Gracias a esa facilidad de adquirir chips pata teléfonos celulares que cuestan menos que una cajetilla de cigarros, es que los llamados secuestros exprés se han generalizado no solo en Veracruz, sino en gran parte del país.
 
No más venta de chips para teléfonos celulares como si fueran dulces, sería una medida más para al menos atajar esta creciente industria de la extorsión telefónica.
 
Una contundente acción contra los extorsionadores telefónicos, sería revivir el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (RENAUT), que desapareció en 2011 a iniciativa de los senadores de la república, pues la base de datos de los millones de usuarios de un teléfono celular se estaban comercializando en el mercado negro.
 
Esa entelequia llamada Estado, debe actuar con contundencia, insistimos, para acotar la facilidad con que cualquiera puede adquirir los chips para teléfonos celulares que se le antoje.
 
FEMINICIDIOS AL POR MAYOR … La otra información que nos llamó la atención el sábado pasado dada su gravedad, es el que hayan encontrado en el municipio de Martínez de la Torre, el cadáver presuntamente de una mujer dentro de un tambo de cemento, hecho que de suyo habla de la saña con que se está actuando en contra de las mujeres particularmente en el estado de Veracruz, por cierto, el primero del país en feminicidios.
 
Este hecho se suma a cientos más que se han sucedido en territorio veracruzano, entidad de la república que cuenta con dos alertas de género, una de las cuales cumplirá tres años de haberse decretado por el gobierno federal.
 
DÍGALO SIN MIEDO … Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes