Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Urge a México sumar, no restar

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

21/12/2020

alcalorpolitico.com

*López Obrador y el sureste
*Llamado del Gobernador
*El transporte ferroviario
 
En vísperas de terminar el presente año, una de las etapas más estrujantes a nivel mundial aún no superada por la humanidad, se difunde en el territorio mexicano una información que, de encontrarse sustentada por hechos realmente verídicos, obviamente que reflejarían niveles significativamente deficientes en los ámbitos del sistema de previsión sanitaria, bajo la responsabilidad de autoridades del ramo, tanto en los ámbitos municipales, como sobre todo en los espacios estatales y ya no se diga federales...
 
En dichos marcos, por ningún motivo debemos menospreciar los datos difundidos por el sistema informativo mexicano, sobre todo en lo referente al análisis que merece el comportamiento del coronavirus en nuestras tierras, partiendo desde los primeros inicios de brotes en el territorio nacional, sobre el cual se apunta en las líneas en referencia, que “una niña de 10 años que vive en Poza Rica, fue el primer caso registrado por Covid-19” agregando que dicho contagio, fue debidamente documentado, “apenas ocho días después de la alerta sanitaria que la Organización Mundial de la Salud, difundió para advertir al mundo sobre un virus desconocido que causaba neumonías atípicas”, virus que ya se esparcía por distintos puntos de nuestro planeta.
 
Y en el mismo contexto se asegura sobre el registro de “otros 32 pacientes de Covid-19 antes del 28 de febrero” agregando que, frente a tales datos certificados por especialistas en medicina “el epicentro del contagio en México fue la ciudad de Poza Rica” determinación incluso registrada por autoridades que monitorean los brotes epidemiológicos en las tierras mexicanas.
 
El tema no se puede considerar como un hecho ya pasado sin la menor importancia, mucho menos cuando se dimensionan con mayor transparencia, los terribles efectos que ha registrado la pandemia en nuestro país y en muchos otros más, referencias que han captado la atención y preocupación de los espacios internacionales, porque al convertirse en rangos catastrófico a niveles internacionales, las secuelas en incremento de un país, obviamente que inquietan a otras naciones porque se incrementan los riesgos de contagios.
 
Y una tendencia en el presente y el futuro sobre mayores y más puntuales evaluaciones, habrá de registrarse en todos los pueblos del mundo, dado que ya se están sumando ideas y acciones que han privado en los escenarios que otorgan curso histórico del “antes y después” de la pandemia, como un “parte-aguas” que permitirá al conglomerado social, tanto del presente como del futuro inmediato, evaluar con exactitud por vía de la ciencia y la verdad, a quienes pudieran ser merecedores de reconocimiento en su calidad de responsables de la salud pública, si efectivamente actuaron con aciertos, así como de aquellos que inevitablemente serán señalados por la historia, como gobernantes y responsables del área de salud pública, acreedores de yerros que por las propias dimensiones de mortandad, habrán de ser marcados como un ejemplo universal del inapropiado proceder frente a una terrible emergencia, como de igual manera se reconocerán a los que procedieron con apego a las mejores rutas posibles y a su alcance, obviamente basados en la experiencia de lo mayormente apropiado.
 
Los hechos frente a nosotros nos muestran un panorama complejo en aciertos, yerros y contradicciones, como lo refieren las redes de internet con grabaciones en donde funcionarios públicos, vinculados directamente con los escenarios pandémicos, se contradicen hacia sí mismos en lo referente a la “utilidad y finalidad” del “tapa-bocas”, apuntes que son indicadores de los inciertos senderos por los que hemos transitado ante el espectro de la pandemia, primordialmente porque hasta el momento pareciera que después de millones de víctimas, en los marcos de la ciencia médica y de la administración pública, se siguen originando “pasos de ciego”, como incluso se podrían calificar en cierta medida el tema de las diferentes “vacunas” que mañana martes, entre incertidumbres sobre sus reales efectos positivos, probablemente se inicie su inoculación entre los mexicanos, como ya se realiza en distintas partes del mundo.
 
Tales escenarios realmente contrapuestos unos de los otros, los mexicanos los han registrado y ha sido factor determinante para ensanchar las diferencias de opinión (como si no fueran suficientes las que ya practicábamos) entre los que muestran sus simpatías por el actuar gubernamental y, aquellos que califican como carentes de consistencia las “actitudes y aptitudes”, de quienes rinden informes cotidianos sobre las características que al amanecer y anochecer, imperan en torno a la pandemia, dilema nacional aún sin resolver que incluso muestra a núcleos de mexicanos que temen ser inoculados con la vacuna, ello, como un lógico reflejo del proceso de distanciamiento entre sectores de mexicanos, inmersos en significativo número en diferencias sociopolíticas, mismas que se han reactivado, no sólo por la carencia tanto de apropiadas instalaciones para afrontar la pandemia y frenar la masacre que sigue provocando, sino también porque se ha fomentado la polarización al interior de la actividad política en lo general, polarización impropia y en nada aconsejable, que tienen como cúpula de promoción diversos sectores de poder político y económico en el territorio nacional, núcleos de opiniones diferentes que fueron calificados unos como “Los Chairos” mientras que los otros (introduciéndose el gobierno en la sectorización) resultaron acreditados como “Los Fifís” , ejemplo claro de un país que prácticamente pretende institucionalizar, que “no todos somos iguales” y que, por lo mismo, pareciera que no todos los mexicanos navegamos en el mismo barco.
 
Pero hoy o rescatamos al barco con el esfuerzo, la consolidación de alianzas, la suma de voluntades de “Fifís y Chairos” o corremos el riesgo que la nave se hunda con todo y “Chairos” y “Fifís”... Porque son tiempos de emergencia en los que es urgente sumar, no de restar.
 
Lo que se lee
 
El Presidente Andrés Manuel López Obrador, ayer domingo ejecutó un fraternal llamado en tierras del extremo sur del país, para que sumando esfuerzos los tres niveles de gobierno, conjuntamente con el sector productivo de la zona, cuidando de la naturaleza, playas del Mar Caribe y paradisiacas extensiones del Mundo Maya, se pueda lograr que paralelamente a las obras del “Ferrocarril Maya”, programa federal aplaudido por los gobernantes de esa región, al igual que del sector empresarial, se emprendan inversiones de particulares que impulse las fuentes laborales y originar, con ello, un mayor aprovechamiento de esa bella y culta región, con profundas raíces nacionalistas que refieren las cualidades para transformarse en un polo de desarrollo, de muy significativos beneficios para México y los mexicanos.
 
En la ceremonia, que se convirtió en una sesión de trabajo de elevado nivel y esperanzadoras propuestas, tanto por parte del Presidente como por los gobernantes de las diversas entidades de la región, incuestionablemente se abrió una luz en el camino con la posibilidad de que tales coincidencias ayer reflejada, realmente se concreten en una nueva etapa para el desarrollo integral, no sólo de la zona fronteriza con el sur del continente, sino con la idea que dicho desarrollo se expanda hasta la región tabasqueña y oaxaqueña... Todos confiamos en que se pudiera avanzar en ese sueño que de siempre ha privado entre los mexicanos.
 
Lo que se ve
 
En su reciente mensaje vía redes de Internet, el gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez, refirió que tres municipios del Estado han retornado hacia tonalidades rojas, mientras que en otros se corre el riesgo de seguir esos mismos pasos, lo que es una realidad que podría estar muy cerca de nosotros los veracruzanos, sobre todo (como bien lo externa el Gobernador Cuitláhuac) porque regularmente en las fiestas decembrinas tales reuniones constituyen una tradición.
 
El llamado del Gobernador debe ser atendido por el pueblo veracruzano, sobre todo cuando ya se registran nuevamente agudos problemas pandémicos en diversas entidades del país, como es el caso de la Capital mexicana y el Estado de México.
 
Prudente, a tiempo y preciso, así como oportuno, es el mensaje del Gobierno del Estado para TODO Veracruz... Tratemos de apegarnos al urgente llamado, porque la verdad, si vemos lo que acontece en Europa debemos intentar con nuestra disciplina, que no suceda en nuestro país.
 
Lo que se oye
 
Que las viejas rutas del ferrocarril de pasajeros deberían reactivarse con modernos sistema de transporte ferroviario... La referencia no es nueva, sino que se ha escuchado desde que se suprimió este servicio, derivado de la intención gubernamental de aquel entonces, para eliminar de la red ferroviaria el servicio del trasporte de pasajeros y, el resto venderlo al sector privado.
 
Hoy que el actual Presidente de México e incluso el Gobernador de Veracruz, tienen un concepto distinto sobre tales escenarios, beneficioso para los mexicanos y para el país sería la restitución del servicio de transporte de pasajeros, pero en todas las áreas donde existían e incluso para mayor número de municipios.
 
Ya veremos también si en Veracruz se logra la idea del Gobierno Estatal de crear una red de transporte ferroviario, tanto de carga como de pasajeros (los “mixtos” que operaban hace décadas) en los entornos de la capital del Estado y que, de igual forma, dicho proyecto incluya retomar las viejas rutas entre México y el Puerto de Veracruz, así como la de Córdoba- Tierra Blanca y muchos otras más.
 
Buen inicio en semana de posadas... Pero que sean virtuales.

Columnas recientes