Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Linchamiento y Transformación

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

06/08/2020

alcalorpolitico.com

*CFE beneficia a Tabasco
*Ancianos sin mejor futuro
*Alerta por Laguna Verde
 
¿Referencias sociópatas?... ¿Trastornos circunstanciales de conducta?... ¿Desórdenes de personalidad?... ¿Irritabilidad del colectivo social?... ¿Hartazgo de la sociedad?... En qué rango se podrían encuadrar a las imágenes de “linchamientos”, difundidos en los medios cibernéticos de comunicación y teniendo como escenarios, uno de ellos el interior de una combi del servicio del transporte de pasajeros y, otros tres, en diversas áreas públicas que no identifiqué, pero que se encontraban significativamente concurrida por determinado número de virulentos participantes.
 
En uno de los tres escenarios las víctimas del linchamiento a golpes fueron dos y, en otro, el ya agonizante agredido fue rociado con gasolina y convertido en llamas... Hechos escenificados en estrujantes marcos que me trasladan al ejército de hienas mordisqueando a su dolorida presa y, de inmediato nos debe quedar muy claro, que un escenario es el que se responda con violencia en inmediata defensa de nuestra seguridad, o de otra persona y, otra muy distinta, es tener bajo control al agresor y, ya claramente sometido, proceder a su ejecución.
 
Lo legítimo es responder con violencia “ante la agresión en proceso” de que pudiéramos ser objeto, es el universal derecho de “la autodefensa” tanto de nuestros bienes como de nuestra persona, pero si el criminal ha sido sometido, lo legal, lo correcto es ponerlo a la disposición de las autoridades, para que se proceda conforme al Derecho.
 
Ahora bien... En absolutamente cualquier país de todo el mundo... ¿Cuáles podrían constituir las causas, que dan curso a la furia colectiva que conduce hacia escenarios del linchamiento?:
 
Trataremos de enlistarlos sucintamente, en los marcos de los más notorios y comunes...
 
1.- La primera causa es la furia que se almacena en el ánimo de la colectividad, ante el actuar de una administración de justicia que, con recurrencia, dista mucho de ser pronta, expedita y realmente apegada a los hechos y al derecho, tal como lo establecen con toda claridad las leyes que nos rigen.
 
2.- La manipulación de los abogados involucrados en numerosos procesos judiciales, con las cuales y en determinados casos, lo que se administra en los juzgados “es la injusticia”, escenarios sujetos a normatividades complejas, que permiten a conveniencia de la parte indiciada la alteración del debido proceso, en los que el claramente culpable es declarado como inocente, en agravio de quienes claramente son las víctimas, escenarios que incluso se han llegado a registrar en los procesos para dictaminar delitos de alto impacto.
 
3.- Miles (o serán millones) de hechos delictivos calificados como graves (Desapariciones, lesiones, secuestros, asaltos, extorsiones, fraudes, violaciones y asesinatos) se encuentran impunes en los marcos no de alguna región, sino de todo el territorio mexicano, hechos que el pueblo ha calificado no sólo en los rangos de incompetencia gubernamental, sino incluso se han llegado a vincular en ámbitos de complicidad, entre quienes delinquen y quienes tienen la responsabilidad de hacer respetar la Ley y la tranquilidad de la sociedad.
 
En el seno de cualquier sociedad de México o del otro lado del mundo, tales marcos constituyen focos generadores de irritabilidad social, que se sabe desprotegida y que tiende, incluso de manera instintiva, al proceder que en ciertas fechas ya hemos expuesto, en los marcos poéticos de “Los Motivos del Lobo”, en el que se destaca que ante la injusticia el lobo retorna a su ferocidad y “recomienza a su defender y su alimentar, como el oso hace, como el jabalí, que para vivir tiene que matar”.
 
Es indudable que los linchamientos ya referidos en entregas pasadas, que se han suscitado en la sierra veracruzana, precisamente en el municipio de Soledad Atzompa, dónde los últimos de ellos se registraron hace unas semanas, apuntan como origen primario la sensación de frustrante inseguridad entre la población, ante la ineficacia referida por las instituciones gubernamentales, tanto de arriba como de abajo y, tales referencias de causas y efectos, son de alguna forma las mismas que se advierten al interior de una combi en fechas recientes, así como en otros escenarios de linchamientos similares en los ámbitos del territorio nacional.
 
Se está obligado a reflexionar en que los linchamientos en tiempos actuales, constituyen efectos directos de la irritación social que anida permanentemente en un amplio número de mexicanos, tanto así que ninguno de los pasajeros en la camioneta en referencia, se abstuvo de participar en los hechos y esas reacciones, son exactamente las mismas que privan en otros puntos donde se ha procedido a la ejecución de personas por vía de la violencia colectiva.
 
Así las cosas, debe ser interpretada la práctica del linchamiento que ya se está expandiendo en nuestro territorio nacional, como un escalofriante aviso de la aguda y preocupante incredulidad de amplios sectores de la población, en la eficacia que las autoridades reflejan para garantizar la seguridad de toda familia y todo mexicano...
 
Con todo y el dramatismo del espeluznante escenario difundido en las redes de Internet, con todo y su crueldad e ilegalidad, con todo y el quebrantamiento a los Derechos Humanos, los linchamientos en México constituyen un aviso contundente de la sociedad, en el que se apunta que ante la tolerancia e ineficacia de nuestras autoridades municipales, estatales y federales, existen sectores de la población que están dispuestos a proceder para “auto-protegerse”, practicando por su propia mano lo que “presumen que es justo”, más allá de leyes e instituciones, panoramas que, incuestionablemente abren los peligrosos senderos que conducen hacia el desgobierno y la anarquía.
 
No estimados lectores... Los hechos en referencia no constituyen un retorno al imperio de lo que es justo, sino un reclamo por la ausencia de legalidad, en el que se establece “que si yo estoy inseguro y nadie me protege, yo asumo la receta de la eliminación para ahuyentar a los ilegales, pero no para que retorne la legalidad”.
 
El linchamiento al que primero violenta es al engranaje constitucional que ha costado vidas y esfuerzo de generaciones para su existencia, pero su real vigencia se desgasta cuanto las leyes se administran sin el claro sustento del espíritu para lo que fueron creadas y, es entonces cuando sobrevienen criminales irreverencias como lo son los linchamientos, mismos que debemos calificarlos como resultado de nuestros propios yerros en los rangos gubernamentales, que han originado ante el hartazgo del colectivo social en materia de seguridad integral, total y absoluta incredulidad en cuerpos de seguridad y tribunales, escenarios los unos y los otros, totalmente extraño a lo que plantearon las reales transformaciones constitucionales, que hemos heredado los mexicanos... Ni de más, ni de menos.
 
Lo que se lee
 
Debido “al calor” que hace en la entidad tabasqueña, la Comisión Federal de Electricidad que dirige el poblano Manuel Bartlett Díaz, decidió otorgarles el trato preferencial que la CFE concede “a quienes lo requieran por las condiciones climáticas”, como si en otros puntos del territorio nacional tal como las tierras veracruzanas, con amplias áreas de quemante sol, como lo son el Norte, el Sur y el Centro del mismo Estado, incluyendo regiones como la cordobesa que, por lo mismo es zona de cañeros, no se registraran temperaturas realmente ardientes.
 
Pero en el tema de los tabasqueños, a quienes felicitamos por la distinción de que han sido objeto, claramente derivado del calor humano proviene incluso desde el Palacio Nacional, área donde también se disfruta de “tarifa preferencial,” por aquello del ya referido “intenso calor humano” que se deja sentir en sus entornos... Dicen los jarochos que donde manda capitán no gobierna marinero.
 
Lo que se ve
 
De acuerdo a los cálculos de especiales, ya se contempla la posibilidad de que quienes hoy conforman las generaciones de adultos mayores, no tendremos la oportunidad de contemplar un mundo no sólo recuperado plenamente en los renglones de salud pública, sino de la misma forma recuperado en su economía y, obviamente, en su apropiado ritmo de crecimiento.
 
Los cálculos sobre las pérdidas y los retrocesos económicos en gran parte del mundo, resultan tan cuantiosos que incluso no se han logrado calcular del todo y, tal escenario degradante económicamente agregado a que los efectos pandémicos persisten, se multiplica negativamente día tras día, calculándose que los problemas financieros que hoy afrontamos apenas son los inicios, porque las pestes siempre se registran después de las fiestas, por lo que el mundo se prepara para probablemente en unos meses celebrar el que la peste se encuentre bajo control, pero la economía continuará en escenarios no sólo de parálisis, sino de claro y franco quebranto, con efectos negativos ineludibles en el contexto social y hacia un futuro que, temporalmente, no se encuentra claramente definido... La incertidumbre nos invade.
 
Lo que se oye
 
Sobre la Nucleoeléctrica de Laguna Verde, Se hacen referencias en medios de información sobre posibles descuidos técnicos y acciones erráticas en su interior, como los actuales intentos para prolongar por varios años más sus operaciones, pese a que la planta fue proyectada para operar por un tiempo determinado, el cual se encuentra en espacios de culminación, realidad que no debería de ser alterada en tanto que los riegos en una nucleoeléctrica resultan mucho mayores, conforme el tiempo de operaciones para el que fue programada haya transcurrido.
 
Las advertencias sobre el inminente peligro que podría sobrevenir de continuar operando la nucleoeléctrica, no deben atenderse con ligereza pues ello podría representar una clara responsabilidad de rangos penales, si dicha planta registra a futuro fugas de peligrosa contaminación que destruyan el ecosistema y originen daños irremediables tanto al medio ambiente y la productividad, como directamente a personas afectadas por la radiación... Ahí la dejamos.

Columnas recientes