Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los deseos para la Navidad...

Trinchera Final

Por: Jenaro del Angel Amador

23/12/2019

alcalorpolitico.com

1.- El frío arrecia y el invierno apenas llegó. Ayer formalmente se ha iniciado el invierno y el frío no se contiene ni es posible detenerlo. Es intangible como muchas cosas en la vida. Y allí viene: por las faldas del Cofre de Perote, pegándole duro a municipios como Las Vigas, Perote, Chiconquiaco, Rafael Lucio y lugares circunvecinos.
 
Los lugareños claman por ayuda para paliar las bajas temperaturas en esos lugares, pero también en Xalapa hace aire con atardeceres y anocheceres llenos de neblina que ha llegado después de una prolongada sequía en el norte del estado donde, poco se ha dicho, se perdieron miles de toneladas de cítricos por la falta del líquido.
 
Este invierno amenaza con ser de pronóstico reservado y poco se lee o escucha de brigadas de apoyo y auxilio. Y las quejas y lamentos seguirán como el mismo frío que este fin de semana, en vísperas de la Nochebuena; la Noche vieja y la Navidad azota por todos los rumbos de Veracruz y de plano ya, en plenas vacaciones de las dependencias de los gobiernos federal y estatal.
 
2.- La polémica de fin de año: el uso o desuso de las tarjetas de crédito ligadas a otros frentes que generan dineros, sin que hasta hoy haya una voz oficial que aclare lo que muchos legisladores han enredado.
 
Y todo porque la señora Raquel Buenrostro ha llegado al SAT con una fama de especialista en tijeras de recortes presupuestales que ahora, aviesos y mal informados aprovechan para crear líneas de terror para los ahorradores y usuarios de tarjetas de crédito.
 
Aseguran que el terror persecutorio está por llegar.
 
Y esto deben aclararlo voces autorizadas del gobierno y no por voces de legisladores que en función de “servicio a sus partidos” no dejan de cernir el árbol en beneficio de sus colores.
 
Ahora es tiempo. La Navidad está por llegar y se necesita información seria para que los espíritus se tranquilicen y que la noche del 24 de diciembre, sea en realidad, una Noche buena.
 
No menos.
 
P.D. Cuidado con los accidentes carreteros. Con caminos malos y sin vigilancia la muerte acecha.

Columnas recientes