Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Morena con el capital político más fuerte

Por: Luciano Blanco González

27/11/2020

alcalorpolitico.com

La democracia es el más fuerte andamiaje de una república, de su fortaleza dependen todos los demás valores sociales y políticos como la justicia, la igualdad, el sistema de leyes y la garantía de renovarse en la búsqueda de los modelos de gobierno que le permitan crecer armónicamente bajo la dirección de gobernantes al gusto del pueblo, así sean justos o tiranos.
 
Así ha sido en México y así será a pesar de la desesperación de aquellos que ahora no están de acuerdo con la aplicación de una nueva forma de gobernar, sobre todo en materia económica por la forma de recaudar y de aplicar el gasto, porque ya no se pueden hacer negocios inmorales con el gobierno y con los bienes del Estado, con el manido sistema de los moches y mordidas que aseguraban la posibilidad de obtener elevadas ganancias en poco tiempo, sin inversión y sin esfuerzo.
 
Eso es lo que se nos ha hecho creer o cuando menos lo que la gente cree que se está haciendo, porque hay evidencias que a espaldas de quienes toman las grandes decisiones, funcionarios menores no tienen empacho en seguir aquellas viejas líneas de corrupción, utilizando los puestos para hacer negocios y para colocar a sus familiares y amigos en la nomina oficial
 
Todo ha cambiado, aunque no lo queramos reconocer y en algunas ocasiones tengamos que sufrirlo, ya no vale aquella célebre frase popular que se pulió en las esferas de la corrupción, como una loa y un orgullo nuestro cuando se afirmaba “En México con dinero todo es posible de solucionar, menos la muerte” , ahora no, las antes intocables figuras presidenciales, ahora son objeto de todo tipo de escarnio, las redes sociales se encargan vastamente de ello con lenguaje y con imágenes insolentes y groseras inimaginables en tiempos recientes.
 
La otrora intocable religión católica ahora se encuentra sometida por un virus que llegó como anillo al dedo, que la inmoviliza y la obliga a permanecer cerrada en sus altas paredes e infranqueables muros, sin poder movilizar a los millones de fieles que en esta época acostumbraban marchar por calles, avenidas y carreteras derramando su fe y juramentándose al bien, a la fidelidad, ofreciendo grandes sacrificios para agradecer y rogar milagros.
 
Sin embargo, nosotros los aún sobrevivientes a las embestidas del virus chino, que ya ha borrado miles y pronto millones de seres humanos, nos ha cambiado, habría que apuntar de manera increíble, recluyéndonos temerosos del contagio obligándonos a deambular embozados escondiendo nuestra sonrisa y ha amarrado nuestras manos impidiéndonos mostrar nuestros afectos y cariño, alejándonos de los amigos y de la familia.
 
Pero a pesar de todo ello, lo único que no se ha paralizado en este mundo es la política pública y privada, pues en todo el planeta, a pesar de los problemas y los riesgos de salud, se renuevan gobiernos, se cambian líderes de partidos y de organizaciones, pues la democracia es una práctica constante y nadie quiere rezagarse o ser simplemente espectador, de tal manera que si hay que ir a una reunión que le interese ahí está, si hay que votar ahí está, si hay que ir a una marcha, va, si hay que ir a una protesta, a un plantón o a un campamento o a tomar casetas o carreteras de algo que le indigne, hará presencia y esto nada ni nadie los detiene.
 
Es admirable como en inacabables discursos se despatarra la filosofía política del mexicano que en boca de sus líderes es continua destrucción, critica, burla, sorna, desprecio siempre tendiente a señalar que todo está mal, que lo que hace el adversario no sirve y cuando algo está bien de por medio coloca alguna mancha para degradar lo que pudiera ser positivo.
 
En éste marco, iniciamos en todo México el más importante y trascendente proceso político que se haya vivido en los últimos tiempos en el que se esperan impensadas sorpresas, pues todo lo enfocamos en la actualidad por la información mediática, que vastamente se distribuye para inducirnos a pensar en resultados imaginarios que, por ejemplo, para Morena serán resultados color de rosa abundantes a su favor lo que le asegura un mayor control de todos los órganos de poder y de la sociedad, por razones que nos presentan como lógicas.
 
Pero de inicio, los primeros tropiezos son preocupantes para todos los participantes, los más reciente fueron las elecciones para diputados y ayuntamientos en que los partidos tradicionales tenían la seguridad de que se iban a enfrentar a un cadáver como el PRI, pues la afirmación obligada en toda reunión es reafirmar la supuesta vergüenza de pertenecer a ese partido, por un pasado reciente que a cada rato y desde todos los niveles del poder y las vacas sagradas del análisis y de la crítica le señalan exageradamente y que hasta ahora solo se basa en dichos y en supuestos que funcionarios aprovechando los criterios de oportunidad que les brinda la ley, con bastante oportunismo y aterrados de la posibilidad de una cadena perpetua o una detención cantan la melodía y el guion que la fiscalía quiere que canten, ahí están Rosario Robles y Emilio Lozoya.. etc. Ejerciendo venganzas en contra de sus jefes para obtener privilegios.
 
El Obradorismo es quien sale a la palestra como la corriente política más fuerte de la nación, con más de 24 millones de beneficiarios de los programas del Bienestar en toda la república que se encargaran de mover y manipular en cada estado los súper delegados y sub delegaditos conscientemente entrenados para esa función con un ejército de operadores identificados como los Servidores de la Nación quienes estarán en más de 18 millones de hogares a los que llegan los apoyos para compactar a los posibles electores y llevarlos a las urnas de manera soterrada,
 
En público y abiertamente los elegidos por el Señor, quien ya no usará la tómbola más que cuando sea necesario, impondrá como candidatos para que contiendan por el partido Morena, que desde luego en el caso de la Cámara de Diputados, de los 500, la mayoría serán los actuales diputados federales que ostentando su charola y haciendo uso de su influencia, traficando con su poder recorrerán el país haciéndose presentes, montándose en las campañas de candidatos a gobernadores, diputados locales y ayuntamientos.
 
No hay duda de que este estrato (los candidatos a diputados federales) serán un enlace importante entre candidatos, partido y gobierno, pero no se ve cómo vayan a operar puesto que la fiscalización se presiente estricta y no podrán (¿) en estos tiempos de austeridad y ahorro llevar o prometer obras que no han llevado hasta ahora de manera regional a las poblaciones que representan.
 
La fiscalización de los gastos de campaña y la unidad de género serán el talón de Aquiles en esta contienda, pues en las aportaciones se contabiliza hasta un centavo y en el gasto hasta una hoja de papel o un lápiz, y la verdad si no va a haber comilonas y fiesta para qué nos arreglemos, para qué nos alborotamos.
 
Morena, ira con una fuerza social muy sólida, pero ahora no llevará al viejo PES que por renacer y ser ahora su primera elección, no podrá participar en alianza y no podrá ir con el partido oficial, lo que puede representar una fuerte disminución de votos, pues por su naturaleza congrega en su entorno a todo el mundo evangélico, que ante el temor de ser borrado como partido se aferrará a sus cotos seguros.
 
Otro aliado leal, pero ahora despreciado por sus antiguos compañeros morenos que los ven de reojo y ya no los quieren a su lado corren el riesgo de desbandarse y de diluirse, los morenos ya no quieren que se les obsequien curules que es el motivo del pleito y quizás sus banderas palidezcan hasta su posible desaparición.
 
Increíblemente, quien tiene posibilidades de crecer es el partido blanquiazul, que suma gran parte de la oposición al Presidente, pues un gran número de inconformes que han sido lesionados por las medidas Obradoristas se sumarán a este partido que recogerá todos los votos de protesta de inconformidad y de castigo con el actual régimen.
 
Es posible que en el reparto de posiciones se aplique la vieja norma no escrita de adjudicación que decía, senadores y diputados le correspondían al Presidente de la República y los diputados locales y ayuntamientos a los gobernadores, esta norma la veremos si existiera el peligro de que la coalición morenista no conservara la mayoría en esos casos la orden será que le carguen apoyo e importancia a los Diputados Federales y abandonaran a su suerte las demás posiciones a su suerte.
 
PRI y PRD con su coalición son otra cosa, sus cotos de poder habrán de conservarlos porque si algo distingue a estos partidos es la gran capacidad de organización, movilización y orden que poseen porque tienen la característica muy especial de poseer un gran número de bases regionales con voto duro que no se quiebra y permanece firme con estos partidos.
 
La pauta puede marcarla Movimiento Ciudadano, cuyas atractivas banderas y la meticulosa elección de candidatos calificados con presencia y fuerza moral, puede llevarlos a conquistar inclusive a los escépticos.
 
En Veracruz el capital humano con que cuenta el Obradorismo para participar en la próxima elección es un número que le asegura predominio en todos los frentes electorales, 1,495,108 beneficiarios de los programas del Bienestar se contemplan como votos cautivos para ganar cualquier elección, situación que se dará si los Morenistas se presentan unidos en el proceso electoral y no se dan desbandadas como sucedió en la pasada elección del Estado de Hidalgo, que por la inconformidad con los candidatos migraron a otros partidos en todos los municipios y Distritos.
 
Las elecciones municipales son una contienda sui generis en que para las preferencias surgen inevitablemente afectos y resabios que son los que deciden el rumbo de cada elección y en la que el perfil de los candidatos es fundamental, por ahora no es posible hacer pronósticos validos porque no se sabe quiénes participaran, pero grandes sorpresas tendremos en Veracruz.
 
Finalmente, hay que anotar que nuestro Presidente subraya cada mañana su vocación democrática inclusive se ha proclamado como garante de la democracia, y su disposición a no permitir ningún fraude electoral y lo hará con la gran fuerza moral que posee, será el primero en cerrar las arcas del erario para impedir que nadie desvié o utilice recursos públicos para promoverse y hay de aquel que no lo entienda seguramente será cesado y sometido a investigación para aplicarle toda la fuerza de la ley. Por el bien de la causa.

Columnas recientes