Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La ineficacia y la tolerancia

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

25/11/2019

alcalorpolitico.com

*Los topes y los asaltos
*El IPE y sus pensionados
*Una propuesta ecológica
 
Y la pregunta que el pueblo de México se realiza después de diversas informaciones sobre el tema, refiere la siguiente interrogante: ¿Cómo es posible que existan “hasta 12 mil” líneas telefónicas en operación, por vía de las cuales se realizan llamadas de extorsión sobre el territorio nacional?... Pero a más de ello: ¿Por qué tales líneas ya identificadas no son desactivadas al tiempo de ubicar su posición para actuar en consecuencia?...
 
Lo cierto, lo real, lo claramente contundente a juicio de la población en lo general, es que entre los variados factores que la sociedad ha identificado como causas y efectos del crecimiento delincuencia en México, se encuentra la ineficacia y la tolerancia que se asemeja a la incompetencia y la irresponsabilidad, por parte de los sectores gubernamentales municipales, estatales y federales, para detener con programas efectivos el crecimiento de actividades delincuenciales, que hoy alcanzan los niveles alarmantes que incluso, pese al drama que representan, se encuentran oficialmente reconocidos en el territorio nacional.
 
Porque en todo país se tiene claro que el desarrollo delictivo se registra en territorios donde la administración de justicia no es clara, contundente y efectiva en todas sus dimensiones, no sólo para inhibir tendencias criminales entre integrantes de la colectividad, sino paralelamente a la incierta competencia para constituir rangos de seguridad suficientes, justos y efectivos, que permitan estimular un país con claras oportunidades en favor del desarrollo personal y el progreso integral de todos los mexicanos, antídoto real y efectivo para evitar escenarios de terror, en tanto que, en gran medida, la delincuencia se dispara con mayores proporciones en aquellos núcleos cuyas posibilidades para el desarrollo sano y satisfactorio de la sociedad, resulta un escenario ajeno a la realidad, así como ineficaz para crear las oportunidades suficientes, que permitan satisfacer el desarrollo integral de la población en lo general.
 
México por décadas ha sido escenario de la generación de riquezas que, para muchos, resultan notoriamente “inexplicables” pero que, en círculos del poder “sí tienen explicación”, porque se acreditan a los ámbitos del desfalco en administraciones municipales, estatales y federales, hechos que dieron curso a un país dañado por la corrupción y la ineficacia, escenarios que en ámbitos de especialistas originaron brotes de contaminación entre el colectivo social, perversión que trastocó severamente el equilibrio económico que debe privar en todo país y que, por efectos lógicos, anidó la conformación de tentáculos criminales de impactos inimaginables, como los que en la actualidad llenan de angustias, sombras y augurios de retrocesos aún mayores a nuestro país, tal como son los escenarios criminales.
 
Criminales de “cuello blanco” conforman parte de los elevados ámbitos delincuenciales, que incluso se incrustaron y desarrollaron en México antes que las actuales olas de bandas de facinerosos, que son capaces de ejecutar con clara impunidad 12 mil llamadas telefónicas de extorsión, sin que se disponga de una estructura de gobierno apropiada y eficiente, así como un cuerpo especializado y efectivo de seguridad, que sea capaz, no sólo de evitar que tales llamadas se ejecuten, sino también restaurar el orden favoreciendo la tranquilidad de quienes trabajan y producen, al tiempo de abrir nuevas rutas de desarrollo integral, de honorabilidad administrativa y de productividad generalizada en beneficio de todo el país.
 
Porque inútil es hablar de datos sobre hechos delictivos refiriendo conocimiento sobre su existencia, si nuestras propias estructuras responsables no sólo para garantizar la seguridad, sino también el desarrollo del país en lo general, no son competentes para impulsar el crecimiento agrícola, el industrial, el de las vías de transporte y comunicación, abriendo en alianza con los campesinos, ganaderos, empleados, profesionistas y empresarios, reales y suficientes oportunidades laborales, que nos conduzcan hacia la integración de una sociedad con apropiados escenarios para el desarrollo integral, escenario de prosperidad que con Cuarta Transformación o sin ella, incuestionablemente originaría el surgimiento de un país renovado, “transformado” como lo pregona el actual Presidente de los mexicanos.
 
Porque hasta el momento, ciertamente se registran cambios, los cuales nos obligan a reflexionar que efectivamente priva una “Transformación” en estilos, en usos y costumbres, pero hasta el momento temas torales que dieron origen al golpe de timón gubernamental ejecutado por los electores, como lo son la improductividad agrícola, el bajo desarrollo turístico e industrial, la parálisis en la generación de empleos y, la restauración de la tranquilidad social ante elevados índices delincuenciales, constituyen temas que persisten en niveles preocupantes, pero eso sí, con la esperanza que en verdad nos transformemos todos para restablecer un país de tranquilidad y desarrollo integral… ¿Lo alcanzaremos a disfrutar?
 
LO QUE SE LEE
 
Ya aparecen advertencias en ámbitos xalapeños en el sentido que, de continuar con el incumplimiento en tiempo y forma del pago de pensiones a los jubilados afiliados al Instituto de Pensiones del Estado, tal como la marca la Ley, así como el proceder a reformas en tales renglones para aplica leyes “innovadoras”, que pudieran demeritar los ingresos de los ya pensionados bajo conceptos claramente retroactivos, podría generase un problema de elevadas dimensiones porque los jubilados no permitirían ni un ápice el que se les afecte en sus derechos e ingresos.
 
Y claro que asiste toda la razón a quienes disfrutan de un derecho que les fue conferido y consagrado por leyes claramente dictadas por el Congreso del Estado, pero en esos mismos entornos es válido que surjan algunas interrogantes que bien valdría evaluar incluso al interior del propio cuerpo de integrantes del sector laboral en activo, así como jubilados, en ésos ámbitos de seguridad social:
 
¿Es correcto (como refieren versiones en medios de comunicación) que en el IPE existan pensionados que cobran cifras incluso de cientos de miles de pesos?... ¿Será verdad que algunos pensionados refieren el privilegio de cobrar cantidades que rayan los 300 mil pesos mensuales e incluso los 400 mil?... ¿En realidad en un país como México ante realidades y circunstancias, tales niveles de pensión no resultan impropias y atentatorias para la economía del Estado de Veracruz?... ¿Y tales escenarios (de existir) no resultan a más de un atentado contra la economía de la administración pública estatal, un insulto para la mayoría o la totalidad de los contribuyentes, que por vía de sus impuestos se cubran tal nivel de salarios en demérito de los programas y acciones para el desarrollo integral de Veracruz?...
 
El tema incuestionablemente está generando polémicas, más que en los sectores oficiales, en los ámbitos de la sociedad veracruzana en lo general, hoy atónita e indignada ante una revelación difundida en medios de comunicación sobre los escenarios en referencia… Y de estar fundamentados en la verdad tales referencias: ¿Cuál o cuáles habrán de ser las medidas factibles de realizarse sobre el tema en referencia?... Ya veremos.
 
LO QUE SE LEE
 
Bien administrados 120 millones de pesos captados anualmente, podrían favorecer la construcción de plantas para tratar aguas negras, así como procesadoras de basura, tema que debe ser evaluado cuando se refiere la posibilidad en tierras veracruzanas para instaurar un impuesto especial, cuyo proyecto ha sido propuesto por la Secretaría de Administración y Finanzas del Gobierno del Estado, obviamente con la venia del señor Gobernador Cuitláhuac García Jiménez.
 
Obviamente que sobre tal iniciativa se advierte inquietud entre el sector industrial veracruzano, pero para el caso se debe tener en cuenta que ya en otros Estados de la República dicha Ley se encuentra vigente y en otros más se encuentra en proceso de diseño y aprobación como es el caso de Veracruz.
 
LO QUE SE VE
 
Que debido a los asaltos, pobladores de la región central veracruzana han procedido en algunos puntos al retiro de topes en vías de comunicación, en tanto que tales reductores de velocidad han favorecido la ejecución de asaltos que dañan el patrimonio de familias veracruzanas y generan alto riesgo para la población en lo general… Compleja la situación en materia de inseguridad que atraviesa Veracruz… Le deseo el mejor inicio de semana.

Columnas recientes