Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Tecnología y desajuste social

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

07/02/2020

alcalorpolitico.com

*Sanciones a transportistas
*Buen fin... O mala semana
*Avión... El polémico sorteo
 
Incluso si es necesario a regañadientes, pero se debe aceptar con marcada claridad, que para conformar un país con mayores valores y mejor formación en lo general, se hace necesario que al interior de cada hogar, los padres ejecuten pasos hacia atrás para rescatar la cercanía e identidad que en tiempos pasados se registraba entre padres e hijos al interior del círculo familiar.
 
Evaluaciones ejecutadas por expertos en la materia en los días actuales, resultan dramáticamente indicadoras de que los avances tecnológicos y las modas que nos invaden, a las que se agrega el agitado ritmo de vida, han influido en la presencia de un marcado distanciamiento paulatino y creciente, al interior del núcleo familiar, factor determinante en la formación de las nuevas generaciones, al que se suma la invasión del avance tecnológico en el seno de los hogares, cuyos alcances originaron incluso poderosas computadoras de bolsillo, como lo son los celulares, equipos que por sus características y alternativas han robado espacios a las relaciones y convivencias interfamiliares.
 
Estudios diversos refieren que, de manera constante, el ser humano es seducido por la tecnología que fácilmente tiene a su alcance, son computadoras de bolsillo que eliminan elevados niveles de relación familiar, hecho que de alguna forma debilita los lazos vinculantes entre padres e hijos, entre nietos y abuelos e incluso entre uno y otro hermano.
 
Yerro tecnológico no por su existencia, sino por su delirante uso que origina debilidades en el contexto de la estructura familiar, que otorga origen a integrantes de la colectividad más relacionados con la robótica y sus entornos cibernéticos, que con el quehacer, el sentir y los objetivos humanistas y colectivos que deberían de privar, rodeado de valores y aspiraciones, al interior no sólo del núcleo familiar, sino del conglomerado social en lo general.
 
Producto del desarrollo desequilibrado de la sociedad, lo es el imperio de la ambición desmedida que busca conquistar a las nuevas generaciones, expuestas a tales riesgos precisamente por un distanciamiento en el núcleo familiar, que nos aísla en nuestro más natural hábitat, que nos coloca en nuestros sentimientos y reacciones, al margen de los valores humanistas, que nos transforma en entes más robóticos y manipulables, desgastando invariablemente aquellas tendencias hacia los valores de la solidaridad, del respeto a la vida, de los derechos de terceros, e incluso del respeto hacia sus bienes y que, por lo mismo, transformamos nuestro hábitat en reglas más cercanas a las leyes de los más fuertes e implacables, que a las normas humanistas y conductas de esfuerzo para alcanzar nuestro bienestar en los ámbitos de la honorabilidad, así como del respeto a los derechos de los demás.
 
El balance entre lo bueno y lo malo del desarrollo tecnológico, pareciera que con nuestras propias acciones, pretendemos otorgarle luz a lo nefasto y sombras a lo positivo, referencia que no es nueva, ya lo había apuntado el defensor y mártir de los derechos humanos norteamericano Martin Luther King: “Existen sociedades que transitan de la barbarie a la civilización, sin haber conocido la cultura”.
 
Pero ello acontece porque el avance tecnológico no tiene ni bandera ni patria, mucho menos reglas vinculadas con los valores humanistas; los sofisticados artefactos para la guerra son un ejemplo de ello, así como aquellos que estudian en las universidades, para utilizar sus conocimientos sin importar las sombras de la pobreza y la explotación que brota en sus entornos.
 
Humanismo, recuperación y recomposición de la sociedad en los marcos del desarrollo integral, es lo que debería de imperar en lugar de privilegiar la arrogancia del poderío y el conocimiento, en detrimento de los más débiles y desamparados.
 
Y pareciera que en México nos encontramos atrapados en tales redes, ámbito negativo que es tiempo de sacudir de nuestros diversos entornos, retornando la mirada no sólo hacia el futuro con expectativas de mayor equilibrio social y económico, sino también registrando las experiencias del pasado que nos han generado estancamiento y ámbitos espantosos de inseguridad.
 
Días son los actuales que, por las propias circunstancias imperantes, es preciso evitar la difusión tortuosa de nuestros yerros para reconocer los aciertos y practicarlos con regularidad, lo que en síntesis se llama conciliar y sumar voluntades, evitando decorar nuestros proyectos con la descalificación hacia los demás, porque lo provechoso no requiere cimentarse en lo negativo de los oponentes, sino en la grandeza de las propuestas... Ahí la dejamos.  
 
LO QUE SE LEE
 
Mucha precaución y especial atención deberán referir en el presente y el futuro inmediato los empresarios transportistas poseedores de concesiones para prestar el servicio de transporte urbano en el Estado de Veracruz, en tanto que, ante las frecuentes denuncias de usuarios referentes a que se incumple con el descuento en beneficio de adultos mayores, personas con discapacidad y estudiantes en lo general, las autoridades del ramo han anunciado que se procederá con el rigor que marcan las normas establecidas para el caso.
 
Y es que, en lo concerniente al incumplimiento de dichas normas, se han detectado referencias de manera reiterada en la región central veracruzana, con especial insistencia en los ámbitos orizabeños, hecho que según las estadísticas sobre el tema es repetitivo en municipios como Ixtaczoquitlán, Río Blanco, Nogales, Ciudad Mendoza e incluso el municipio orizabeño.
 
Se tiene conocimiento que en tales puntos, como en otras regiones veracruzanas, se aplicará una investigación y evaluación sobre los hechos en referencia, para que lo antes posible se apliquen los correctivos que sean necesarios, partiendo en principio de la aplicación de multas e incluso, si el tema lo amerita, proceder en casos específicos a la cancelación de concesiones, referencias que por sí mismas hacen sentir que “la guadaña sancionadora” viene en serio y... Ya dependerá de los transportistas evitar que se continúen escenificando atropellos contra los derechos de incapacitados, estudiantes y adultos mayores en lo general.
 
LO QUE SE VE
 
¿Y lo de cancelar los “fines de semana largos” en realidad será en serio?... O... ¿Se trata de esos espacios que los políticos generan para distraer la atención de otros problemas con mayores dimensiones?...
 
Porque después de surgidas tales intenciones externadas en los marcos de la Cuarta Transformación, la reacción natural de empresarios, trabajadores y la colectividad en lo general, ha sido como ya apuntábamos en entrega anterior, un rechazo impactante sobre tales posturas que, por sus propias características “multitudinarias”, resultaría inexplicable e incluso incomprensible que no diera curso a una marcha hacia atrás en dicho tema.
 
Ya lo apuntábamos en nuestra entrega de ayer, los fines de semana largos, constituyen un espacio singularmente atractivo para los ámbitos comerciales, para los transportistas, para los prestadores de servicios turísticos, pero en especial otorga la oportunidad a los trabajadores de disfrutar con su familia tres días de motivadoras vacaciones, efectos que seguramente también lo disfrutan todos los trabajadores de las estructuras gubernamentales... Para qué entonces intentar modificar lo referente a “los fines de semana largos”, si en concreto las notorias mayorías se muestran claramente de acuerdo con tales determinaciones... Y sobre el tema válido resulta plantear el siguiente cuestionamiento: Nuestros héroes que nos dieron patria y la promulgación de leyes que nos otorgan el derecho a la paz, la libertad y el bienestar: ¿Estarían en desacuerdo en que, de vez en vez, en su memoria y la memoria de sus hechos, se disfrutara de los fines de semana largos?... ¿Y cómo el Gobierno de la República podría sustituir esos lapsos vacacionales que varias veces al año disfrutan gran parte de la sociedad?
 
LO QUE SE OYE
 
Surge ahora nuevo concepto en el marco presidencial mexicano sobre la rifa del avión (cuyo consto de adquisición alcanzó la cifra de 218 millones de dólares, lo que suman más de cuatro mil millones de pesos) hecho que se devela cuando en el transcurrir de “las mañaneras” de ayer jueves, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, refiere una nueva propuesta para el sorteo del avión presidencial, la cual consiste en que en lugar de entregar el avión como premio, se entregue el dinero que se logre obtener por la venta del mismo, pero que en dicha rifa cada número este se encuentre subdividido en 100 pedacitos, de tal suerte que el número premiado beneficie a cien mexicanos, lo que resultaría aparentemente más atractivo, en tanto que de acuerdo a las cuentas del Presidente, en caso de sacarse el premio en la novedad referida, cada uno de los 100 mexicanos beneficiados, alcanzarían a recibir sobre 25 millones de pesos, escenario que incuestionablemente no está mal... ¿En qué terminará la historia de la polémica aeronave?... A mí que no me pregunten.

Columnas recientes