Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Fideicomisos

Por: Luciano Blanco González

09/10/2020

alcalorpolitico.com

Nuestro benévolo y generoso Presidente de la Republica, en su quijotesca lucha por moralizar la administración pública, espulga hasta el último pliegue en el que se pudieran esconder y tapar las malas prácticas gubernamentales del pasado, con el propósito de destruirlos de manera definitiva, e impedir que en esta nueva etapa, incube el huevo de la voraz culebra que lo contamina todo y que ya serpentea hambrienta ansiosa de seguir alimentándose de los jugosos haberes nacionales.
 
En esa afanosa búsqueda, ha encontrado que gran parte de los tesoros nacionales se encuentran en una enorme montaña negra y mal oliente llamada corrupción, en donde se ubicaban grandes obras como el aeropuerto de Texcoco, las guarderías infantiles, el pro campo, solidaridad, progresa y ahora 109 fideicomisos a los que hay que desaparecer, porque el quijote ha descubierto con certera deducción que son verdaderas cuevas de ladrones, llenos de burócratas bandoleros, de cínicos y holgazanes aviadores, de inútiles e influyentes funcionarios charoleros y hasta de bandas de defraudadores que por años han simulado desarrollar planes y programas para vivir holgadamente del presupuesto oficial.
 
Pero a nuestro titán no lo engañan, él, aunque sin fundamentos y sin pruebas ya ha encontrado la verdad y si virigüan a fondo, no dudó en dirigir certeramente su afilada adarga en contra de las malvadas madrigueras en donde encontró un inmenso botín, equivalente a cientos de millones de pesos que les arrebató para que ahora desde las honestas y transparentes arcas de la Secretaria de Hacienda se les suministren los recursos a los usufructuarios, previa evaluación de que son justificados.
 
Los científicos si quieren recursos tendrán que presentar sus proyectos que serán evaluados por expertos y sabios funcionarios, como lo son todos sus colaboradores, que se caracterizan por un cúmulo de conocimientos muy superiores a los que poseen los actuales detentadores del fideicomiso para el desarrollo de la ciencia y la tecnología.
 
Mentira que tan insignes y valiosos personajes tengan que ir a formarse en grandes filas para rogar de rodillas, con la frente gacha y las manos extendidas, que se les autoricen sus planes y programas de investigación científica, los presupuestos y sus pagos. Nuestro líder y guía ha sido claro, el pago será inmediato y es posible que a partir de ahora, si los hombres de la ciencia, si se portan bien y no andan criticando los cambios, haciendo marchas o denunciando falazmente que no se les apoya, es posible que lleguen de inmediato sus emolumentos sobraditos directamente a sus tarjetas.
 
No es de creerse que con este sistema nos lleguemos a quedar con una reserva de científicos mediocres y que las circunstancias propicien una fuga masiva de cerebros que emigren a otros países a enriquecer con sus conocimientos al desarrollo de las patrias que los acojan, pues aquí se ha prometido darles todo el apoyo, pues aquí como está visto se privilegia el conocimiento, la investigación y la experiencia.
 
Las medidas adoptadas por el Don, son difíciles de entender pero deben de ser maravillosas, por lo dicho respecto al fideicomiso del fondo de desastres naturales (FONDEN) al que calificó como una “caja chica” de la Secretaría de Gobernación que debe de haber sido muy corrupta para desde ahí, según el decir del Don, se hacían grandes negocios de funcionarios y empresarios que hacían jugosos negocios y obtenían contratos sin licitar miles de millones de pesos en catres, en láminas de zinc, en todo a precios elevadísimos.
 
Ahora de seguro será diferente a pesar de las emergencias se podrá licitar si es necesario, y los personeros de Arturo Herrera recorrerán calle por calle, colonia por colonia, casa por casa para evaluar los daños de los desastres y es posible que quien haya sufrido los embates de la naturaleza, solo tenga que sentarse y hasta ahí llegarán las maletas de dinero para que los afectados puedan reparar sus daños en casas y muebles sin la intervención de los pinches presidentes municipales y gobernadores corruptos que solo se quedaban con la lana y lo poco que repartían para taparle el ojo al macho, lo aprovechaban para llevar agua al molino de sus partidos y comprar votos a futuro.
 
Ahora ya no va a ser así, si se cosecha será para la buchaca de la banda política del Don, a quien los beneficiados loarán y llenarán de bendiciones deseándole una eternidad en el poder, para que siga derramando dones y fortuna sobre las víctimas de los desastres, con la seguridad de que el otorgamiento de estos apoyos no será selectiva para favorecer sólo a las poblaciones que engrosan la bolsa electoral de su partido, sino con su característico espíritu de justicia será parejo y equitativo en el reparto y en la ayuda, pues él no es un hombre que odie o que sea vengativo, es un hombre que perdona y ama a todos pero más a los pobres, y de aquellos que no permitirá que los ricos entren a su cámara de gobierno a menos que se apellide Slim, Azcárraga, Salinas Pliego, quienes por su honradez empresarial seguramente serán los nuevos proveedores, porque éstos no hacen grandes negocios y están dispuestos a sacrificar sus grandes riquezas a favor del cambio.
 
Los deportistas afectados por la desaparición del fidecomiso de apoyo al deporte deben de estar entusiasmados con la idea de que ahora serán directamente evaluados por una deportista, cuyo profesionalismo se le nota hasta en la dermis de sus honrados e inmaculadas manos, saben que Ana Gabriela Guevara pondrá toda su figura y experiencia al servicio de la cultura del físico sin preferencias de ninguna naturaleza, por lo que el pronóstico podría ser la creación de deportistas triunfadores, con esta política nosotros tenemos que prepararnos para ver como emergen de esta transformación presupuestal los nuevos ídolos camino al medallismo nacional, latinoamericano y olímpico, no debemos imaginarnos famélicos y escuetos deportistas mendigando la ayuda pública para poderse comprar vestimenta y tenis para poder presentarse en las competencias, porque ahora ya nada es igual para ellos ni para el gobierno dispuesto a gratificar su esfuerzo con apoyo puntual y abundante.
 
Así será, porque ya no habrá corrupción y con ello el Don logrará acumular un gran ahorro tan necesario en estos tiempos de pandemia, cuyas necesidades para atacarla justifican por sí mismas, no tan solo la desaparición de todo aquello que no sea visiblemente necesario, si no también si la situación lo acredita engullirse las reservas nacionales, subirse al carro de la deuda externa, fustigar con aumento y creación de nuevos impuestos a los patriotas causantes siempre dispuestos a colaborar, instigar con auditorías embargos y decomisos a los adversarios, a los evasores y a los morosos.
 
Por eso los incomprensibles trucos publicitarios del Doctor muerte, que confabula la marcha de sus fallido programas para contener la pandemia con los problemas económicos de la sociedad y del Estado, López Gatell, primero nos mediatiza con una engañosa información, minimizando el número de muertos y escondiendo las cifras verdaderas, diagnosticando su gravedad como un problema pasajero que pronto pasaría e imponiendo un plan de semáforos epidemiológicos para indicarle a la nación que actividades se podían realizar y cuáles no.
 
Pero ante el avance constante y rápido del virus, las necesidades y ansiedades sociales por salir a la calle y reanudar actividades económicas, colocó sus semáforos en el color que convenía, manejando a conveniencia el número diario de contagiados y defunciones, y presentando una infundada disminución de casos para ello, paralizando la economía y menguando la recaudación con ello.
 
Cambió el color del semáforo sin importar que estuviéramos en los peores momentos y reactivo la economía, regresamos a nuestras actividades, el comercio y la industria volvieron a cobrar vida, se recuperó un gran número de empleos y el fisco comenzó a tener una mejor recaudación.
 
Ah, pero ahora el fisco necesita más dinero y la gallina ya no está poniendo huevos de oro, en petróleo, turismo, ni inversión económica externa o interna inhibida por la falta de seguridad jurídica, ahora para nuestra mala suerte quedan pocos ponedores de este metal, quedan muchas que solo ponen de cobre, de barro y de metales pobres.
 
¿Qué hacer? Si tenemos el compromiso de pagar las pensiones, oficiales (funcionarios, Ejército, policías, marina, maestros), el compromiso de pagar las pensiones a los adultos mayores, los de los discapacitados, las becas del bienestar, el sueldo de los jóvenes construyendo el futuro, el apoyo para quienes participarán en el programa de sembrando el futuro, el sueldo de los funcionarios partidistas de los servidores de la nación, y no hay dinero o hay la amenaza de agotamiento
 
Si, si hay dinero, lo tienen o lo tenían los 109 fideicomisos que era un dinero destinado a las causas sagradas de la nación ideados y creados por los liberales de ayer, inservibles para la causa transformadora de ahora.
 
¿Cómo tomarlos sin que haya una oposición absoluta y haya una causa justificante?
 
Fácil, ahora digamos que miles de mexicanos están muriendo y que se requieren más recursos para detener esta mortandad y es entonces que nos anuncian que hay más de 2000 muertos, que no habían sido clasificados y un número elevadísimo de contagiados que requieren atención y para atenderlos se requieren millonadas de dinero.
 
Y sí, así es, hay miles de muertos no clasificados y decenas de miles de enfermos que no van a los hospitales oficiales, que se curan con médicos particulares, que se pagan sus medicinas y no van a los hospitales Covid, por temor a morir en el abandono, en la desatención y en el descuido por la aplicación de medicinas ineficientes.
 
Por eso hay miles de pacientes en sus domicilios y cientos de camas desocupadas en esos hospitales, situación que sirve como argumento oficial para afirmar que la pandemia disminuye cuando su crecimiento es obvio a los ojos del pueblo y de Dios, único refugio sincero de los desamparados.
 
Pero este último signo parece habernos abandonado a nuestra suerte y ponernos en las manos torpes y ambiciosas de personajes poderosos que pueden hacer con el derecho y con la justicia lo que sus planes futuros le exijan, pasando por encima de la sana y admirable conciencia, abjurando de los sagrados principios que en un cercano día, juraron solemnes en las tribunas de la nación, cumplir y hacer cumplir, así lo dijeron como parte del ritual sacramental de juramentar el libro que contiene las máximas jurídicas de la nación mexicana en su Constitución Política.
 
Ahora resulta que para no violar su contundente palabra, pisoteando todos los principios generales del derecho y solo para cumplir un insano capricho político se pretende reformar la otrora intocable constitución política porque no conviene como está a los indecibles fines de los impulsores del cambio, como es la consulta para enjuiciar a los funcionarios del pasado que cometieron ilícitos, entre los cuales se encuentran los expresidentes , Peña, Calderón, Fox, Zedillo y Salinas en lo que todos los Mexicanos estamos de acuerdo y que de realizarse como ya lo aprobó la cámara de los Senadores de la República y de la Suprema Corte, costaría 8,000 millones de pesos según cálculos especializados.
 
Esta consulta en términos precisos, contenidos en el Articulo 35, Fracción Vlll, inciso Quinto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dispone de manera clara y terminante que las consultas ciudadanas deben de celebrarse el primer domingo de agosto, no en otra fecha, pero con el pretexto de un ahorro substancial ahora se pretende reformar la constitución para que se celebre el día de las elecciones federales y aprovechar una consulta de democracia para hacer otra especifica de justicia.
 
Los promotores de esta consulta no pensaron en los costos, pero habrá que oír hablar al Presidente para concluir que dinero hay y en cantidad suficiente para hacerlas y para todo.
 
Pero qué necesidad hay de hacer la consulta, que sucedería si para darle gusto al Presidente y toda vez que debe de tener las pruebas suficientes para someter a tan señalados personajes al imperio de la ley, (materia de la consulta) el jefe del jurídico de la presidencia presenta de una vez por todas, las pruebas inculpadoras de los presuntos, a la Fiscalía General de la República, se abran las respectivas carpetas y se active el Poder Judicial para que jueces y magistrados llamen a cuentas a los indiciados. O en el extremo, si es mucho el deseo del Presidente por ahorrar y no gastar la cantidad requerida, convendría que se desistiera de su despropósito de la consulta, para que el caso careciendo de materia y de interés jurídico. Se sobreseyera por el bien de la nación y el resultado seria, juicio normal a los expresidentes, ahorro de 8000 millones de pesos y respeto absoluto a la constitución.
 
O bien ahora que se aguante y que apoquine, pero que no le siga el juego al Senador Ricardo Monreal y su sequito que pretende defecarse encima de la Constitución y mancillarla con reformas absurdas.
 
En fin, el problema es que esta olla bulle cada día con más potencia y el llamado presidencial a los manifestantes inconformes para que se comporten pacíficamente y no usen la violencia, suena hueco cuando la fuerza del Estado ha sido usada en contra del pueblo inconforme de forma arbitraria para desalentarlos, causando terror y muerte como se hizo en Chihuahua.
 
Y tiene razón el Don en reírse y mofarse del movimiento cívico encarnado en el Frente Amplio Anti López Obrador, porque estos carecen de fundamento jurídico en cuanto que exigen su renuncia, y porque esta figura no existe en la Constitución, por este lado puede estar tranquilo, pero FRENAAA, no son las centenas que acampan en el Zócalo, ni los miles que se vieron marchar en las pasada manifestación, FRENAAA si no lo perciben, es un movimiento cívico nacional, cuya reciente aparición con miles, tiene ya ramificaciones en cientos de ciudades y pueblos en los que ya se ha visto su presencia y que pronto irrumpirán en una gran movilización nacional que transformará la vida de las urbes, cumpliendo el fin de desgastar al partido oficial y sus gobiernos, mediante concentraciones masivas y agresivas para hacer que se rompa la unidad monolítica del poder central, propiciando que en la próxima elección el pueblo le arranque en las urnas el control mayoritario en la cámara de los diputados e impedir que sus candidatos a gobernadores y a los ayuntamientos arriben a los nichos del poder para romper el poder absoluto que se avizora, pero hagamos eco al llamado presidencial y serenémonos.- Por el bien de la causa.

Columnas recientes