Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

G.N

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

22/01/2020

alcalorpolitico.com

G.N
 
PARTE DEL ESCENARIO... Quienes radicamos en la zona conurbada Veracruz- Boca del Río, nos estamos acostumbrando a ver caminar en las calles y por parejas, a jóvenes vestidos con atuendos propios de la milicia que pertenecen a la Guardia Nacional, quienes por cierto, con pretendida discreción, ingresan a las sucursales bancarias para pedirle muy amable, pero tajantemente a los usuarios, que guarden sus teléfonos celulares, se quiten las gorras, sombreros y gafas obscuras, en lo cual según hemos visto, nadie se opone y obedecen diría la abuela Nila, sin chistar.
 
Como es sabido y recontra sabido, en los últimos meses se han sucedido un buen número de asaltos a cuentahabientes y usuarios de las instituciones bancarias, llegándose al grado de criminalizar mediáticamente y en redes sociales, a empleados de las sucursales de los bancos, señalándolos de estar coludidos con los asaltantes.
 
Por ello la gente en la conurbación Veracruz- Boca del Río está aceptando de buena gana que militares de la Guardia Nacional se apersonen en las sucursales bancarias y literalmente impongan el orden.
 
Sin embargo, ahí está el detalle, pues actualmente esa entelequia llamada “la banca” es de particulares y no del Estado como lo fue en los tiempos del presidente José Guillermo López Portillo y Pacheco, mejor conocido como José López Portillo, quien con la nacionalización justificó que fueran elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional quienes resguardaran los bancos y sus sucursales.
 
Y no es que no nos guste ni una, ni otra cosa, amables lectores, lo traemos a cuento porque a pesar de los incidentes en las inmediaciones de las instituciones bancarias, ni los dueños de “la banca”, ni la autoridad municipal, responsable directa de la seguridad en cada localidad, han implementado acciones para darle seguridad a sus clientes y sus habitantes respectivamente.
 
Tal pareciera que toda la responsabilidad se le está dejando a la federación, que con la Guardia Nacional ya incursiona incluso en las sucursales bancarias para hacer que se cumpla con la prohibición del uso de teléfonos celulares, de gorras y gafas obscuras, cuando su responsabilidad es otra.
 
Veracruz, hay que decirlo, es laboratorio de la Guardia Nacional, pues recordarán amables lectores que en abril del año pasado, obligado por la imperante necesidad de devolverle la tranquilidad a los veracruzanos del sur del estado y los que radican en las colindancias con la vecina entidad oaxaqueña, en la Cuenca del Papaloapan, Andrés Manuel López Obrador, presidente de la república, hizo uso de su jerarquía como comandante supremo de las fuerzas armadas para activar la Guardia Nacional, en Minatitlán Veracruz y en Tuxtepec, Oaxaca, lo cual pudo haber quedado como una ocurrente acción populista para tratar de acallar las voces que reclaman seguridad y justicia, pues la reglamentación del caso no estaba concluida.
 
PIENSA MAL Y... Pues resulta que casi las mismas personas que en Orizaba boicotearon el encuentro por la Igualdad y no Discriminación que se llevó a cabo en el famoso Palacio de Hierro de La Pluviosilla, evento en el que se abordaría la reforma al Código Civil de Veracruz, fueron las mismas que impidieron se realizara similar reunión en la ciudad de Coatzacoalcos antier lunes.
 
Integrantes del Grupo Pro Vida, “reventaron” como se dice comúnmente, la reunión que encabezaría la diputada Mónica Robles Barajas, esto por la ausencia de diálogo y sobre todo tolerancia de quienes abruptamente se manifiestan en contra de estos encuentros que llevarían a la pretendida reforma del Código Civil de Veracruz.
 
Reportan desde Coatzacoalcos, que quienes echaron abajo la pretendida reunión o encuentro, viajaban juntos en autobuses rentados para tal fin, lo cual es indicativo de que existe una mano que mece la cuna en este asunto, que de no atenderse debidamente se convertirá en una poderosa bomba de tiempo. Aguas
 
DÍGALO SIN MIEDO ... Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes