Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los hechos de Isla, un ejemplo para la seguridad

Por: Luciano Blanco González

14/02/2020

alcalorpolitico.com

Uno de los acontecimientos que llama poderosamente la atención de la opinión pública estatal y nacional es el sucedido en el municipio de Isla, Veracruz, en donde un grupo de ciudadanos para protestar en contra de supuestos abusos policiacos, intentó vandalizar las instalaciones de la Policía Federal, actitud a la que de inmediato reaccionaron, según las crónicas, la policía estatal y las fuerzas federales de seguridad.
 
Vale decir que los derechos políticos de libertad de expresión de las ideas y el derecho inalienable de petición, consignados en nuestra carta magna, son inviolables y las autoridades del Estado Mexicano tienen la obligación jurídica de garantizarlos y protegerlos, la transgresión de los mismos es fuertemente castigada por los tribunales penales.
 
Pero cuando estos derechos se ejercen vulnerando los derechos de terceros o se utiliza la violencia, la autoridad está obligada a aplicar la ley sin importar de que o de quien se trate. Esto es lo que sucedió allá y que tanto indigna a los defensores del desorden y del desgobierno, que hubieran querido que los policías cobardes se cruzaran de brazos a contemplar impasibles los actos de destrucción o que se replegaran espantados al interior de sus instalaciones o que salieran huyendo por temor a ser secuestrados o vejados con gritos, jaloneos, escupitajos, golpes o desarmados y amarrados, tomando los degradantes ejemplos que cunden por el país.
 
Los actos de la autoridad policiaca en Veracruz servirán como parámetro y como antecedente de reflexión para quienes, a sabiendas de que pudieran gozar de impunidad, actúan con absoluta falta de respeto, cometiendo toda clase de desmanes en contra de la ciudadanía y de su patrimonio.
 
Antes de juzgar conviene mirarnos en el espejo de la república para concluir con preocupación que en otros estados como Guerrero, Michoacán, Guanajuato, Jalisco o Sinaloa, por ese relajamiento de la autoridad policiaca, grupos con intereses malignos incitan al desbordamiento de las muchedumbres para protegerse sembrando el caos y el desorden que llega constantemente al crimen y al desasosiego social.
 
Qué bueno que el Gobernador personalmente concurrió al área del conflicto para instrumentar estrategias que coadyuven a darle tranquilidad a aquella conmocionada región en la que se dice que, por su vecindad con el estado de Oaxaca, hay un constante tránsito de la delincuencia de un estado a otro, que aprovechan los principios de jurisdicción y competencia para evadir la acción de la justicia.
 
Ya sucedió acá en el norte, en que los tamaulipecos atravesaban el río e incursionaban impunemente para asaltar, robar, extorsionar, secuestrar, cobrar piso y cometer todo tipo de ilícitos en Pánuco, Pueblo Viejo, Tampico Alto, Naranjos Etc. También vino el Gobernador de quien dudamos que con su estrategia fuera a controlar la zona conteniendo a los malhechores, más lo vimos como haciendo turismo político, pero a medida que pasa el tiempo el índice delictivo ha descendido en un altísimo porcentaje.
 
Acá en Tantoyuca, enmarcados en la Decima Séptima Región en materia de seguridad, tenemos hasta este momento la satisfacción de ser en el estado la región más pacífica, declarada así por la Comisión Estatal de Seguridad, el secreto es que ni la sociedad, ni la autoridad dejan pasar nada, ni siquiera raterillos y hay que reconocer que la zona vive blindada por todas las fuerzas de seguridad, vigilando los peligrosos contornos limítrofes con Hidalgo y San Luis Potosí cuyos malandros asedian la región.
 
La Nación.- perdió la gran oportunidad que tenía el Presidente para vender el emblemático símbolo de la corrupción nacional configurado en el lujoso avión presidencial, prueba fehaciente del derroche y del dispendio oficial, pues no menos de los diez asistentes con la mano en la cintura pudieron haberlo comprado, Carlos Bremer, Asunción Aramburuzabala, Carlos Slim, Emilio Azcárraga, Bosco de la Vega y Miguel Rincón que son algunos de los más ricos de México y del mundo.
 
Que fue una extorsión para obligarlos a comprar boletos para la rifa y sigan participando en la obtención de contratos multimillonarios o cuando menos seguir gozando de la preferencia presidencial, puede ser. Que les pasó la charola bolseándolos de manera elegante, también puede ser, pero verdaderamente parece difícil creer que haya quien sienta piedad, lástima o coraje que el Presidente les quite un pelo a cada uno de estos poderosos gatos, para con el dinero que se recauda comprar equipo médico y medicinas para el pueblo.
 
Andrés Manuel no tiene ninguna intención de vender o rifar el avión presidencial, más bien parece querer mucho al aparato, cuyo manejo político le ha dado tanto capital político y que ahora que su archienemigo Felipe Calderón Hinojosa -el adquirente del avión- se levanta y se le va a enfrentar nuevamente en las elecciones con la intención de vencerlo con el naciente partido, México Libre. Sería una tontería deshacerse del avión ya que políticamente es un arma poderosa para exhibir y debilitar a Calderón.
 
Congreso.- Vaya, al fin surgió la voz siempre potente y clara del diputado Porfirio Muñoz Ledo, quien, a pesar de ser del mismo partido del presidente López Obrador y por lo mismo obligado por la usanza a sumarse y aprobar la política presidencial, pero al fin, fiel y leal a sus ideas justicieras, ante la información masiva de que en las estaciones migratorias se maltrata y se da un trato inhumano por las condiciones insalubres que ahí se viven, además de que se les persigue como delincuentes.
 
El diputado elevó un discurso crítico y demoledor, acusando al primer mandatario de estar al servicio de Donald Trump, “con una política hipócrita del Estado Mexicano, que les está haciendo el favor, ahora Trump nos ordena que no los dejemos pasar, dijo desde la estación migratoria siglo XXI de Tapachula, Chiapas.
 
Porque después de este desaguisado con las autoridades migratorias, Porfirio regresó a su curul y se hizo un sospechoso silencio de a quien la prensa llamó el defensor de los migrantes, no sabemos, pero la razón puede ser la increpación que un ciudadano Chapita hizo de frente a la Comisión según el informativo local, este primero les agradeció la visita y la defensa de los migrantes pero también les dijo que ojaló la próxima vez la visita fuera para ver los problemas de los chapenses, de quienes dijo producen el 30% de la energía hidroeléctrica del país y que lamentablemente es su estado en donde se les cobra la electricidad más cara del país, que el 53% de las comunidades viven en extrema pobreza, primer lugar en cáncer cervico-uterino, primer lugar en leucemia, primer lugar en analfabetismo, primer lugar en desnutrición y sepan que desde aquel 1 de diciembre que llegó la primera caravana migrante, 7 de cada diez delitos que se cometen los cometen los migrantes, los 2 millones 400 000 Guatemaltecos que viajaban a hacer sus compras a la frontera sur, ya no vienen, ahora se van a comprar El Salvador, el turismo cayó en un 50%, gran número de comercios y de la escasa industria cerraron, 70 000 ilegales deambulan por las calles sin dinero y sin trabajo, queremos saber qué van a hacer ustedes por nosotros los mexicanos y Porfirio calló.
 
Terrible realidad la que allá se vive y la que observó La Comisión Legislativa y las organizaciones no gubernamentales, que para impedir que se sumergieran en la problemática y la vivieran en toda su intensidad, el anfitrión previamente “maquilló” la estación para que la vieran ordenada y bonita, igualitito a como le hacen los Súper delegados en las visitas que hace el Presidente a las clínicas y hospitales en donde le muestran caritas alegres de los enfermos, aspecto satisfecho del personal, todo brillando de limpio, los anaqueles rebosantes de medicina, pero se va, no hay médico, no hay medicinas, las caras se ponen tristes y cansadas, los médicos brillan por su ausencia.
 
En fin, es el surrealismo de la política, es la realidad social que vivimos, aún no se da el cambio y parodiando a Don Teofilito, al paso que vamos, ¡ni se dará!, al menos con la velocidad y la eficiencia con que sueña nuestro Presidente, pero hay indicadores que nos marcan que los problemas que nos agobian están en vía de resolverse: 40,000 millones adicionales para el sector salud, El compromiso de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, y del Presidente para que en este año se resuelva el problema de la seguridad, La certeza de que ahora sí hay alianza del poder político y el económico, visible con el compromiso de la cena de palacio y la compra de boletos, y la correspondencia oficial con contratos directos y sin licitación de inversión para la obra pública como pago del acompañamiento, la reactivación local de la economía por la no importación de productos chinos ante el cierre de fronteras y aduanas, aunado a la necesaria exportación de insumos que los países del orbe no pueden importar de China y que los tenga México.
 
Sin embargo, se visibiliza la muy mala posibilidad que ya se otea en la nación por la crisis de la UNAM, que ante la indiferencia oficial para imponer orden deteniendo y encarcelando porros y la actitud de las autoridades universitarias para depurar sus nominas de las hordas de faunos que acosan a nuestras hijas y hermanas estudiantes, si no se hace algo a tiempo el movimiento desembocará en lamentables hechos violentos y estudiantes golpeados y caídos, a los que la patria llorará inútilmente si no se pone orden de inmediato al costo que sea.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes