Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Coronavirus en el norte del estado

Por: Luciano Blanco González

17/04/2020

alcalorpolitico.com

La lucha política nos distrae del manipulado manejo que la autoridad le está dando la pandemia, mediante las engañosas curvas de Gatell, tiene el propósito de hacer pensar que todo está bien y que no pasa nada, cuando estamos en las verdaderas puertas del infierno.
 
El manejo de cifras de muertos y de contagiados no parece escalofriante a 46 días de haberse confirmado el primer caso de radicación del virus en nuestro México y sin embargo el ambiente de terror que se respira en el país por la salud y por la economía no parece tener la misma percepción en el gobierno y en la población.
 
Pero la mayor preocupación del pueblo, es la visible falta de preparación de las autoridades para protegernos en los momentos difíciles que se aproximan, el gobierno puede ser que tenga la mejor y aguerrida voluntad para contener y extinguir los contagios, pero en lo material sufre una escasez dolosa de todos los medios necesarios para que quienes vayan a ser pacientes sean atendidos con la calidad hospitalaria que la situación requiere.
 
No es posible aceptar que mientras la autoridad veía como la tempestad golpeaba intensamente a las poblaciones vecinas del mundo, en México nos pitorreamos de los llamados desesperados para que nos preparáramos y nosotros dijéramos que la peste china nos viene como anillo al dedo, que saliéramos a la calle a comer, a saludar, a burlarnos de las medidas provisionales evadiendo el gel y el uso de los cubre bocas.
 
Esta falta de seriedad la vamos a pagar con miles de vidas de mexicanos que pudieron sobrevivir si el gobierno hubiera iniciado oportunamente el acopio de todo el instrumental médico existente en el medio, pero hasta donde se sabe permitió y permite su libre comercialización al extranjero confiado en una correspondencia solidaria y humanista, pero la diplomacia no ha funcionado y ahora a quienes les enviamos lo que sería nuestra salvación, nos los devuelven rogados a precios estratosféricos.
 
Estamos espantados, los famosos ventiladores que supuestamente se están comprando en el extranjero no han llegado, los médicos chinos y cubanos, tampoco, temerosos de llegar a un país en el que según el escandalo mundial, no se cuida ni se protege a los médicos ni a las enfermeras, a quienes se les agrede y se les trata como si fueran la peste misma en el transporte público, en la calle y en todas partes a donde tienen necesidad de asistir.
 
Sabemos que en un universo de 120 millones de habitantes, en donde su escasa utilería médica es apenas de 5000 ventiladores, que es el aparato de auxilio en el caso extremo de terapia intensiva, es decir en el país no se pueden enfermar simultáneamente ese número porque será el momento en que ya la crisis nos habrá rebasado.
 
De ahí la importancia de manejar la movilidad de la gente como estrategia de contención, y desde luego en sana distancia ya que la convivencia y el contacto personal o con objetos contaminados. Según la proyección inicial en este país llegaremos al estado crítico como pacientes graves 10,528, esta cantidad se calcula tomando como modelo a China en donde el contagio fue del 2% de su población, lo que en México equivale 250,656, de los cuales 140,000 serían atendidos en su hogar, 24,564 serían hospitalizados, pero se mantendrían estables y 10,528 necesitarían cuidados intensivos.
 
Obviamente que esas previsiones se toman de un país con una elevada y estricta disciplina que impone una dictadura militar a su población, pero en México, donde tenemos un gobierno muy relajado y tolerante, que se sostiene con una política que privilegia los derechos humanos y cuya población por el mismo ejemplo de la autoridad es a veces despreocupada y hasta indiferente circulando por las calles y por los mercados como si nada sucediera.
 
Cuando menos eso es lo que se piensa, lo real es que gran número de gentes que vemos circular, no lo hacen por recreo, lo hacen por necesidad, por hambre, porque son personas que viven al día y su fuente de ingresos se encuentran clausuradas por decreto.
 
Pero tras de las paredes de miles de hogares hay millones de familias que, aunque sea hacinadas se resguardan del virus y se purgan con las informaciones que se difunden por todos los medios, cuyo contenido nos aleja de la esperanza de salir del aislamiento y nos hacen temblar ante la posibilidad de que la transitoriedad no sea tan efímera como se pensaba y nos condene al ayuno forzoso y prolongado en las casas.
 
En el norte del Estado, continuamos muy alertas a no dejar que se nos acerquen los perniciosos bichos chinos por ningún conducto, creemos que la inmunidad de que gozamos se debe más que a las medidas sanitarias dictadas por las autoridades sanitarias del país, se deben al instinto natural de supervivencia y a las exigencias de la población para que la autoridad local actuara drásticamente.
 
Anticipada a todo el país, Citlalli Medellín, Presidenta Municipal de Tamiahua, fue la primera que impuso el aislamiento forzoso de la cabecera de su pueblo y de sus comunidades al rechazar la visita de turistas, familiares y de cualquier persona extraña, mediante retenes en los accesos, a ella le siguieron todos los municipios del norte del Estado.
 
En las cabeceras distritales como Tantoyuca, cualquier automóvil, camión de pasajeros o de carga es detenido en las entradas, a los pasajeros y conductores se les aplica gel y los vehículos son sanitizados, varios conductores se molestan, pero hay quien les explique que estamos en un estado de emergencia y que, si quieren entrar, solo será posible si acepta las reglas sanitarias impuestas por el municipio.
 
En este escenario, sorprende Tuxpan, zona comercial y turística que en esta época vacacional de semana santa es visitada por miles de turistas, pues bien, todos estuvieron contentos con la colocación de retenes sanitarios en la entrada, pero cuando Don Antonio Aguilar, su presidente municipal, fue informado que los responsables no aplicaban estrictamente la indicación de no permitir la entrada de turistas y que solo entraran los vecinos de la ciudad, se apersonó en los módulos y él conminaba a los turistas para que regresaran en otra ocasión, imponiendo el rigor de la autoridad para que se regresaran, las reacciones fueron de coraje y las mentadas le llovieron, pero el edil aguantó todas las presiones e iba de un punto a otro y para qué les cuento, para los afectados resultó un villano, pero para su pueblo un héroe que mediante las redes le aplaudió su actitud para salvaguardarlos del contagio.
 
Por eso tenemos la seguridad de que, si en efecto conforme al nuevo calendario anunciado por El Presidente López Obrador para reanudar actividades el 21 de mayo, si la contingencia en otras partes continua, así se decrete que ya se liberen los pueblos y que ya se puede circular libremente, los pueblos desobedecerán y seguirán cerrados.
 
Es de anotar que en estas medidas, sin mediar ningún pronunciamiento, el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez, ha estado presente con el apoyo a las autoridades municipales con presencia de los policías del estado, así como Protección Civil y personal de salubridad estatal, quienes junto con los vecinos hacen presencia en los módulos.
 
Vivimos en una nación en la que impera la locura, esa es la imagen que de nosotros tienen en el extranjero, sobre todo cuando escuchan a nuestros juristas y científicos discutir de una manera aberrante, si en una situación emergente para salvar una vida entre un anciano y un joven, el operador de los respiradores debe de dejar morir a los ancianos y privilegiar la atención a los jóvenes, porque estos son más productivos y la vida de estos últimos será por mas años
 
Finalmente, la buena labor del Presidente, se ve constantemente devaluada por los innecesarios arrebatos en que cae al sentirse atacado por sus adversarios en los medios masivos de comunicación, sus críticos y las redes sociales que le cargan las manos y las lenguas cibernéticas que se ensañan y lo incomodan
 
Le dolieron tanto los últimos ataques que, en medio de la crisis, desbordado y seguro del apoyo popular con que cuenta, se puso a jugar vencidas con los fifís, retándolos a que se adelante la consulta para la revocación de su mandato, diciéndoles en el tono y con sus gestos, les voy a volver a ganar, adelanten la consulta y ya verán.
 
No tiene necesidad el Presidente de hacer esos desplantes que realmente lo desfiguran, no es el momento de hacerlo, ello lo dirá el balance final, cuando se pueda hablar de cualquier cosa, en el tono que sea, todos estamos con él, y el camino ya parece haberlo encontrado claro en el pacto por la salud, firmado con los principales dueños de hospitales con quienes acordó que todas sus instalaciones colaboraran en esta crisis, al igual que los pabellones equipados que los millonetas están montando para entregárselos al gobierno a fin de que puedan ser utilizados por el sector salud para la cura de los enfermos, así unidos es como llegaremos a la lucha final contra el coronavirus. Por el bien de la causa.
 
[email protected]

Columnas recientes