Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Urge un 'golpe de timón'

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

20/07/2020

alcalorpolitico.com

*Luego de fiesta: La peste
*Eric Cisneros... Ya se repone
*Todos quieren un doctor
 
Desde sus mismos inicios (recuerden a Adán y Eva, así como a Caín y Abel) la humanidad fue dotada en los marcos paradisiacos de El Edén, con la capacidad suficiente para dar y para recibir, para cumplir o incumplir, para esforzarse u holgazanear, para amar u odiar, para practicar lo bueno o ejecutar lo malo, “el libre albedrío” es, de la misma forma, el maravilloso “don” para decidir tus pasos entre “lo bueno y lo malo”, escenarios a lo que ahora también se le agrega “lo feo” y... Tanto ha sido así desde los inicios que, incluso, en tales escenarios paradisiacos, Caín convirtió la mandíbula de un equino en arma mortal, primer uso de un instrumento letal para arrancar le la vida a un semejante... incluso a su propio hermano.
 
Alguien me comentaba hace apenas unas horas (antes de escribir éstas líneas) que seguimos “igual que al principio de la humanidad”, entre lo bueno y lo malo, a lo que yo podría agregar que a lo registrado en los escenarios paradisiacos del inicio, incuestionablemente se le han incrementado sus ámbitos de perversidad, que ya no sólo practicamos la violencia entre los unos y los otros, sino de la misma forma somos depredadores de nuestro propio hábitat...
 
Porque el mundo de los inicios de la humanidad y obviamente de sus entornos, indudablemente debió haber sido paradisiaco...
 
Cuando los europeos descubrieron nuestro continente americano, en los mismos archivos de aquel entonces dejaron referencias del esplendor en las tierras “conquistadas”, dotadas de riquezas naturales paradisiacas... “Sí existió el paraíso terrenal”.
 
No sólo los textos bíblicos lo refieren, sino de la misma forma nuestra propia historia, en la que se otorga incuestionable testimonio que ha sido el hombre, con su actuar y desarrollo depredador, quien ha generado desde tiempo atrás todas las pandemias calificadas como “pestes”, incluyendo la que hoy en día nos deja sentir su monstruosa tendencia depredadora, en los mismos ámbitos que en el pasado fueron paradisiacos.
 
De la misma forma...“El Caín de ayer” registra sus réplicas en el presente, es la misma historia de siempre en la que se plasma la sentencia “que el hombre es el mayor enemigo del hombre”, escenario realista que refiere a la humanidad no sólo agobiada por la histórica cadena de mortales virus como el ahora covid-19, ámbito mortal que se expande ante la violación de las normas por parte del conglomerado social, sino también por el desarrollo (en el mismo contexto social) de rangos de violencia y obvia inseguridad de las que, los que en la actualidad integran las viejas generaciones, no registran antecedentes semejantes en tierras mexicanas.
 
Nadie debería de dudar en el territorio tricolor, ni dentro ni fuera de las estructuras de gobierno, que fueron los elevados índices de inseguridad los que originaron un “enérgico castigo del elector”, que dieron curso a “un golpe de timón” en favor del entonces candidato claramente opositor al PAN y al PRI, reflejo de reprobación “por la inseguridad”, en la búsqueda no tanto de las propuestas reformistas del hoy Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sino en el afán ciudadano de “castigar al PRI y al PAN”, primeramente por el desplome en materia de seguridad y, ya lo otro, por el impropio manejo de los recursos públicos aplicados para beneficios de unos y perjuicio de los demás.
 
Pero concretando, fueron los escenarios de violencia y desequilibrio socioeconómico, las causas fundamentales que por sí mismas acreditan en niveles gubernamentales la aplicación de “Una Transformación”, incluso así lo refirió el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador, al rendir su protesta como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en prolongado e interesante llamado a la paz, fincada en el respeto de las leyes y la generación de oportunidades para el desarrollo integral, al tiempo de proceder a la creación de una estructura como la “Guardia Nacional”, instrumento militarizado para imponer la paz y la tranquilidad social.
 
Hoy (año y medio después de iniciar La Transformación) el país transita afectado por la misma tormenta de violencia (dicen que es mayor) que privaba en el sexenio anterior, al tiempo que nos impacta negativamente niveles inferiores en la creación de empleo (escenario existente incluso antes de registrarse la pandemia) así como cargas de pérdidas financieras tanto por la cancelación de proyectos y obras ideadas en la anterior administración, como por los efectos colaterales de la pandemia que degradan la actividad industrial y comercial en todas sus ramas, sectores en los que, al desplome del año anterior se agregan con mayores impactos los escenificados por efectos de la pandemia.
 
Así las cosas, si al iniciarse el presente año la perspectiva económica pronosticaba peores escenarios que los calificados en el primer año del actual sexenio, con el incremento de la pandemia delincuencial (los hechos están a la vista) y el declive financiero directamente agudizado (ya andaba mal) por la pandemia que sigue expandiéndose, en tales desalentadores marcos, es realmente urgente que en los espacios de la administración pública municipal, estatal y federal, se busque alentar con clara visión de desarrollo integral (dirían los empresarios “ganar-ganar”) que estimule de manera contundente la participación de todos, en especial del sector empresarial, para volver a sembrar claras oportunidades tanto de inversiones productivas y obviamente atractivas para el empresariado, al tiempo de fortalecer actitudes productivas en el sector laboral, así como actitudes de los tres niveles gubernamentales, que permitan fomentar la confianza mutua, porque es precisamente (paralelamente a la pandemia) las dudas e incertidumbre que priva tanto entre inversionistas, como entre sectores laborales, lo que está originando un estancamiento sin igual en la historia moderna de nuestro país, que se debe insistir, no es sólo por la pandemia, sino también por los efectos colaterales de insuficiencias en la aplicación de programas gubernamentales, como lo son los ámbitos de inseguridad y de aires radicales en políticas con las que se intenta el desarrollo del país en lo general.
 
Ante las tempestades de alto riesgo, los capitanes de navíos con frecuencia deben ejecutar “un golpe de timón”... Eso se requiere en México ante los escenarios tormentosos por los que transitamos... Si no es así, las otras “alternativas” que a lo lejos se vislumbran, podrían resultar de mayor quebrantamiento.
 
Lo que se lee
 
Ahora el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostiene que es México quien contamina de virus al vecino país del norte, pero que si no hubiera construido parte del muro fronterizo, en estos momentos la epidemia entre el pueblo norteamericano resultaría de mucho mayores dimensiones... ¿Y los recientes abrazos?...
 
Tales argumentaciones refieren que, en realidad, nunca ha existido una real “buena relación” en los días del Gobierno de la Transformación con el Presidente Estadunidense, panorama que ya se advertían por especialistas en la materia, quienes acreditaron la reciente presencia del Presidente Mexicano en la Casa Blanca, más a los factores electorales que en éste momento atienden los norteamericanos, que a la cimentación de coincidencias gubernamentales entre el país del norte y nuestra ahora tierra transformista...
 
En el presente año, mucho influirá el proceso electoral norteamericano en las perspectivas del desarrollo económico mexicano y, obviamente, ello está vinculado a la presencia de una cifra superior a los 30 millones de ciudadanos norteamericanos con ascendencia mexicana, que forman parte del acontecer estadunidense.
 
Lo que ve
 
De acuerdo a imágenes y comentarios, todo hace suponer que la condición de salud del licenciado Eric Cisneros Burgos, titular de La Secretaría de Gobierno del Estado de Veracruz, se puede catalogar como estable y con vías hacia la recuperación, lo que obviamente siembra tranquilidad en las esferas oficiales de la Administración Estatal, en donde el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez refiere especial aprecio por el funcionario, hoy afectado en su salud... Todo indica que en dos semanas el Secretario de Gobierno podría reintegrarse plenamente a sus actividades... Que así sea.
 
Lo que se oye
 
Muchos son los que piensan que el sorprendente incremento en los reportes de infecciones respiratorias en el territorio mexicano, más que reflejar “un real incremento”, se deben a que es mucho mayor el número de personas que están acudiendo a consulta médica, ante síntomas de una “tos o gripe común”, influenciados por el temor de que se trate de síntomas derivados del coronavirus.
 
En ello estriba (se comenta en los espacios de asistencia médica) que cotidianamente se registre oficialmente mayor número de pacientes afectados por otro tipo de padecimientos, relacionados con problemas en las vías respiratorias, reportes que con anterioridad no se expedían, porque las prácticas de automedicación sobre dichos renglones se han practicada por décadas... Sin embargo, el que ahora se acuda el médico incluso por una gripe común y corriente, debe calificarse como apropiado, pues siempre será mejor prevenir que lamentar... Tenga usted un productivo inicio de semana.

Columnas recientes