Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Que se acabó la corrupción?

Apuntes

Por: Manuel Rosete Chávez

18/11/2019

alcalorpolitico.com

“El oficio político no llega
por gracia de Dios”

Yo
 
¿Que se acabó la corrupción?
 
En eso del diabólico binomio corrupción e impunidad, no hay ni por dónde buscarle por aquello de qué fue primero si el huevo o la gallina. Indudablemente que lo primero que debió aparecer en el escenario público es la corrupción, de abajo hacia arriba, y escaló tanto que llegó a la punta, y se metió tanto que echó raíces difíciles de arrancar.
 
El sector burocrático obtiene buena parte de sus ganancias de la corrupción y los ciudadanos tenemos una cultura del moche tan arraigada que hasta se nos hizo costumbre o algo normal, pero no, la corrupción es un terrible cáncer que ha empinado al país gracias a la impunidad que se le brinda para que pueda existir y extenderse cada vez más.
 
Y a lo mejor comenzó con el agente de tránsito (tamarindo) que te detenía porque habías cometido una infracción y tú le ofrecías una propinita a cambio de que no te pasara a la báscula.
 
El agente te mostraba el reglamento y te decía, casi al oído, ahí métele el billete y luego de que me regreses mi librito te puedes ir.
 
Esta corrupta práctica tolerada por la autoridad se volvió común porque el comandante en vez de castigar al oficial ladrón le mochaba un porcentaje de lo que obtenía de mordidas, a su vez, el comandante entregaba otra parte al jefe de servicios y éste al director general; se hacía una cadenita que escalaba la parte más alta de la autoridad.
 
En las oficinas se empezó a estilar dejar “para el refresco” una lanita a la secretaria, a cambio de agilizar un trámite o entregar un escrito. Luego los mismos trabajadores la comenzaron a hacer cansada hasta obligar al ciudadano a ofrecer “una propinita”, hasta que se volvió obligación, corromperse empleado-usuario para hacer un trámite, a la velocidad de la luz.
 
Luego nos enteramos de que a cambio de un trabajo, obra, remodelación, renta de un inmueble de parte del gobierno, había que dar un porcentaje que oscilaba entre el 10 y el 15 por ciento, que debía entregar el empresario (chico, mediano o grande) al burócrata encargado de contratar.
 
Más tarde, como el negocio era bueno, las áreas donde más dinero se maneja por la construcción de obra, se volvieron manzanas de la discordia y el presidente, gobernador o alcalde comenzaron a poner en esos cargos a sus cómplices, personas que les garantizaban ingresos por concepto de corrupción muy buenos, millonarios, los porcentajes comenzaron a subir hasta llegar al 40, que ya es una exageración pero que en la actualidad es el que predomina y que le pone en la madre a las obras porque el que las hace con tal de ganar más sacrifica la calidad y entrega porquerías, lo importante es ganar.
 
Un ejemplo del nivel que alcanzó la corrupción en nuestros gobiernos, es el video que le hicieron a René Bejarano, el ex operador estrella de Andrés Manuel López Obrador, en las oficinas del empresario argentino Carlos Agustín Ahumada Kurtz, quien aparece entregándole fuertes sumas de dinero en efectivo a Bejarano, recurso que en aquel tiempo el PRD de AMLO lo usaban para financiar las campañas de sus candidatos perredistas en las delegaciones.
 
El compromiso con Ahumada era que al llegar al poder el político apoyado estaba comprometido a contratar a la empresa “Grupo Quartz”, propiedad de Carlos Ahumada, el famoso amante de Rosario Robles; yo te financio tu jornada electoral a cambio de que contrates a mi empresa con toda la obra que realices, era el corrupto pacto.
 
Esto que vimos en la tele, con mucha indignación, y que se nos vendió para desacreditar a López Obrador, se ha venido haciendo en todos los gobiernos, a todos los niveles.
 
El poder hoy se pelea a veinte uñas, no por un afán o vocación de servicio sino porque representa mucho dinero, desde el más modesto cargo hasta el más encumbrado, todos participan del pastel de la corrupción y todos se hacen pendejos, dan impunidad, porque son favorecidos.
 
Decía don Andrés Manuel López Obrador, hoy presidente de los mexicanos, que al llegar al poder se acabaría con la corrupción y nosotros, después de ver tantas formas de corrupción en los gobiernos que nos ha tocado vivir de cerca, por dentro nos reíamos:
 
¿Cómo carajo piensa este señor que de un día para otro el cáncer que ya hizo metástasis por todo el cuerpo va a desaparecer?... imposible, es una forma de vida de millones de mexicanos y nadie la podrá erradicar, aunque predique con el ejemplo, que no es el caso de AMLO.
 
Pero, además, formas de corrupción en el gobierno hay muchas, no solo son las mordidas, las propinitas, los moches, no, también es una forma de corrupción habilitar en cargos de importancia a ignorantes, eso hace más daño que un patrullero de tránsito parado, en la madrugada, a las afueras de un burdel cazando borrachos que salen de esos centros y se trepan a sus vehículos, para hincarles el diente.
 
PODEMOS ya cumplió con las 20 asambleas
 
El requisito del IEV de completar un mínimo de 20 asambleas distritales, con un número superior a los 500 participantes cada una, que se afilian al nuevo partido, lo cumplió ayer en Orizaba el grupo de entusiastas políticos veracruzanos que impulsan el proyecto del partido PODEMOS.
 
La mañana de ayer, en Pluviosilla, los operadores políticos demostraron que sí pueden, que con la oferta política que traen y su capacidad de convocatoria es suficiente para que los veracruzanos cuenten con una opción partidista nueva en la que pueden depositar su confianza plena.
 
Cabe recordar que la organización política PODEMOS, un día antes realizó su asamblea número 19 en el distrito uno, con sede en Pánuco. Esta asamblea fue convocada y coordinada por la militante de PODEMOS Lisandra González, quien contó con el apoyo de los jóvenes Jorge Zamora, Aritza Orta, Karla Garrido y Alejandro Ahumada, entre otros, esta asamblea distrital número 19 fue exitosa; en ella participaron 900 simpatizantes.
 
Aplausos a Zenyazen Escobar
 
En su primer informe de gobierno, Cuitláhuac García Jiménez resaltó los resultados que en materia educativa su gobierno ha tenido en diversos aspectos, como la basificación de 20 mil trabajadores de la educación en el estado y tres mil docentes en lo que va de la administración actual.
 
Lo anterior fue suficiente para que el gobernador Cuitláhuac García hiciera un franco reconocimiento al trabajo de Zenyazen Escobar al frente de la Secretaría de Educación de Veracruz.
 
“Estamos trabajando y dando resultados, al pueblo de Veracruz le quiero decir que no le vamos a fallar, fue un año complicado, difícil, pero salimos avante, porque nos rigen tres principios: no robar, no mentir, no traicionar al pueblo; ¡viva la cuarta transformación en Veracruz!”, dijo el gobernador para finalizar su mensaje político, con motivo de su primer informe de gobierno.
 
En el área educativa, la actual administración se ha encargado de dar certeza a distintas instituciones de diversos niveles, que no contaban con escrituras que avalaran la propiedad de sus espacios; se ha impulsado a la cultura y el deporte de manera notable, se ha concretado un quehacer transparente en el manejo de los recursos desde su ámbito y se ha dado seguimiento a las irregularidades que se presentaron en materia administrativa desde las administraciones pasadas.
 
Cabe recordar que el origen del gobernador y Zenyazen Escobar está en las aulas, por ello comparten un particular sentido de servicio y compromiso con Veracruz; además de que desde el movimiento magisterial Escobar consiguió el reconocimiento directo del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien firmó un documento en el que se comprometía a cumplir diversas propuestas que hoy se comienzan a concretar desde la Secretaría de Educación de Veracruz.
 
REFLEXIÓN
 
¿Bueno y qué pasó con el desafiante grupo de Antorcha Campesina, liderado por el ingeniero Samuel Aguirre Ochoa?... Un apretoncito fue suficiente para que declinaran de sus intentos de protesta el día del informe y regresaron a sus casas, a esperar abrazos y apapachos de la 4T.
 
Escríbanos a [email protected] | [email protected]

Columnas recientes