Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Legalización de la yerba

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

24/11/2020

alcalorpolitico.com

*Tormentas tabasqueñas
*La arraigada inseguridad
*Histórico yerro legislativo
 
Conocí hace ya varios años en un recorrido por Europa, un país de bellos paisajes aderezados por la mano del hombre con floridos cultivos e imponentes “molinos de viento”, tierra identificada por muchos como la Región de los Países Bajos, que nosotros los mexicanos conocemos como Holanda del Norte y Holanda del Sur, pero al final del día simplemente como Holanda... Un país preñado de cultura y bellas tradiciones, de la que forman parte hermosa vestimenta que se luce con esplendor en la región costera y otros putos turísticos, tierras que hacen gala de su historia y presume su encanto arquitectónico, como lo son los imponentes e históricos molinos de viento, semejantes a los que afrontaba acompañado de su inseparable Sancho Panza, el legendario “Caballero Andante” Don Quijote de la Mancha.
 
Es indudable que habitan los holandeses un país singular en sus usos y costumbres como lo es la ciudad de Ámsterdam, que hace gala del encanto arquitectónico imponente, al tiempo de sorprender al mundo con su callejón de ventanas convertidas en vitrinas, mismas que en aquellos días estaban adornadas con la presencia de mujeres, que ejercen el llamado “oficio más antiguo” del mundo, pero no sólo ello, sino que cerca del singular callejón se encuentra el área de bares al estilo holandés, en los que en aquellos días no sólo se consumía alcohol, sino también marihuana, con otro tipo de vitrinas pero que exhibían artículos para practicar el consumo de enervantes distintos, algunos diseñados con la más elevada calidad y otros más modestos, escenarios que los holandeses ni volteaban para verlos habituados ya a tales prácticas, pero que para un veracruzano como yo, me resultaban simplemente asombrosos porque tales aparadores comerciales, no los podría imaginar en mis tierras mexicanas e incluso ni en las jarochas, pese que somos y seguiremos siendo medios atrabancados.
 
Debo referir que el área se encontraba desde diversos ángulos notoriamente vigilada por elementos de seguridad, ahora sí que “hombres altos, musculosos y algunos barbados”, en mi estancia en dichos ámbitos presencié dos que tres altercados, pero que no pasaron a mayores precisamente por la cercanía e inmediata intervención de los diestros y robustos policías y agentes de seguridad, no existían espacios para hechos mayores ante las fuerzas del orden, obviamente los agentes disponen de notoria capacitación para contener conatos de violencia y, en algunos casos, los que originaban disturbios y pleitos fueron detenidos para ser trasladados en patrullas hacia los cuarteles de seguridad.
 
El tema sobre tales experiencias no es precisamente para referir que la ciudad de Ámsterdam es y refleja sólo esos escenarios, ya hemos dicho que es una de las regiones más bellas de Europa, con mujeres llenas de encanto y varoniles caballeros, con calles preñadas de arte en todas sus especialidades, con una plaza pública sin igual que invita a la relajación y una “Fábrica de Diamantes” que contiene arte del caro y del de verdad...
 
Ámsterdam registra incuestionablemente exposiciones preñadas de obras de arte y de artistas, con jardines botánicos de excelencia y con números museos dedicados a diversas especialidades, sumando a ello un tianguis que se instala periódicamente con una variedad sin igual de productos artesanales y platillos de raíces holandesas... Agregando a todo ello los sorprendentes estacionamientos para bicicletas, que refieren momentáneamente una admirable exposición de modelos y también de ciclistas de todas las edades.
 
¿Por qué apunto lo bello de Holanda?... Simplemente porque me cautivaron sus atractivos, pero me originó preocupación lo referente al uso lúdico de la marihuana, aparejada en esos ámbitos a discreta tolerancia, hacia el consumo de otros estupefacientes, situación (lo presencié por varios días) que otorgaban curso hacia una transformación de los consumidores, algunos muy jóvenes y otros de mayor edad, que incluso en las calles y callejones de construcciones antiquísimas, preñadas de historia, se desplomaban sobre las calles o banquetas o se quedaban dormitando en los portones de una casa, obviamente la policía intervenía para trasformar la escenografía.
 
No tengo conocimiento si tales referencias siguen registrándose en la actualidad en la bella ciudad de Ámsterdam, tal y como yo las presencié, en donde nadie me agredió ni con un soplido, donde el respeto por el prójimo es notorio y la belleza siempre se encuentra frente a ti, pero donde el lado obscuro y seguramente pernicioso del comercio de la droga, representa por más que se quiera adaptar tal práctica al contexto social, el lado preocupante obscuro y de elevado riesgo para la colectividad, porque no todos los consumidores de drogas reaccionan igual y, algunos, pudieran representar en momentos determinados, un elevado riesgo para su entornos e incluso para su propia vida.
 
Anoto tales experiencias presenciales, incluyendo sus atractivos recorridos por los numerosos canales que forman parte de la identidad de la bella ciudad de Ámsterdam, porque en México, no conozco aún la reglamentación puntual sobre el tema, porque el legislador de mi tierra no nos informó o no tuve la oportunidad de escucharlo, sobre cuál es el texto sometido a votación para su evaluación y posteriormente su aprobado, ni mucho menos conozco a profundidad los alegatos legislativos sobre las normas, reglas u ordenamientos que deberán ser respetados para quienes practiquen el consumo de mariguana en tierras nacionales y, obviamente para quienes las produzcan y comercialicen, apuntes y escenarios que en el futuro próximo mucho habrá que referir, obviamente ante una colectividad como la mexicana, que en su gran mayoría nunca se había mostrado en favor de tales prácticas, nuevo escenario que en principio ha originado severo desacuerdo en los círculos eclesiásticos, en ámbitos médicos y en centros educativos, así como millones de mexicanos que se muestran en desacuerdo, pero que incuestionablemente habrá que revalorar y (de momento ya no hay de otra) aceptar como un hecho casi consumado, o sea: Pronto a su escenificación.
 
Ya veremos y ojalá que resulte para bien de los mexicanos, el que la marihuana se comercialice y se consuma para su uso lúdico, al tiempo que la reforma origine disminución de los índices delincuenciales, tal como lo predicaron en el seno del Congreso de México.
 
Lo que se lee
 
Que nuevamente las aguas suben de nivel en las áreas ya inundadas en tierras tabasqueñas, región en donde apenas se registraron destrozos múltiples por inundaciones que pudieron ser atemperadas si, para ello, se hubiesen abierto con oportunidad las compuertas de la Presa ubicada en aquella región sureña del país, pero que las autoridades acordaron no ejecutarlo, unos dicen que para proteger a la ciudad de Villahermosa y otros, que para evitar se inundaran las obras de la criticada planta petrolera que la Federación construye en esa región.
 
Por lo que sea y por el momento, para buen rato: “No vamos a tabasco hasta que vuelva a ser un Edén”... Solidaridad para todos nuestros paisanos tabasqueños.
 
Lo que se ve
 
Los hechos delincuenciales en la región central veracruzana (extorsiones, levantones, desapariciones, secuestros, asaltos, robos, cobros de plaza y asesinatos) son exactamente los mismos que se registran en diversas parte del país, escenarios que han originado apuntes de indignación ciudadana en todas las vertientes, pero sin respuestas positivas (que no sean verbales) por parte de las autoridades, niveles en donde se sostiene que los hechos delincuenciales registran menores espacios que en año anteriores, escenario que no es precisamente el que advierte la población.
 
Todo hace indicar que, por las propias exposiciones de las autoridades de los tres niveles gubernamentales, los ámbitos de elevada sensación de inseguridad seguirán representando el mayor motivo de preocupación del colectivo social, al que obviamente ahora se suman los efectos directos y colaterales de la pandemia, misma que cada día incrementa el número de fallecimientos y, paralelamente a ello induce hacia al quebranto a diversas actividades de la economía nacional.
 
Ya lo habíamos referido en entregas anteriores, en noventa años o más, México no atravesaba por una crisis socioeconómica como la que actualmente afrontan los mexicanos, obviamente con mayores efectos negativos en algunas regiones del territorio nacional y, en el caso de tierras veracruzanas, no se puede referir que se encuentra en sus mejores tiempos, por el contrario, ya formamos parte de los severamente damnificados, tanto por lo uno, como por lo otro.
 
Lo que se oye
 
Las críticas que de inmediato arreciaron (porque ya existían desde antes) sobre las reformas electorales para el tema de elecciones municipales en el Estado de Veracruz y sobre la no revocación del mandato del Gobernador, se dejaron escuchar ayer enmarcando la ausencia de razones jurídicas y ajenas a la realidad, que utilizaron la mayoría de los legisladores locales del Congreso del Estado de Veracruz, para aprobar dicha propuesta, ahora exhibidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al dictaminar un fallo en el que coloquialmente se puede referir, que los legisladores de la entidad de los jarochos que levantaron la mano para aprobar la propuesta, fueron exhibidos por su falta de experiencia y conocimientos en el renglón legislativo y en las leyes que privan en el país.
 
La determinación obviamente afecta la imagen de la administración estatal veracruzana, con un dictamen dispuesto por la Suprema Corte de Justicia, que por sus características y dimensiones, no tiene antecedentes en la historia legislativa de la entidad de los jarochos.
 
El hecho indudablemente lastima la imagen no sólo de los legisladores jarochos, sino de los especialistas en derecho que asesoran al Gobernador, efectos negativos en ámbitos legislativos y ejecutivos, mismos que en las próximas generaciones de alumnos de la prestigiada Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, habrán de ser tema de estudio y de prolongadas evaluaciones y debates... Bueno, por lo menos el actual Congreso de los Jarochos, ya logró ingresar a la historia.

Columnas recientes