Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Y el futuro prometedor?

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

21/09/2020

alcalorpolitico.com

*La contienda orizabeña
*Nuevos pasos a desnivel
*Creciente la irritabilidad
 
Los escenarios del México actual, ya muy cercanos al inicio del tercer año del sexenio identificado por el propio Mandatario de La Nación, como un régimen de “La Transformación”, indudablemente que no fallaron en los ámbitos gubernamentales en sus perspectivas referentes al significado estricto de “transformación”, escenarios que bien se pueden ratificar sin necesidad de recurrir “al ojo del buen cubero”, incluso bajo las perspectivas de inexpertos en la materia del análisis y la calificación, en tanto que en los marcos políticos, sociales y económicos, indudablemente nos encontramos “transformados”, pero lamentablemente dicha metamorfosis gubernamental de ninguna manera ha resultado para el bien del desarrollo integral de los mexicanos, no señor, porque simplemente, si la economía en lo general se ha desplomado hacia menos dos puntos que registrábamos al iniciar el actual año y, aún sin terminarlo, ya nos encontramos dramáticamente dos décimas debajo de cero, esos 20 puntos negativos del desgaste en materia de productividad, empleo y desarrollo económico en lo general, equivale a uno de los quebrantos más severos en la historia de México, que impacta dramáticamente no sólo los niveles productivos, sino de la misma forma quebranta los niveles de empleo y, consecuentemente, degrada de manera escalofriante el bienestar y la esperanza de tranquilidad entre millones de familias mexicanas.
 
Y las cifras no son resultados de alucinaciones o simples tendencias opositoras al sistema, dado que se encuentran impresas en estadísticas tanto nacionales como del exterior, quebranto financiero que no fue del todo originado por el Gobierno Transformador, porque su origen se encuentra en efectos pandémicos, pero tampoco se puede evadir que en los marcos de la administración pública mexicana, no se encontraron las respuestas oportunas y apropiadas por parte de la administración gubernamental, por lo que se incrementaron los efectos notoriamente desestabilizadores sobre la economía mexicana, incluso sobre el hecho de que el propio Presidente Transformador declaró, en los inicios de los efectos pandémicos, que “la pandemia le había venido como anillo al dedo”, pronosticando que la eficacia de la administración gubernamental transformadora, tendría la oportunidad de afrontar la debacle para lucir la efectividad de sus programas...
 
Tal “reflexión” ya se encuentra registrada en la historia del país, porque fue externada cuando en su calidad de Presidente de los Mexicanos, informaba a los medios de comunicación, sobre los primeros efectos de la pandemia en el territorio nacional, como tratando de referir coloquialmente que, ahora sí sabríamos de la singular capacidad transformadora, para afrontar retos como el de una pandemia que, para entonces, ya enlutaba a Europa y Asia.
 
La experiencia por la que actualmente transita México, seguramente ya no ha de resultar tan grata (como en sus inicios) para los actuales ámbitos gubernamentales, simple y sencillamente porque en el marco del contexto social, los desaciertos siempre dejan huellas, significativamente más notorias que los aciertos, máxime si tenemos en cuenta que, en estos días, el ámbito de los yerros es irrefutablemente superior al de los aciertos y, ello, no constituía la meta transformadora, que fue ofertada al pueblo mexicano en el transcurrir del año 2018... Tiempos aquellos en los que se contemplaba un futuro “imaginariamente prometedor”.
 
Lo que se lee
 
Con la clásica ironía que de siempre le ha distinguido, el empresario y político más polémico en los últimos años en la región central veracruzana, Juan Manuel Diez Francos (dicen los orizabeños que, si al apellido “Francos” en éste caso se le suprime la “s”... También le cuadra) refirió que, confirmaría la posibilidad de reintegrarse o no a la actividad política: “sólo de estar seguro que sobreviré al COVID-19”.
 
El apunte del poderoso empresario y afamado político, que para muchos veracruzanos debería presentar su registro como candidato a Gobernador de Veracruz, pero que por el momento medita en la posibilidad de su retorno como Presidente Municipal, en tanto que es considerado como un brillante alcalde que ha tenido la bella Pluviosilla, sin demeritar los resultados altamente positivos, de otros presidentes municipales que en los últimos tiempos ha tenido la renovada “ciudad de las aguas alegres”.
 
Una es la realidad y debe apuntarse: el municipio de Orizaba ha logrado convertirse en una ciudad de muy singulares atractivos, que han atraído actividad turística, con avances urbanísticos que le han valido el transformarse, antes de arribar “La Transformación” de un municipio clara y netamente industrial, en una ciudad de excelentes servicios urbanos, enmarcados en ámbitos de belleza y atractivos que le agregaron una notable actividad turística, todo ello encabezado desde los inicios con una (de verdad) real transformación, por el entonces polémico empresario y alcalde Juan Manuel Díez Francos, quien por cierto sigue siendo elevadamente polémico, pero hoy Orizaba es “la ciudad donde se sonríe” y, en esos marcos de significativo desarrollo urbanístico y social, se considera como parte de “esa magia” las hasta hoy polémicas determinaciones de Juan Manuel Diez Francos.
 
Bien le cuadraría al territorio veracruzana un gobernante del estilo que caracteriza al prestigiado empresario orizabeño Juan Manuel Diez Francos, impulsor del desarrollo integral de la región orizabeña, el municipio que hoy sonríe...
 
Ya veremos en qué termina el relato en referencia, sobre todo cuando también se habla entre los orizabeños de otro aspirante, quien intenta refrendar su querencia por el municipio de las aguas alegres y las torrenciales tormentas, se trata de Don Ezequiel Cruz Arellano, con significativo trabajo como dicen entre políticos “a nivel de pueblo”, hombre calificado como responsable y serio, que ya despachó como legislador orizabeño y bien lo ejecutó...
 
Cruz Arellano podría representar no una sorpresa, sino un refrendo de su labor partidista, de su notoria solidaridad ciudadana y de su limpia trayectoria siempre ajena a intereses mezquinos y negocios turbios, de confirmarse lo que se comenta, dos orizabeños destacados podrían estar listos para la ya cercana contienda electoral, en la que el partido de los morenos (en tierras orizabeñas) habrá de confrontarse con caballerías pesadas que no productos de la imaginación, sino que forman parte del ex legislador Ezequiel Cruz Arellano, otro excelente orizabeño.
 
Lo que se ve
 
Positivo es para Córdoba y municipios colindantes, la construcción del paso a desnivel que el cuerpo edilicio cordobés encabezado por la alcaldesa Lety López, han ordenado iniciar en estos días, a la altura del peligroso crucero ferroviario localizado en el área de las estaciones, obra que beneficiará a miles de habitantes de la región central veracruzana, pero que de manera directa otorgará significativos beneficios directos a los habitantes de esa región, una de las mayormente pobladas en los marcos del municipio de Córdoba.
 
La intención es iniciar la obra de inmediato y tratar de mantenerla a buen ritmo, pese a la complejidad de la misma, en tanto que se tienen que respetar especificaciones de alta tecnología, ya que la estructura deberá soportar las vibraciones originadas por el constante transitar del transporte ferroviario en ese punto.
 
Muchos otros son los puntos donde deberían efectuarse obras semejantes, precisamente porque el sistema de transporte ferroviario, de hecho atraviesa la ciudad de Córdoba desde donde termina Fortín hasta donde se inicia Peñuela... Bien por la determinación cordobesa.
 
Lo que se oye
 
Nada grato para millones de mexicanos resultó la acción de bloqueo, por parte del Gobierno Federal, en contra de las marchas de protesta del cuerpo ciudadano identificado como FRENA, hecho que se registra con reacciones de contención contra manifestaciones ciudadanas, al igual que las ejecutadas en Chihuahua, cuando el pueblo decidió proteger sus recursos hidráulicos, insustituibles para el cultivo de las tierras y las actividades agropecuarias en lo general.
 
Históricamente, cuando el uso de la fuerza armada se aplica en contra de la población, en lugar de utilizarla para contener los oleajes de permanentes actos delictivos, registrados con elevado nivel de violencia, constituyen referencias de que algo no marcha bien en los ámbitos de los mandos gubernamentales y, ello es en la actualidad, otra de las preocupaciones que se agregan ante el desconcierto de la población en lo general, situación por la cual, más temprano que tarde, habrán de originarse tonalidades de irritabilidad en el marco social en lo general... Tiempo al tiempo.

Columnas recientes