Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Ocurrencias

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

27/07/2020

alcalorpolitico.com

OCURRENCIAS
 
SÁLVESE QUIEN PUEDA... En las fuerzas armadas existe un precepto que casi es ley: “una orden, más una contraorden, genera desorden” y el mejor ejemplo de ello no solo lo estamos viendo, sino viviendo en Veracruz con la contingencia provocada por el Coronavirus, donde prácticamente cada alcalde ha establecido sus propios ordenamientos para enfrentar la pandemia del COVID-19, ante la disfuncionalidad de las instituciones del estado.
 
Así por ejemplo, por burdo que pareciera el ejemplo, el pasado fin de semana en el municipio de Boca del Río, dos grandes supermercados aplicaron a su entender las medidas ordenadas por la Secretaría de Salud, que como los llamados a misa, los lanza al aire para ver si alguien las cumple, pues no hay supervisión alguna, con lo cual se cumple otro precepto militar que dice: “acción que no es supervisada, se la lleva la... no se cumple”.
 
En el supermercado cuyo eslogan asegura que la familia está de acuerdo y se encuentra en Plaza Américas, tienen en exhibición, pero con carteles que advierten que no están a la venta, la ropa interior tanto de dama como de caballero, las camisetas y ropa informal, dando cumplimiento a una “disposición oficial”.
 
Ese mismo cartelito en el que se leía textualmente: “artículos no a la venta por disposición oficial”, fueron colocados en las tarimas llenas de sixs de cervezas, lo que provocó el malestar de muchos que no leyeron la advertencia y les fue negado el cobro de la refrescante bebida.
 
¿Pero que cree amable lector?, en otro supermercado también en el municipio de Boca del Río, uno de nombre “gringo” que inicia con la letra “W”, no mantiene restricción alguna en la venta de ropa interior, por el contrario, hubo ofertas y no limitaron tampoco la venta de cervezas o vinos como lo hicieron los de la familia que sí está de acuerdo.
 
Esto que pareciera motivo de risa amables lectores, es preocupante porque implica que no hay orden y sí, por el contrario, desorden, provocado por la disfuncionalidad de las autoridades municipales y estatales que persisten en actuar políticamente y no por el bien común.
 
Por ese mismo desorden es que aquellos avecindados en Xalapa, que quieren festejar algo y tienen posibilidades económicas, vienen al municipio de Boca del Río donde hay de todo para todos, a diferencia de la ciudad capital del estado, Xalapa, donde el presidente municipal, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero ha implantado una severa ley seca los fines de semana, como medida para evitar la propagación del Coronavirus.
 
Así también y como otro botón que sirva de muestra, la alcaldesa del municipio de Tamiahua, Citlali Medellín Careaga desde el inicio de la pandemia impuso sus propias restricciones, lo mismo para ingresar a la ciudad que para llegar a las playas.
 
Vaya, advirtió que aplicaría multas de casi 40 mil pesos a quienes osaran ingresar a las playas quebrantando las restricciones municipales.
 
En Misantla, por abundar en los ejemplos, la policía municipal mantiene prácticamente un “Toque de Queda”, junto con “Ley Seca”, para impedir que la gente salga de noche de sus casas para divertirse, corriendo el riesgo de infectarse de coronavirus.
 
Gracias a esas medidas es que la semana pasada detuvieron a cuatro funcionarios del gobierno federal que iban en calidad de “happy” a bordo de un automóvil manejado a alta velocidad.
 
CÁLLATE VOS... A quien se le guisa aparte para no oírle la boca, es al alcalde del municipio de Veracruz puerto, quien ha aplicado restricciones sanitarias únicamente en la zona centro de la ciudad, donde hasta cercó con vallas los parques públicos con tal de que no hubiera aglomeraciones.
 
Ah, pero es otra la situación en la zona norte de la ciudad donde quienes buscan diversión encuentran de todo y para todos.
 
En este municipio, el número uno en contagiados y muertos por el COVID-19, la disfuncionalidad en las instituciones del estado es más que evidente, sorprendente, pues con el argumento de que cumplen con las indicaciones de tomar temperatura, usar cubrebocas y tapetes sanitizantes, los propietarios de pequeños y grandes negocios operan sin restricción alguna.
 
Por ello amables lectores podría decirse que estamos en la etapa de “sálvese quien pueda”. Cuídese.
 
DÍGALO SIN MIEDO... Comentarios y sugerencias a través del correo electrónico: [email protected] o bien en el Twitter: @guadalupehmar

Columnas recientes