Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Hambre

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

27/04/2020

alcalorpolitico.com

HAMBRE
 
LOS DEL TRAPO ROJO ... A poco más de un mes de que fue declarada la contingencia por el coronavirus, cientos de personas que como se dice comúnmente, viven al día por no tener empleo formal y subsisten gracias a diversas actividades comerciales que realizan, enfrentan ya las consecuencias de la inanición provocada por el obligado encierro, siendo la más grave el hambre.
 
Por el trabajo periodístico de la compañera Isabel Zamudio, nos enteramos de que en un buen número de colonias populares de las periferias de ciudades como Xalapa, Veracruz, Cardel, Alvarado y otras, sus habitantes copiaron la estrategia que se implementó en Colombia, donde la población de escasos recursos colocaba trapos de color rojo, para indicarle a la autoridad en sus tres niveles de gobierno, que requerían de ayuda por la precaria situación económica en que se encontraban, de pobreza total y absoluta.
 
Hoy esa estrategia se está generalizando en varias ciudades de la entidad veracruzana, donde los trapos de color rojo cuelgan de decenas de viviendas como señal de que requieren de ayuda urgente para sobrevivir pues no tienen siquiera para comer.
 
En esas familias de los trapos rojos, algunos de sus integrantes están enfermos y requieren por ende atención médica y otros peor aún, además de lo anterior, carecen del servicio de agua potable, lo que agrava la situación en que viven.
 
Obvio, si los habitantes de esas colonias populares, muy alejadas de los centros urbanos colocan sus trapos rojos, es porque suponen o sueñan que sus autoridades locales están recorriendo esas zonas para apoyar a quien o quienes lo requieran.
 
NI SE VEN, NI SE SIENTEN ... Si bien lo anterior es grave porque hay quienes ya están padeciendo hambre, más penoso es que esté sucediendo en municipios como Xalapa y Veracruz, los de mayor presupuesto de entre los 212 municipios de la entidad veracruzana, donde sus gobernantes, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero y Fernando Yunes Márquez, tienen la responsabilidad y obligación de velar por sus gobernados, lo cual pareciera que se les ha olvidado porque preguntando por aquí y por allá amables lectores, nos enteramos que a ambos dos, ni se les ve, ni se les siente en sus respectivas demarcaciones.
 
Lo que se ve no se juzga, para los dos solo existe el centro de sus respectivas ciudades, las plazas públicas que tienen enfrente de los edificios donde se asientan sus respectivos gobiernos.
 
A ninguno de ellos se les ha visto recorriendo las colonias de sus municipios atendiendo a los de los trapos rojos, que de esa manera reiteramos, les están haciendo saber a sus gobernantes, al mundo, que están muriendo de hambre.
 
EN NOMBRE DEL PADRE ... Por ello y como sucede cada vez que esa entelequia llamada Estado se achica ante la crisis, la sociedad civil y sus diversas organizaciones asumen el liderazgo emergente ante la contingencia, para ayudar a paliar situaciones como la provocada por el coronavirus.
 
Así por ejemplo en la ciudad de Xalapa, feligreses de la Parroquia María Auxiliadora, volvieron a unir sus esfuerzos para ayer domingo invitar nuevamente el desayuno a los taxistas, que son otro sector que ya padece por esta crisis.
 
En la calle Sinaloa esquina Cuernavaca, de la Colonia Progreso, en la ciudad de Xalapa, los feligreses de ese templo religioso ofrecieron el desayuno a los llamados hombres del volante, para que al menos hoy comieran.
 
NO UNA, MUCHAS MANOS ... Así también, ayer domingo, integrantes de la organización “Mexicanos Fuertes” @mexfuertes volvieron a instalar un centro de acopio en una plaza comercial de la llamada Riviera Veracruzana, para colectar alimentos enlatados, bolsas de arroz, frijol, lentejas, productos de limpieza e incluso croquetas para perros y gatos, para llevarlos a aquellas personas que viven al día y hoy por falta de clientela no han recibido ingreso alguno.
 
Así también se les entregarán a esas personas que trabajan en la calle y están padeciendo por la falta de recursos económicos.
 
DÍGALO SIN MIEDO ... Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes