Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La insaciable pandemia

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

17/03/2020

alcalorpolitico.com

*Ambición: La otra Peste
*30 días sin Visas de EEUU
*Pausa eclesial por el virus
 
Agregado a los problemas y tensiones que sacuden a numerosos países de distintos continentes, todo ello como efecto directo del desolador panorama que origina el agresivo coronavirus, ente apocalíptico que amenaza a los países de todo el mundo, pareciera que “otra epidemia” ya ronda a los mexicanos, escenarios claramente conocidos por los sectores más numerosos de la población, porque ha hecho presencia repetitivamente en los marcos de una historia recurrente, cuya identidad algunos la califican como “inflación” y otros (obviamente los mayormente afectado) la señalan como “ambición”.
 
Y es en verdad un escenario arbitrario e irrefutable (que no quede ninguna duda al respecto) en tanto que el desorbitante disparo en los precios de productos básicos y ya no se diga de artículos para el hogar, televisiones, estufas, muebles, calentadores, salas, colchones, focos, mosaicos, pinturas, ropa y calzado (para citar algunos) agregando a ello todo lo que usted pudiera requerir, incluyendo alimentos, bebidas y MEDICAMENTOS (así, en mayúsculas) nos induce a calificar a los abusos que se cometen en el comercio (no en todos) pero sí en incontables renglones o por lo menos en la gran mayoría, en lo que constituye la otra epidemia que sacude a la colectividad y, no me atrevo a registrarla como pandemia, porque no dispongo de la información sobre lo que en esos rangos, pudiera estarse registrando en otros países del continente y del mundo en lo general.
 
Claro que existen excepciones, como sucede con todas las historias escenificadas en los marcos de la ambición y de la falta de ética, en las que las calamidades de unos se convierten en los “afortunados” escenarios para los otros...
 
No dudo que existen tanto compañías como empresarios que nunca aprovecharían para su beneficio panoramas emergentes, que incluso representan riesgo para la vida de niños, ancianos y la población en lo general, pero... “Como de todo existe en la viña del señor”, también están presentes los que ante el incremento de la demanda deciden suprimir promociones, al tiempo de etiquetar lo más alto posible los medicamentos y productos que se requieren para afrontar de manera integral, las agresiones hacia la subsistencia de los integrantes de la familia, que se convierten precisamente en las víctimas de los dolorosos efectos de una pandemia, tanto por los daños que origina el virus, como por los resultados de la ambición imperante en los entornos que refieren “el virus de la deshumanización alentada por la ambición”
 
Siempre he coincidido con mis ancestros a quienes escuchaba referían con frecuencia: “Guerra, peste y carestía, andan siempre en compañía” y, si ya de por sí en regiones determinadas cuando la producción decrece, los precios de los insumos van en sentido opuesto y se incrementan, mucho más cuando lo que se requiere por parte de las mayorías con urgencia, resulta insuficiente en el mercado, máxime si se trata precisamente de víveres y medicamentos para subsistir.
 
Por ello nos debe llamar singularmente la atención las acciones emprendidas en España (“Brindo por la España hermana, pero no conquistadora”) tierra en la cual ante las agresiones del “corona virus” en contra de salud de la población, determinó que de manera emergente, los centros médicos privados abrieran las puertas en auxilio de la población, como parte de una aportación humanitaria y, no se han escuchado réplicas de inconformidad severas por parte de las empresas del ramo hospitalario, lo que hace pensar en que, por las circunstancias imperantes en la bella España, los empresarios del ramo hospitalario no opusieron resistencia y, por el contrario, decidieron sumar esfuerzos para atender la emergencia que agobia a la colectividad en lo general... Alguien sentenció hace siglos en tierras mexicanas: “La Patria es Primero”.
 
Y es que frente a una pandemia el reto está claramente marcado: “O todos sin distinción sumamos esfuerzos desde nuestras respectivas trincheras, para afrontar y superar los vendavales de la amenaza mortífera, o todos sucumbimos agonizantes, más por nuestra indolencia, avaricia y egoísmo, que por los efectos fantasmales de la insaciable peste”.
 
Ejemplo de los yerros de irreflexivos rompiendo en las formas y el fondo, que se originan ante la presencia del pánico frente a pandemias, quedó de manifiesto ayer cuando las oficinas presidenciales de El Salvador, le niegan a un avión con pasajeros de origen mexicano, el aterrizar en uno de sus aeropuertos, argumentando para ello la presencia en el territorio azteca del “coronavirus” que siembra terror en numerosos países, incluyendo en tierras mexicanas...
 
¿Por qué se hace referencia en torno al tema?... Porque es necesario recordar que El Salvador siempre ha encontrado las manos extendidas de México hacia sus retos y problemas, recordar que históricamente han sido salvadoreños los que sin documentos, sin certificados de salud, incluso sin recursos económicos suficientes, han cruzado ilegalmente la frontera del sur del territorio mexicano, escenarios que últimamente han originado severas tensiones entre nuestro país y el Gobierno de Estados Unidos... Decían nuestros ancestros: Si te falla la memoria búscate una de papel.
 
Pero incuestionablemente, paralelamente a los retos que representan afrontar al coronavirus con la efectividad necesaria al interior del territorio nacional, habrá que referir en el marco de las instituciones y de las leyes, lo que se podría aportar hacia el exterior con las manos extendidas en los marcos no sólo de la fraternidad latinoamericana, sino de todo el continente americano, e incluso en el contexto mundial, dotando a los lamentables escenarios originados por la pandemia de los rasgos humanistas que deberían forjar a los “ciudadanos del mundo”.
 
La pandemia que hoy cobra vidas y que siembra el instinto del “auto-refugio”, de la “auto-sobrevivencia”, de la autonomía territorial, debe ser asumida colectivamente como una capacitación para unir esfuerzo tanto al interior como hacia el exterior, para dimensionar con claridad que puede arribar frente a nosotros lo catastróficamente impredecible, lo que sólo con el esfuerzo conjunto de pueblos y naciones podría afrontarse con factibilidades de éxito, pero al mismo tiempo, esos escenarios dejaran en claro quiénes integran realmente las Naciones Unidas y, quiénes se encuentran en los rangos arrogantes del separatismo y la prepotencia, que no es sino el reflejo de la ignorancia y de la ausencia de valores humanistas... Ahí la dejamos.
 
LO QUE SE LEE
 
Que por instrucciones precisas y obviamente contundentes del Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, todos los ayuntamientos de tierras jarochas deberán suspender actos cívicos y eventos públicos, con la finalidad de evitar la concentración de personas que pudieran originar contagios relacionados con el coronavirus, pandemia que mantiene en estado de alerta a la población mundial... De la misma forma la Embajada de Estados Unidos anunció que, por 30 días a partir de mañana 18 de marzo, suspenderá en México la realización de trámites para otorgar Visas que permitan a mexicanos ingresar al suelo norteamericano, medida que también se aplica para evitar concentraciones de personas.
 
LO QUE SE VE
 
Y que espera el Gobierno de la Transformación, para de inmediato adquirir los insumos necesarios que permitan, en caso de que la pandemia que nos asecha incremente su presencia, disponer del equipamiento y medicamentos necesarios que deben de ser adquiridos de inmediato, antes que su disponibilidad alcance mayores complicaciones... Siempre será preferible excederse en las previsiones que lamentarse en los resultados.
 
LO QUE SE OYE
 
Definitivamente es correcta la determinación del Episcopado Mexicano, al anunciar que por 30 días quedan suspendidos todos los actos religiosos que originan la concentración de feligreses, referencia obviamente vinculada con las medidas preventivas, que tienen como finalidad el evitar el crecimiento de la pandemia que mantiene en estado de alerta y angustia a la población mundial, situación que incluso ha originado la suspensión de actos religiosos en el propio Vaticano, cúpula mundial de la doctrina Católica... Ahí la dejamos.

Columnas recientes