Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La sentencia histórica

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

19/03/2020

alcalorpolitico.com

*Practicar sana distancia
*Dos Pandemias acosan
*Adelantarán pensiones
 
Resultaría un craso error de dimensiones históricas, que el tema vinculado con la actual pandemia originada por el coronavirus, fuese manejado por las autoridades mexicanas como si se tratara de un tema político-partidista, cuando en realidad se trata de dramáticos escenarios que deben ser atendidos por vía de la ciencia médica, al margen de criterios políticos y obviamente de tendencias y posturas partidistas.
 
El terrorífico escenario de la pandemia que siembra dolor y luto en todo el orbe y que, a la vez origina severa preocupación en todos los niveles y ámbitos del contexto social, requiere de acciones marcadas específicamente por la ciencia médica, por lo que incluso los galenos que prestan sus servicios en los ámbitos del servicio gubernamental, deben de hacer a un lado sus inclinaciones y simpatías partidistas, para actuar estrictamente apegados a lo que, para cada caso y escenario indica la normatividad de la medicina, agregando a ello rangos vinculados con la psicología de las masas.
 
En éste sentido, incluso deben reorientarse los planteamientos que en las ruedas de prensa de la Presidencia de la República se efectúan, evitando que puntos de vista e inclinaciones partidistas, pudieran influir de alguna forma en los temas vinculados con los elevados retos que representan el frenar los mortíferos efectos del coronavirus, cuya contaminación no debe quebrantar la fuerza de respuesta del sector gubernamental, manteniéndose tales programas, invariablemente al margen de los intereses partidistas que pudieran privar entre los mexicanos.
 
El politizar con criterios partidistas los programas de salud en la emergencia que nos invade, equivaldría incuestionablemente el dotar con tonalidades ajenas a la ciencia médica, determinaciones que sólo deben obedecer a criterios científicos, al margen de las simpatías político-partidistas que sus ejecutores practiquen, lo que representaría un crimen de lesa humanidad.
 
Hoy, más que nunca, se debería tener presente la evangélica sentencia de “dar al Cesar lo que es del Cesar y dar a Dios lo que es de Dios”, el no practicarlo se convertiría en un error de consecuencias catastróficas... Sobre el tema indudablemente la historia habrá de dictar su sentencia con carácter de irrevocabilidad.
 
LO QUE SE LEE
 
Hoy más que nunca, cuando se efectúan apuntes sobre el aislamiento que de alguna forma debe practicarse para reducir las posibilidades de contagio, retorna a nuestra mente la ya clásica expresión que hace referencia a “la sana distancia”, apunte frecuente que hace referencia a evadir fricciones entre dos personas, pero que nunca como en la actualidad toma vigencia en lo concerniente a los escenarios de la pandemia por la que transitamos.
 
Que nadie se sienta incómodo, que nadie se ofenda, que nadie se irrite porque el vecino e incluso el familiar evada la tradición del beso como saludo fraterno, al igual que el choque de manos que se estila tanto en los deportes como entre coloquiales reuniones de amigos, son tiempos de y circunstancias que obligan a la autoprotección que a la vez representa también la protección para los de enfrente.
 
Mantengamos para después el fraterno abrazo y mientras menos convivamos será mucho mejor... Existen tiempos de lanzar los cuetes así como de recoger las varas.
 
Ahora bien, significativo podría resultar que en los despachos, oficinas en general e incluso áreas comerciales de todos los niveles, se redujera el horario de actividades al tiempo de prestar servicio a domicilio, lo que favorecería un menor contacto entre los unos y los otros, situación que podría reducir de manera significativa las posibilidades de contagio... Ahí la dejamos.
 
LO QUE SE VE
 
Y paralelamente al desarrollo de la pandemia viral sobre tierras mexicanas, de la misma forma se incrementan hechos delictivos que incluyen choques violentos tanto entre grupos criminales, como entre éstos y fuerzas de seguridad estatales y federales, escenarios que ayer originaron elevada tensión en diversos puntos de las vías de comunicación entre tierras poblanas y veracruzanas.
 
La realidad es que poco o nada se ha avanzado en materia de seguridad, tesis que resulta claramente validada cuando los hechos, por sí mismos, refieren la angustia y el terror que priva entre la población, que ahora para colmo de males es flagelada por dos pandemias, la del coronavirus y la de la violencia sin freno alguno.
 
Resulta incuestionablemente lógico que, con tales escenarios, la sociedad veracruzana no refleje optimismo ni se encuentre realmente satisfecha de los senderos transitados en los marcos de la Cuarta Transformación, escenarios que reclaman mayor efectividad por parte de las estructuras gubernamentales, para restaurar la tranquilidad que se ha venido deteriorando en el transcurrir de las últimas dos décadas y, la realidad, es mucho el tiempo transitado en los marcos de la ineficacia.
 
LO QUE SE OYE
 
Anuncia el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, que los enlistados en el programa de pensiones gubernamentales en beneficio de adultos mayores, en el próximo depósito recibirán en lugar de la suma dos meses habrá de ser de cuatro, o sea, un adelanto sobre el siguiente bimestre que representará una cifra que se aproximará a los cinco mil pesos, monto que incuestionablemente resultará de mayor utilidad en éstos tiempos de obligado enclaustramiento.
 
Claro que deberá tenerse presente que el próximo depósito en dicho renglón, se registrará hasta dentro de cuatro meses, cuando supuestamente habrá terminado la etapa de emergencia, si es que las cosas resultan tal y como se vislumbran por parte de los especialistas y las autoridades... Ya veremos.

Columnas recientes