Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿AMLO responsable de los recientes feminicidios?

Por: Luciano Blanco González

21/02/2020

alcalorpolitico.com

Nuestra costumbre de mirar al mundo en una perspectiva genérica nos conduce necesariamente a ver un todo de manera equivocada, confundiendo el detalle con el continente y al continente con el contenido.
 
Así un bombazo publicitario hace que nuestra atención se distraiga de otros hechos importantes y se concentre en el punto mediático que disparan las agencias noticiosas y las redes sociales viralizando noticias que nos hacen perder la objetividad.
 
Así, lo que sucede en la ciudad de México con la turba de violentas feministas exigiendo el respeto al derecho de las mujeres y sus derivados como el movimiento estudiantil al interior de las escuelas preparatorias y facultades en la UNAM, o los movimientos de barrio y de colonia exigiendo la intervención de las autoridades por presuntos abusos sexuales de conserjes o maestros en contra de los niños y de las niñas en los jardines de niños o en las primarias, o la satánica violación de monaguillos en los seminarios y colegios clericales, o el abuso sexual en contra de los niños y niñas por curas pederastas
 
Si a esto sumamos el acoso sexual a las mujeres en los centros laborales, en las fábricas, en los comercios, en los parques y jardines, en los autobuses, en el metro, en la playa y válgame dios, hasta en las sagradas oficinas públicas de la más alta alcurnia política.
 
Y esto no es producto de la imaginación, esto todo lo sabemos, por ello en los autobuses del transporte público de pasajeros para remediar ya han puesto áreas exclusivas para mujeres, que por cierto en el transporte federal tienen que pagar un extra para ir en esa área y no exponerse a tocamientos y obscenidades.
 
Lo mismo sucede en el metro de la ciudad de México en que es común oír narrativas que refieren que en el servicio de transporte colectivo se cometen actos de “arrime y de tallón” mediante los cuales, a la vista de todos, los degenerados se masturban en el cuerpo de las viajeras temerosas de gritar o de generar un escándalo, ante lo que tienen que permanecer inmóviles y calladitas, no falta quien reacciona dando una cachetada a su agresor o de plano soltarse en llanto inconsolable humillada por las vilezas de los bellacos.
 
Y como si fuera cierto de que hay algo demoniaco en todo lugar sagrado, en donde se libran largas y tediosas batallas espirituales entre lo divino y lo profano, entre lo bueno y lo malo, entre el bien y el mal, también se enseñorean la piedad y la crueldad con los demonios de la obscuridad que se desatan en los santos templos, quién no recuerda a Los Legionarios de Cristo fundada, inspirada y dirigida por el padre Marcial Maciel, un hombre santo y puro quien a punto de consagrarse fue denunciado por decenas de jóvenes (60) que habían sido violados por aquel, pero en total hubo 175 menores de edad víctimas de violación sexual, cometidas por 33 sacerdotes, incluido Maciel de los cuales la gran mayoría fueron niños adolescentes de entre 11 y 16 años.
 
En estas minúsculas partes visibles del obscuro problema que se vive en México, parece ser que en el fondo subyace y en la superficie emerge un bestial sexismo machista, que la autoridad ha pretendido combatir de por siempre con leyes rígidas y estrictas que ahí están durmiendo en los códigos penales y de ética, pero que lucen como inservibles objetos en la basura, de cuyo bote se sacan, se sacuden, se modifican y se airean con aspavientos cada vez que algo grave e indignante sucede, para paliar por un momento la critica por la ineficiente aplicación de la ley.
 
Hasta 65 años de cárcel para castigar a los feminicidas ha decretado el congreso de la paridad de género para dar una idea de que las diputadas y senadoras hacen algo ante las brutalidades que se ejercen con sus semejantes en los hogares y en las calles, remedio inútil que en un país como el nuestro solo sirve para maquillar y enmascarar a un sector del gobierno que, aunque quiera hacer algo positivo, carece de la capacidad para hacerlo y lo más grave ya no cuenta con la perdida confiabilidad para constituirse ante la opinión pública como un baluarte que le de seguridad a las mujeres y a la sociedad en general.
 
Hay que darles el avión a las mujeres y hay que hacerles creer que las estamos defendiendo, piensan los y las diputadas y senadores en el congreso que se niegan a escuchar las recomendaciones de los juristas y de la propia autoridad, para hacer tontas a este vulnerable sector social.
 
No se explica de otra manera que aparte de desoír al Fiscal General de la Republica, Alejandro Gertz Manero, groseros y en presunción de ignorancia no entienden que el feminicidio como delito solo es una clasificación, como podrían ser el parricidio, (Matar al padre), matricidio (matar a la madre) el infanticidio, (matar a los niños) el magnicidio (crimen de estado) filicidio (matar a un hijo).
 
La individualización de este delito con fines estadísticos, inclusive lo suaviza en su castigo, pues tienen que darse una serie de agravantes para clasificarlo como tal, que lo único que hacen es retardar y complicar su investigación, a ellos les recomendamos leer nuestro código penal, en donde la sanción por el homicidio se castiga hasta con prisión vitalicia y al feminicidio solo con hasta 70 años de prisión, Veamos; ……. Artículo 128.-Comete el delito de homicidio quien priva de la vida a otra persona….. Artículo 130.- Al responsable de homicidio calificado se le impondrán de veinte a setenta años de prisión y multa hasta de mil días de salario; si además en la comisión del homicidio se actualizaran cuatro o más de las circunstancias agravantes señaladas en el artículo 144 de este Código, se le impondrían de treinta años a prisión vitalicia (cadena perpetua).
 
Ahora, qué es el feminicidio y cómo lo clasifica nuestro código: Artículo 367 Bis.- Comete el delito de feminicidio QUIEN POR RAZONES DE GENERO priva de la vida a una mujer. Existen razones de género cuando se presenta alguna de las siguientes circunstancias:
 
I.- Exista o haya existido entre el activo y la víctima una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato, noviazgo o cualquier otra relación de hecho o amistad;
 
II. Exista o haya existido entre el activo y la víctima una relación laboral, escolar, o cualquier otra que implique confianza, subordinación o superioridad;
 
Bis. El activo se haya valido de su relación como conductor de un vehículo de transporte de pasajeros, turismo o cualquier otra modalidad;
 
III. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;
 
IV. A la víctima se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones previamente a la privación de la vida, o se realicen marcas infamantes o degradantes sobre el cadáver, o éste sea mutilado;
 
V. Hayan existido amenazas, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;
 
VI. El cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público; o
 
VII. La víctima haya sido incomunicada.
 
A quien cometa el delito de feminicidio se le impondrá una sanción de cuarenta a setenta años de prisión. Además de la sanción descrita en el presente artículo, el imputado perderá todos los derechos con relación a la víctima. Para el supuesto de la fracción I perderá también los derechos de familia y los de carácter sucesorio En la configuración del delito, no es necesario que se acredite la personalidad misógina del inculpado.
 
Ahí está nuestro sistema de leyes de avanzada, en donde se individualiza ilícitamente el delito de feminicidio porque rompe con el principio de que todos somos iguales frente a la ley, pero realmente ambos sexos cabemos en la generalidad del homicidio que es más punitivo aun.
 
Las crónicas nos señalan que en la gran urbe significa un fastidio para los agraviados el decidirse a presentar una denuncia ante las mesas judiciales o administrativas porque es estar expuestos a sufrir un auténtico martirio, pues habrá que resignarse a deambular de oficina en oficina en donde no tienen ganas de escuchar quejas estúpidas y mucho menos tiempo para investigar y estos que son problemas que ya sucedidos son meramente penales y por lo mismo de la policía, fiscales y jueces se los recargan sin piedad al Presidente de la República ¿y saben por qué? Porque en todos los niveles los titulares del Ejecutivo (Presidente, Gobernadores y Presidentes Municipales) en la misión de proteger a sus gobernadores brindándoles seguridad, tienen primordialmente funciones preventivas.
 
Por eso no debemos de generalizar, si bien es cierto que la prevención y destierro de la violencia familiar que es en donde están algunas de las raíces del feminicidio en el hogar, esta misión está a cargo del Sistema para el Desarrollo integral de la Familia, del que hay que reconocer que realiza para el cumplimiento de sus fines, un buen trabajo de prevención tanto a nivel estatal como en los municipios, con abogados capacitados, trabajadoras sociales y psicólogos.
 
Cuando menos así es en Veracruz, destaco el norte del estado en donde queremos a los niños y cuidamos a las mujeres como lo aprendimos de antaño y no tenemos el flagelo de este terrible mal social.
 
Desafortunadamente el DIF, solo tiene una imagen pública de ser un buen organizador de fiestas infantiles y de matrimonios colectivos, el gobierno central, estados y municipios deben de fortalecer presupuestalmente esta institución familiar a todos los niveles, se evitarán muchos maltratos, se salvarán muchas vidas porque constituyen una alerta seria y eficaz en contra de los posibles agresores y una salvaguarda segura para las víctimas.
 
Mujeres y niños requieren de instituciones amigables y confiables, ahí está el DIF, pero requiere de mayor difusión tanto en las escuelas, como con las amas de casa que ante los malos tratos y golpiza solo tienen que resignarse y esperar lo peor.
 
Finalmente, este fardo le está pesando demasiado fuerte a la popularidad del Presidente, que mediante agresivos bombazos le atribuyen equivocadamente toda la responsabilidad de los últimos feminicidios y hasta el palacio nacional le van a patear reclamándole airadamente justicia, a tanto llega este movimiento que seguramente el próximo 9 de marzo se paralizara el país, pues hasta Doña Beatriz Gutiérrez Muller, esposa del Presidente, se ha sumado a la demanda nacional femenina para centrar la atención del gobierno y de la sociedad en UN DIA SIN MUJERES. Ese día, no niñas, no maestras, no mujeres en la calle, no vayas a tu trabajo, no vayas al súper, no salgas ni a la esquina, dice la convocatoria y este será un gran día para las mujeres que paralizará al país y es también un puente femenino muy sólido de esos a los que se opone el Presidente, quien para entonces debe de tener ya, estrategias solidas de Estado para contentar a las mujeres que con su pasión y enojo cimbrarán todas las estructuras sociales y políticas del país tanto de los partidos como del gobierno.- Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes