Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La pandemia que nos acosa

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

13/03/2020

alcalorpolitico.com

*Atención a mujeres
*Exhibirán el avión
*Virus en Canadá
 
Escenarios no frecuentes, pero que con el transcurrir de la historia han sido recurrentes, lo constituyen las siempre preocupantes y espantosas pandemias, padecimientos registrados en el transcurrir de los siglos, cuyos efectos nocivos incluso no se registran solo en una región o país, sino que su capacidad de contagio se extiende y alcanza con sus malsanos e incluso mortales efectos a otros pueblos y naciones, e incluso continentes.
 
Tales escenarios que la ciencia médica identifica como pandemias, son los que actualmente sacuden y alerta a todos los continentes del globo terráqueo, pandemia que ya se registra en el territorio mexicano con supuestamente menos de una veintena de pacientes confirmados, pero que existen varios más sujetos a observación médica, bajo “estricto” resguardo y (según se dice) apegados a las normas de restricción y atención clínica apropiada.
 
Está claro que el coronavirus causante ya de miles de muertes en el país de origen como China, cuyos efectos ya se advierten en otros puntos de Asia y de manera preocupante en Europa, sobre todo en Italia y otros países europeos, también ya registra su ingreso en Estados Unidos y de la misma forma en México.
 
En nuestro país se podría decir (por el momento) que son “casos aislados”, pero está claro está que sus malsanos efectos incluso causantes de la muerte, se trasladan hacia otros países e incluso en diversos continentes, lo que refiere un virus claramente generador ya no de una simple epidemia, sino que pasa a enlistar la historia de las pandemias que han asolado al mundo, calificativo que contundentemente acredita a enfermedades contagiosas que, de manera acelerada, registran su presencia en distintos países, como resultado del traslado del virus por viajeros que fueron contaminados y, como portadores del virus, inconscientemente se transforman en contaminantes de sus entornos, afectando con ello diversos países e incluso a su propia familia y los ámbitos de amistades.
 
Y uno de los problemas que registra esta “nueva pandemia” para detectarla con inmediatez, es que todo hace indicar que estamos afectados por “un catarro o una gripe” común y corriente, de las que nos afectan varias veces al año, procediéndose al tratamiento erróneo, lo que permite al coronavirus en referencia desarrollarse y ampliar sus daños al organismo, que de no ser atendidos con la oportunidad debida, se convierte en agresión de características letales.
 
Y obviamente en nuestro territorio donde se aplica una Cuarta Transformación, de inmediato se advirtieron rostros de angustia entre la colectividad, ello como natural resultado de lo que aconteció recientemente en los centros médicos del sector salud, en donde incomprensiblemente se han vivido meses de angustia, ante la carencia de medicamentos esenciales para padecimientos como cáncer e, incluso, fármacos para atemperar la influenza, hecho que ha sido insistentemente negado por las autoridades, al igual que ratificado repetitivamente por las familias de los afectados, entre los cuales se encuentran numerosos niños.
 
Es natural que, si el pueblo tiene claro que se falló en programas vigentes que han operado desde décadas atrás, mucho más se podrían cometer yerros no sólo en el proceso de atención hacia pacientes, sino de la misma forma en los programas y las acciones encaminadas hacia la contención de la pandemia, que nos permita mantenerla si no eliminada del todo, sí contenida de manera significativa, como ha sucedido con el sarampión, La viruela, el dengue y el paludismo.
 
El pueblo mexicano se muestra fundamentalmente preocupado porque pareciera que China y Francia, que son países de notorio poderío y avance tecnológico, se encuentran en severos problemas al mismo tiempo que el poderío norteamericano, donde operan de los mejores laboratorios, así como de los más prestigiados médicos y hospitales del mundo, refieren en la actualidad de manera notoria un verdadero estado de emergencia, tomando medidas urgentes y estrictas, incluso clausurando eventos tradicionales, al tiempo de suspender la operación de parques deportivos y de distracciones, y de la misma forma proceden a la suspensión de vuelos internacionales hacia determinados países, mientras que en México estamos actuando (de alguna forma) como si nada grave y preocupante se registrara en nuestro entorno, apegados a la clásica postura de que: “Cómo México no hay dos” y... “Nosotros le vamos a quitar a ese tal coronavirus su corona”.
 
Y ojalá que así fuese, pero la realidad refleja que en México, muy lentamente pero se incrementa el número de casos, sin que tengamos los mexicanos la clara certeza de que sólo esos son los contagiados, más bien muchos se inclinan a pensar que no son del todo confiables las cifras registradas, al igual que estas líneas refieren el sentir que le hemos escuchado a muchos de nuestros compatriotas y, algunos de ellos, especialistas en el ramo médico.
 
Nunca como ahora sobre el tema en referencia, el colectivo nacional mexicano, eleva los brazos al cielo rogando que a las autoridades mexicanas les asista la razón, porque de no ser así, podría sobrevenir un impredecible panorama para la República.
 
LO QUE SE LEE
 
Elogios de reconocimiento se captan en numerosos medios de comunicación, sobre la diputada veracruzana Anilú Ingram, quien promovió una iniciativa de Ley que coloca en nivel de obligatoriedad a los alcaldes , a los gobernadores y al Gobierno de la República, para que otorguen recursos suficientes hacia programas encaminados en beneficio de la Jefas de Familia, hecho que indudablemente refiere un significativo paso en favor de las mujeres mexicanas, que con recurrencia son ignoradas y quedan desprotegidas e incluso en estado de pobreza e indefensión, en marcos de notoria desatención por parte de las autoridades estatales, municipales y federales... Bien por la legisladora de los jarochos Anilú Ingram.
 
LO QUE SE VE
 
Tenemos problemas significativamente serios en materia de seguridad, reflejo de ello es la cada día mayor angustia por el creciente número de asaltos, extorsiones, levantones, robos, secuestros y asesinatos... Aparejado a ello sobreviene la inesperada pandemia originada por un coronavirus antes desconocido, al tiempo que los renglones económicos no refieren rangos positivos hacia las perspectivas financieras para bien del país, tanto por efectos del mercado internacionales, como por los yerros de antes y de ahora en el manejo de la economía en lo general... Por lo mismo, por tales referencias negativas, muchos son los que consideran que el mando nacional, conjuntamente con gobernadores y alcaldes, más deberían de entregar en lo referente a su empeño y dedicación, en el diseño de estrategias para recuperar la tranquilidad, la seguridad, el desarrollo y la tranquilidad del país en lo general, lo que sería más positivo que organizar visitas turísticas para que los mexicanos conozcan el avión presidencial, nave que la propia Presidencia de México ha calificado como una aberración.
 
LO QUE SE LEE
 
De última hora, se leyó en las redes de internet y se escuchó en medios de comunicación, que la esposa del Primer Ministro de Canadá, Don Justin Trudeau, fue registrada en un centro médico como paciente afectada por el COVIT-19, la referencia por sí misma, indica que el coronavirus avanza implacablemente, conformando una real pandemia que mantiene bajo tensión a la población mundial, los registros siembran preocupación en todo México... Mientras la vitamina “C” incrementa su demanda en todos los sectores de la población... Tenga usted un buen fin de semana.

Columnas recientes