Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Alerta sacude a Orizaba

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

27/07/2020

alcalorpolitico.com

*Dudosas cifras pandémicas
*Quiebras en pleno apogeo
*Plaga se suma al Covid-19
 
La alerta registrada ante síntomas de irritación en las vías respiratorias, entre habitantes de la región de Orizaba y municipios del entorno, como resultado de la fuga de tóxicos en una planta cervecera de esa región, bien puede ser enmarcada en los efectos de un desarrollo industrial que, desde tiempos inmemorables, se fincó sin que se aplicaran normas preventivas vinculadas con probables efectos nocivos, que pudieran representar riesgos para el bienestar de la población, apuntes legislativos o reglamentaciones que para aquellos años no existían, o en el caso de existir, para aquellos días tales espacios no se encontraban rodeados de viviendas, sino que éstas fueron copando los entornos fabriles.
 
Citemos como ejemplo la historia de la industria textil y cervecera, cuyos orígenes en la región de referencia ya se pueden referir como antiquísimos, escenarios que se remontan a etapas incluso anteriores al Porfiriato, como es el caso de la industria textil cuya existencia y operaciones, incluso fueron causas del estallido revolucionario que dio origen al surgimiento de un “nuevo país”, del que en parte se desprenden las características del México de nuestros días.
 
Es indudablemente que la región central veracruzana, refiere tierras simbólicas en el despegue tanto de la industrialización del país, como del reclamo de equidad y justicia para los trabajadores, escenarios en los que de la misma forma se inició un proceso de contaminación ambiental, cuyo costo hoy se calcula con niveles trágicos, que no sólo han dañado nuestro medio ambiente y recursos naturales en lo general, sino que indudablemente, también han impactado lacerando el bienestar de la colectividad que habita en ranchería, pueblos y ciudades.
 
El costo de que la zona centro veracruzana se convirtiera en una de las áreas pioneras en el ramo industrial en nuestra Entidad, registró como primer efecto antiecológico la deforestación (por la comercialización maderera) incluyendo en ello las faldas del majestuosos Pico de Orizaba, a tales escenarios se le agregó la contaminación de nuestras corrientes de agua y mantos acuíferos, al recibir los desechos tóxicos de “nuestras florecientes industrias”, como los ingenios azucareros y los beneficios del café, industrias que se sumaron a los dañinos efectos de los desechos en la industria textil, todo ello aparejado a que los caños de aguas negras fueron invadiendo nuestras aguas y nuestro medio ambiente en lo general...
 
¿Dónde estaban las autoridades para evitar tal depredación, claramente atentatoria contra toda forma de vida, que no sean los coronavirus y demás pandemias?
 
En tierras americanas, desde los inicios de la conquista (como si fuéramos suicidas) hemos contaminados nuestros entornos, escenarios en los que no ejecutamos pasos hacia atrás, ejemplo de ello es el reciente fin de semana, en el que se escuchan las sirenas y cunde la voz de alarma en la región orizabeña y municipios de sus entornos (antes eran villas y hoy ya son ciudades) ecos de alerta como resultado de que, aparentemente en una empresa cervecera se registró una fuga identificada por los vecinos supuestamente como “amoniaco”, originándose en el marco del incidente, el escenario preocupante de varios habitantes con síntomas de irritación e inicios de intoxicación, situación que fue atendida por los siempre “héroes anónimos” integrantes de la Cruz Roja, así como de Protección Civil, bomberos y todos los voluntarios que, por siempre, han sido un ejemplo de solidaridad cuando se registran emergencias de todo tipo y características... Aplauso para ellos.
 
Y... ¿Debe ser calificado como “factible y por lo mismo normal”, un escape de productos de alto riesgo en una industria?: Claro que tales factibilidades privan en toda empresa que utilice productos tóxicos, lo que es más frecuente de lo que muchos presuponemos, porque conforma parte de los insumos que requieren para los productos que generan, es más, toda fábrica representa algún tipo de riesgo para sus entornos, ello se registra sin distinción de marcas ni de países.
 
Por ello, en la actualidad se viene insistiendo en que las industrias deben operar en áreas destinadas, diseñadas y ubicadas para tales fines, pero si hablamos de la industria cervecera de la zona orizabeña, cuna de tal industria en el país, habremos de entender el por qué la cervecería con problemas de aparente fuga de amoniaco, se encuentra rodeada de viviendas, en tanto que tales áreas no estaban del todo pobladas cuando la industria cervecera arribó a la citada región, en la que hoy conviven divididos por una calle o avenida, los municipios de Ixtaczoquitlán, Orizaba, Río Blanco, Ciudad Mendoza y Nogales... Muchos que habitan en esa prolongada zona urbana, no identifican con claridad dónde termina un municipio e inicia el siguiente.
 
Obligado es agregar en tales referencias y características, que ha sido el desarrollo urbano el que invade y rodea a las industrias y, no las industrias las que copan a la mancha urbana, referencia aplicable en un gran porcentaje de empresas, que se encuentran en las mismas condiciones en otros puntos del país y, obviamente del mundo, referencia que, para las regiones sujetas a tales características representa un reto, en tanto que, la industria si es presionada y no apropiadamente apoyada para que emigre de la mancha urbana hacia zonas deshabitadas, podría incluso emigrar hacia otros municipios o estados, en los cuales pudiera advertir mejores perspectivas para sus operaciones productivas y comerciales.
 
La migración de una empresa grande o pequeña hacia otra región, tanto en referencia al municipio como en lo concerniente a la entidad federativa, conlleva disminución de ingresos a las instancias gubernamentales locales, al tiempo que disminuye la oferta de empleo en perjuicio de la población, así como de las áreas de servicios y comercios en lo general, las que de igual forma son afectadas en su nivel de operaciones.
 
Ante la referencia de dichos panoramas, las voces que se escuchan en la región de las altas montañas en protesta por la operación de una planta cervecera, que opera en la zona urbana de la vieja Pluviosilla, bien deberían evaluarse agregando a la reflexión los efectos que ello representaría en ámbitos tanto laborales, como en lo relativo a la generación de ingresos municipales y de la actividad comercial, en una ciudad como la orizabeña, en donde el dinero que ingresa a las arcas públicas, realmente sí se utiliza en beneficio del desarrollo integral de la ciudad... Ni de mas, ni de menos.
 
Lo que se lee
 
Son muchos los veracruzanos que al leer las cifras que enlistan los contagios que en los marcos pandémicos se registran en el territorio nacional, así como en tierras veracruzanas, dejan entrever sus dudas sobre la exactitud de los datos, argumentando en primer término, que muchos son quienes han sido impactados por el coronavirus, que, atendidos por médicos particulares se han refugiado en sus domicilios, sin que tales reportes tanto de contagios como de recuperados, se encuentren en su totalidad anexados a las cifras oficiales, porque la mayoría de tales casos quedan en el marco de la discreción, tanto de los profesionistas de la medicina como de los afectados por el pandémico coronavirus.
 
Por razón de simplemente lógica, si los escenarios en referencia se sustentan en hechos reales y, en ésos contextos la ciudadanía conoce de innumerables casos de pacientes tratados en los marcos de la privacidad, se puede llegar a la conclusión que las cifras oficiales sobre pacientes en tratamiento y recuperados, lógicamente no habrán de coincidir con los números que sobre el tema el colectivo social registra.
 
Muchos ciudadanos piensan y así lo manifiestan, que las cifras oficiales no coinciden con la realidad en nuestros entornos y que, si acaso, podríamos calificar a la información como fundamentada en lo que se refiere a paciente en tratamiento en centros hospitalarios, pero no existen números claros de pacientes atendidos en sus domicilios, lo que no sucede en el caso de número de fallecimientos, porque sobre ello, sí se especifica oficialmente las causas que dieron el origen a la pérdida de la vida.
 
Lo que se ve
 
Circulan datos que se ven en las pantallas de los sistemas de información, en los que se refieren que, como resultado de la contracción económica mundial, originada por las medidas de aislamiento para evitar contraer los efectos pandémicos, se han declarado en serios problemas financieros empresas como:
 
Starbucks, compañía que dio a conocer el cierre permanente de 400 tiendas...
 
Cirque du Soleil, decidió anunciar su formal estado de insuficiencia económica...
 
Nike, se prepara para iniciar una segunda ronda con la finalidad ejecutar despidos de personal.
 
La empresa Airbnb, dio a conocer que todos aquellos retos y esfuerzos aplicados durante doce años, debido a la pandemia fueron anulados en unas cuantas semanas.
 
Victoria’s Secret, de acuerdo a datos difundidos recientemente, se ha declarado en quiebra ante la parálisis económica que afecta al mundo entero.
 
La prestigiada compañía Zara, procedió al cierre de 1200 tiendas.
 
Empresas de notable reconocimiento como Chanel, han suspendido su producción.
 
De igual forma están paralizadas las compañías Rolex y Hermes.
 
Usted mismo en sus entornos, seguramente está informado de los cierres de pequeños negocios, hechos originados por el quebranto ante la tendencia hacia la baja en la economía de nuestro municipio y de nuestro país.
 
Lo que se oye
 
No se tiene un recuerdo claro entre habitantes de la región central veracruzana, en el sentido de que las actuales generaciones, hubieran registrado la destrucción de cañales y productos agrícolas en lo general en la región central veracruzana, como es el caso que se suscita actualmente con la langosta que destruye los cañaverales y plantaciones en general en las áreas de Amatlán de los Reyes, así como en muchos otros puntos de la Entidad... No cabe duda que “cuando llueve de verdad, llueve parejo”, en ese marco de referencia, se encuadra a los tiempos de rasgos apocalípticos que nos sacuden en nuestro entorno... Disfrute Usted un excelente inicio de semana.

Columnas recientes