Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¡Nooooombre: es un genio!

Por: Helí Herrera Hernández

20/01/2020

alcalorpolitico.com

[email protected]
twitter: HELÍHERRERA.es
 
Si algo habrá que reconocerle es esa capacidad que tiene para convertir los entornos negativos a su favor. Eso le valió superar la popularidad de Cuauhtémoc Cárdenas dejada, principalmente, en la campaña de 1988, de suya dificilísima por lo menos, de igualar; llegar, extremadamente fortalecido, a su campaña triunfadora de 2006, y en 2018 conquistar mas de 30 millones de votos, que ni en la imaginación de cualquier candidato de los distintos partidos políticos en México, soñaban con lograrlo.
 
Y todo, en efecto, por hacer soñar a los mexicanos con un país distinto.
 
En sus recorridos maratónicos por toda la república nos hizo creer que de verdad iba a bajar los precios de las gasolinas y el diésel; nos hizo soñar que iba acabar con la corrupción y, en consecuencia, ya veíamos prácticamente a Carlos Romero Deschamps y demás fauna presos; que iba acabar con inseguridad y, nos hizo soñar con la paz y tranquilidad que viven los ciudadanos en los países nórdicos.
 
Pero hoy, a más de un año de su gobierno, México registró 31,688 asesinatos en los primeros 11 meses de 2019, un 2.7% de aumento en relación con el mismo período del 2018, según datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). 2019 cerró como el año más violento en México desde que empezaron los registros hace más de dos décadas, al contabilizar 34,579 muertos, 836 más de los que tuvo el último año de Enrique Peña Nieto.
 
"El pasado año es el peor que se ha vivido... algo no está funcionando", le dijo el periodista Jorge Ramos a López Obrador, en la conferencia mañanera del pasado miércoles 15 de enero, quien volvió a poner otro plazo, como aquel que dijo en Veracruz el 22 de abril del pasado año: "en 6 meses habrá resultados en seguridad, gracias a la implementación de los programas sociales del gobierno". Total, el 22 de octubre se vencieron y los crímenes no cesan en Veracruz, los secuestros menos, las extorsiones aumentan y los robos a empresas, casas y cuentahabientes son el pan de cada día.
 
Ahora AMLO dijo: "Para el primero de diciembre de 2020 habrá resultados, va a ver solución pronto (en materia de paz y seguridad), yo estoy comprometiéndome".
 
Y por si eso fuera poco, por segundo año consecutivo, desde que inició la presente administración, se perdió empleo formal en el país, y en diciembre de 2019 fue de 382,210 puestos de trabajo. La mayor cancelación de plazas laborales en una década informó el Instituto Mexicano del Seguro Social, lo que equivale a una tasa mensual de -1.8% (eso sin considerar los 814,083 personas que inscribió el IMSS vinculados al Programa de Jóvenes Construyendo el Futuro que, sin ellos, el porcentaje habría aumentado).
 
Todos esos desempleados (382,210), más cerca de un millón de puestos de trabajo que debió haber creado la economía mexicana en 2019, arroja un déficit de 1 millón 382 mil 210 puestos de trabajo, y son un factor más que explica por qué la economía nacional no tiene un crecimiento de por lo menos uno por ciento, lo que augura un mal año para el estómago y el bolsillo de más de 80 millones de compatriotas que ahora, >este genio de la comunicación< (lo digo convencido, que quede claro, del adjetivo), los ha vuelto a hacer soñar, como en 2006, como en 2012, como en 2018, de que pueden ser dueños de un avión Boeing 787-8, de 57 metros de largo y 60 de ancho, de más de 130 millones de dólares por las mejoras que le mandó a realizar el neoliberalista Enrique Peña Nieto, para dejarlo con más lujo.
 
Y así, todo el entorno negativo que venía mediáticamente enseñoreando su gobierno, por la ausencia de medicamentos para los niños, mujeres y hombres con cáncer, o por los altos cobros que les realizan en los hospitales públicos a los pacientes, se borró en un tris cuando el Presidente, mágicamente saca las palabras "vamos a rifar el avión" que ni Obama lo quiso y tú, si tú, mexicano común y corriente, te lo puedes sacar con un cachito de 500 pesitos. ¿Imagínate ya con él, que harías?
 
Ahora sí que ese avión, ni Carlos Slim, Emilio Azcárraga Jean, Ricardo Salinas Pliego, María Asunción Aramburozabala lo tienen y tú, si tú, con 500 pesitos lo puedes tener.
 
Ufffffffff. A soñar se ha dicho......ya me veo en él viajando a Dubái, pensando ¿Dónde lo voy a estacionar? ¿A quien voy a subir? ¿Dónde lo cargaré con gas avión? ¿A quién invitaré? ¡Se los voy a presumir a Juan y Pedro que se vinieron a dar de vueltas a la colonia cuando estrenaron el coche viejo gringo que se lo compraron al líder de la UCISVER que trae coches tejanos y los legaliza, con la anuencia de las autoridades de Tránsito y Hacienda!
 
Vaya que don Andrés Manuel volvió hacer soñar a los mexicanos, principalmente a los más de 80 millones que van al día, con la idea que con un cachito de 500 pesitos pueden salir de pobres. Como antes lo hizo con bajar los precios de la gasolina, como antes lo hizo con sembrar paz y bienestar entre todos nosotros.
¿Donde usted esté dígame si no se habla solamente de esto?
 
¡Nooooombre.......es un genio!

Columnas recientes