Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

De periodistas y mercachifles

Apuntes

Por: Manuel Rosete Chávez

25/03/2020

alcalorpolitico.com

“La mejor forma de predicar de
un gobernante es con el ejemplo”

Yo
 
De periodistas y mercachifles
 
De Miguel Alemán para atrás, los periodistas veracruzanos habíamos tenido que convivir con dos que tres arribistas al gremio, plenamente identificados por su evidente ignorancia de lo que es el ejercicio profesional del periodismo y su voracidad por el dinero conseguido con el cuento de ser periodistas.
 
Eran repartidores de impresos como “El Pato Villegas”, comerciantes o mercenarios como Uriel Rosas, que ha vivido de entregar premios a periodistas a cambio de que no lo denuncien por sus extorsiones, o improvisados personajes que publicaban una hojita o un tríptico y con eso se lanzaban a extorsionar a cuanto ratero político se dejaba. Los demás vivíamos de lo que el medio nos pagaba por nuestro trabajo diario y con las comisiones de publicidad que generaban nuestras fuentes.
 
Lo más importante es que el motor de nuestro trabajo era el entusiasmo que mostrábamos por ganar la exclusiva, la que ocupaba las ocho columnas, o la entrevista exclusiva (pero en realidad exclusiva y bien hecha) con un personaje de la política, del mundo intelectual, o con alguien que significaba algo para la sociedad. La competencia entre los periodistas era la nota, hacer nombre (como nos recomendaba Goyo Navarrete, QEPD), solo se conseguía a base de trabajo, de investigación, de desarrollar olfato para la noticia, de saber redactar.
 
Pero llegó Fidel Herrera Beltrán con su exacerbado egocentrismo y le puso en la máuser a todo. En el gobierno de “El Tío”, una de las fuentes de riqueza más importantes que él procreó fueron los medios de comunicación. Sabemos de muchos personajes que se hicieron ricos luego de acercarse al gobernante y pedirle ayuda económica y éste, cuando se trataba de alguien muy conocido, le recomendaba poner un medio de comunicación para poder transferirle recursos públicos justificados.
 
Imagínese respetado lector, que de un día para otro le dice el gobernador en turno: pon un medio de comunicación y te doy dos millones de pesos mensuales para que lo sostengas y te ayudes... ¡Pa’la madre!, se multiplicaron por cientos los medios, y como todavía le tocaron los impresos, semanarios, revistas, panfletos, católicos y de todo tipo surgieron bajo la protección económica de Fidel Herrera Beltrán, quien solo pedía un requisito a cambio de autorizar al pago de millones de pesos para una publicación: que la nota principal con foto fuera de su gobierno, de él con su foto. Y, a las revistas, que la foto de portada fuera la de él.
 
Se imaginan... cientos de nuevos “periodistas” surgieron inspirados por la doctrina fideliana de decir pendejadas en un medio a cambio de una buena lana; ahí se animaron a ingresar al gremio burócratas jubilados, lavadores de carros, maestros frustrados con su profesión, “empresarios” mamones, y una enorme fauna de “comunicadores” que a la fecha subsisten, que con Javier Duarte lograron mantener sus millonarios ingresos y con Yunes Linares toparon con pared, pero que hoy, tristemente en Veracruz con Morena, resurgen gracias a la ignorancia de quienes llegaron al poder, pero sobre todo de quienes tienen cargos de dirección en áreas de comunicación social, ingenuos e inexpertos, que no pudieron diferenciar entre los mercachifles y los que son realmente periodistas.
 
Obviamente, el costo de esta pifia será muy alto, los mercachifles, que no representan nada ni a nadie, pero que ya reciben fuertes sumas de dinero de diversas áreas del gobierno morenista, a la hora de rendir cuentas en las urnas, cuando tengan que demostrar que son líderes de opinión y que con sus escritos y medios respaldaron a los actores políticos de Morena, no lo van a conseguir, ya vendrán los arrepentimientos. Aprender en política y en el área de comunicación no es fácil, menos cuando la ambición les gana y los titulares caen ante propuestas de corrupción.
 
Pascal, un verdadero periodista
 
Y, bueno, para tratar de ilustrar sobre qué es realmente un periodista, hacemos mención del director de Excélsior, el periódico de la vida nacional, Pascal Beltrán del Río, un reportero que investiga, que se preocupa por llevar a sus lectores la mejor información, que cuenta con la preparación académica y maneja las técnicas del periodismo, los géneros que pocos saben trabajar, y escribe una columna diaria con el nombre de “Bitácora del director”.
 
Beltrán del Río es egresado de la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se licenció en Periodismo y Comunicación Colectiva. De 1988 a 2003 colaboró en la revista Proceso. Durante su trabajo en el semanario, publicó el libro Michoacán, ni un paso atrás (1993), enviado especial en Asia Central y Medio Oriente, donde cubrió las repercusiones de los atentados terroristas de septiembre de 2001 y la invasión de Irak; corresponsal en Washington, D.C. (1994-1999) y subdirector de Información (2001-2003).
 
En octubre de 2003, el periodista Pascal Beltrán publicó el texto Historias de Guerrilleros basado en entrevistas en la cárcel con Jacobo Silva Nogales ("Antonio") y Gloria Arenas Agís ("Aurora"), miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). Por ese trabajo ganó por primera vez el Premio Nacional de Periodismo. De enero de 2004 a julio de 2005 trabajó en La Revista, publicación semanal del diario El Universal, donde escribía la columna «Contratiempo». De septiembre de 2005 a enero de 2006 se desempeñó como editor de política del periódico El Economista.
 
Desde marzo de 2006, es Director Editorial de Excélsior, donde escribe la columna «Bitácora del Director», donde comenta temas de actualidad, generalmente políticos, aunque también escribe sobre decisiones editoriales.
 
Y, bueno, ayer, en su “Bitácora del director”, Pascal Beltrán del Río nos comparte este importantísimo trabajo periodístico:
 
“A 50 kilómetros al norte de Tijuana, en un laboratorio en el barrio sandieguino de La Jolla, se concentra la mayor esperanza de la humanidad para vencer a la pandemia que ha puesto de rodillas la economía mundial y ha matado, al momento de escribir esto, a 16 mil 500 de las 378 mil personas que ha infectado.
 
“La búsqueda de una vacuna contra el coronavirus es encabezada allí por la científica británica Kate Broderick, vicepresidenta de Investigación Preclínica de Inovio, una firma estadunidense de biotecnología que desarrolla tratamientos contra el cáncer y enfermedades infecciosas.
 
“Inovio es una de las 30 compañías y centros de investigación a nivel mundial que compiten para desarrollar la vacuna contra el coronavirus, entre las cuales están Gilead Sciences, Novavax y Moderna.
 
“El laboratorio de la doctora Broderick (Dunfermline, Escocia, 1977) recibió una secuencia genética del gobierno chino el 11 de enero y desde entonces comenzó a diseñar un remedio contra el virus, basado en su ADN.
 
“En unas tres horas logramos sintetizar un segmento de ADN y ésa ha sido la base de nuestro proyecto. Durante dos meses hemos probado la vacuna en el laboratorio y estamos muy contentos con los resultados obtenidos hasta ahora.
 
“Esos resultados, ha explicado Broderick, serán la base para llevar la vacuna a una etapa experimental con humanos, que podría comenzar el mes entrante.
 
“Estamos tratando de hacer en cuatro meses lo que en el caso del zika nos tomó siete, porque entendemos que en este caso es realmente crítico”, ha señalado. “Originalmente, se esperaba que las pruebas ocurrieran en mayo o junio. Aun así, la vacuna todavía tendría que pasar por varias fases antes de poder salir al público. Es muy difícil decir cuándo podría ocurrir eso, pero, probablemente, en un año.
 
“En la primera fase, la vacuna se probaría en un número limitado de voluntarios. El objetivo sería demostrar su inmunogenicidad, es decir, la propensión de un medicamento a inducir una respuesta inmunitaria frente a sí mismo.
 
“Broderick ha detallado que los pasos que hay que dar son, primero, ver si la vacuna es segura y, segundo, si genera el tipo correcto de anticuerpos y respuesta de células T, fundamentales en la lucha del organismo contra las infecciones víricas.
 
“La siguiente fase, que requeriría permisos de las autoridades regulatorias, involucraría probablemente a miles de personas.
 
“A diferencia de las bacterias, que pueden ser combatidas con medicamentos de amplio espectro, como la penicilina –que bloquea una molécula que esos organismos usan para levantar sus paredes celulares–, los virus utilizan la maquinaria celular del cuerpo humano para reproducirse.
 
“Las proteínas que generan los virus, como parte de su proceso de replicación, son únicas. De ahí que los remedios no pueden ser de amplio espectro, como sucede con antibióticos”.
 
Y ahí sigue Pascal explicando sobre esta investigación que se realiza al norte de Tijuana, en San Diego, California, un diseño de vacuna contra el coronavirus, ni más ni menos. Mientras tanto aquí nosotros trabajamos cada vez en peores condiciones, conviviendo con docenas de mercachifles opinólogos, expertos en todo pero buenos para nada que además ya se colaron en algunas nóminas del gobierno de Morena. ¿Cómo se combate esta plaga que también ya es pandemia?, con trabajo profesional, no hay de otra.
 
REFLEXIÓN
 
Casi con lágrimas en los ojos, el presidente de 30 millones de mexicanos aceptó que el país, por disposición de la OMS, está en la fase dos de la contingencia por la pandemia y que, debido a su ineptitud, las fuerzas armadas se hacen cargo de enfrentar con sus recursos, su experiencia y su lealtad a la patria, la enfermedad. Eso tranquiliza.
 
Escríbanos a [email protected] | [email protected]

Columnas recientes