Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Embarradera

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

03/07/2020

alcalorpolitico.com

EMBARRADERA
 
SI EL NORTE FUERA EL SUR... Sabido y recontrasabido es que en la zona conurbada Veracruz – Boca del Río, la mayoría de los establecimientos comerciales, incluidos los restaurantes, se encuentran en este último municipio y en ellos laboran cientos de personas que tienen sus domicilios en el puerto de Veracruz, quienes al igual que las personas que laboran en el servicio doméstico en la zona residencial boqueña, viajan todos los días desde la zona norte de esta conurbación y viceversa.
 
Esto que pareciera un trabalenguas, amables lectores, es lo que se vive diariamente en estos municipios, el de Veracruz puerto en color rojo y el de Boca del Río en naranja, para efectos de la semaforización, a propósito de la pandemia provocada por el Coronavirus.
 
Para explicar lo anterior de manera más simple, todos los días, sin excepción de sábado o domingo, cientos de habitantes de la zona roja, se trasladan para trabajar en la zona naranja, sin que medie algún filtro sanitario pues sabido y recontrasabido es también, que muchos desconocen donde termina geográficamente el municipio de Veracruz e inicia el de Boca del Río y viceversa.
 
Por lo anterior es que no se entiende ni justifica la determinación de las autoridades del sector estatal para marcar en color rojo al municipio de Veracruz y en naranja al de Boca del Río, si ambos están unidos geográfica y socialmente.
 
Seguramente el parámetro son las cifras oficiales, las cuales indican que hasta el miércoles pasado, o sea antier, en el municipio de Veracruz puerto ya habían fallecido 469 personas a causa del COVID, mientras que en el de Boca del Río eran 40.
 
En ese mismo tenor, en Veracruz puerto se habían confirmado hasta el miércoles uno de julio, tres mil 263 casos de personas con COVID y en Boca del Río 366, lo cual llama la atención pues como mencionamos al principio, los del norte todos los días se trasladan al sur para ir a sus respectivos trabajos.
 
BOLA DE NIEVE ... Traemos también a colación este tema porque la decisión de ubicar a Veracruz puerto en color rojo y a Boca del Río en naranja para efectos del semáforo del COVID 19, hizo que en automático se relajaran las restricciones ordenadas para efectos de la contingencia en el municipio boqueño, donde restaurantes, bares y negocios diversos ya volvieron a abrir como si no pasara nada, lo que se está tornando en una bomba de tiempo sanitaria que estallará desgraciadamente con funestos resultados.
 
Lamentablemente también, esta situación se está permitiendo en el afán del gobierno del estado de Veracruz por aparentar que nos sobra capacidad hospitalaria y así convencer al gobierno federal de que estamos en posibilidad de estar en color verde para efectos del semáforo del COVID 19.
 
Ello amables lectores, es el meollo del asunto. El tratamiento político que se le está dando a un problema sanitario o de salud, que debe ser atendido como tal y no con sentido partidista. Que conste.
 
PITÁGORAS NO MIENTE... A propósito de la política pretensión del gobierno del estado de hacer como que en Veracruz estamos sobrados en capacidad hospitalaria, también hasta el miércoles uno de julio, o sea antier, ya se reportaban casos de COVID en 171 municipios de los 212 que conforman la entidad veracruzana, o sea, en el 80.6 por ciento del total, con tendencia al alza.
 
Así mismo, las mil 625 personas fallecidas hasta antier uno de julio, radicaban en 115 municipios veracruzanos, el 54.2 por ciento de los 212 que integran el estado de Veracruz.
 
Por ello no se justifica que los neo políticos que circunstancialmente gobiernan en el estado de Veracruz, les apure más pasar a color verde del semáforo del Coronavirus, que cerrarle el paso a esta letal enfermedad.
 
BENDITA PANDEMIA... Dicen y bien que no hay mal que por bien no venga y eso es exactamente lo que sucedió en el caso de la sub directora administrativa del Instituto Veracruzano del Deporte, María Fernanda Alonso Arellano, pues justo cuando trabajadores y deportistas becados por el IVD salieron a denunciarla ante la opinión pública, se impuso el obligado encierro a causa del Coronavirus.
 
Han pasado tres meses de que la funcionaria del IVD fue denunciada y el asunto pareciera que se enfrió, sin embargo, están por iniciar procedimientos jurídicos en contra de ella, porque ha contravenido las disposiciones administrativas en cuanto al manejo y pago de facturas. Aguas
 
DÍGALO SIN MIEDO... Comentarios o sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes