Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿La pandemia electorera?

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

06/01/2021

alcalorpolitico.com

*Buen anuncio del Gobernador
*Nucleoeléctrica del miedo
*¿Oxígeno a veracruzanos?
 
Y sólo falta que el Doctor López Gatell, responsable de ejecutar las acciones gubernamentales para “combatir” al coronavirus, anuncie que vacunará al sector magisterial antes que a los ancianos e incluso que los niños, agregando a todo ello al sector burocrático, porque ya corren versiones en el sentido que altos funcionarios ya fueron vacunados, apuntes no del todo confirmado que se registran entre telarañas del poder público mexicano, como aparentes efectos del poderío que son semejantes al pasado que tanto se ha criticado en los últimos tres años... Señalamos tercia de años porque desde los pasados comicios federales, la crítica contra el aparato político-burocrático en México, ha sido blanco de constante bombardeo en los círculos donde actualmente disponen los poseedores del poder.
 
¿Y en que se sostienen por las calles tales criterios?:
 
En que los maestros del sector público constituyen una monolítica fuerza electoral de significativo peso, no sólo por su número, sino por la influencia que podrían ejercer sobre los padres de familia (todos ellos junto con sus familiares, suman millones de electores) que de siempre y de manera abierta o soterrada, han influido en la conformación sociopolítica de quienes, en significativa parte, decidirán como electores en los procesos electorales, lo que podrían conformar uno de los factores definitorios del actual proceso electoral.
 
He dialogado con algunos maestros y me han referido que les ha costado mucho trabajo adaptarse al otorgamiento de clases no presenciales, pero que por el bien de los niños, de las familias de los alumnos, así como de los propios maestros y de sus familias, lo mejor ha sido (con todo y las carencias tecnológicas) que los cursos continúen vía sistemas de comunicación, que las secuelas que pudieran registrase cuando un niño asintomático (por naturaleza) contagie a todos los de su salón y de ello resulten contagiados sus respectivas familias.
 
La no asistencia a las escuelas, es en primer término para que ellos (los menores) no se contagien entre sí, no sólo que el maestro resulte contagiado, sino que los millones de alumnos en el país no sean expuestos al contagio y, por lo mismo, resulten contagiadas cientos de miles de familias en el país.
 
En el tema la pregunta sería: ¿El Doctor Gatell no sabe que los niños sí se contagian y que en la mayoría de los casos son asintomáticos? Y que precisamente por lo mismo deben de ser protegidos, máxime cuando los pequeños no han desarrollado del todo el instinto y la cultura de la auto-protección, precisamente porque son “menores de edad” y que, con natural facilidad juegan tirados en el piso de la escuela o de la banqueta, sin que por su mente transiten escenarios del peligro que corren y del monstruo que trasladarán a su casa y sus entornos.
 
Por tales posibilidades de riesgo ante el escenario de que los alumnos sean los que se conviertan en portadores del virus, es por lo que los maestros, han advertido que si no son vacunados ellos no acudirán a clases, pero ya vacunados alumnos y personal educativo, los familiares de los niños y de los maestros cómo se protegerán, porque habrá que agregar que aun vacunados los maestros, si los niños le transmiten el virus en la ropa, en el cabello, en sus manos, podría trasladarlo el virus al hogar y contaminar a su esposa, hijos y amigos... ¿O tales escenarios factibles constituyen referencias fantasiosas?.
 
El tema no es sencillo de atender y resolver, pero en ésos mismos marcos se encuentran los próximos efectos electorales, quienes nos gobiernan lo saben y muchos que no gobiernan, también están informados y todos ellos son electores, lo que obligadamente nos conduce a un escenario que incuestionablemente será para bien de unos y mal de otros políticamente utilizado, o mejor dicho, partidistamente manipulado, es más, si evaluamos con claridad, el escenario ya es utilizado con razón o sin ella, tanto por los unos, como por los otros.
 
El escenario tal cual se veía venir, algunos refieren aquello de que “unos van a la faena y otros irán a la pepena”, o sea, nada impide para los grupos de poder que se alcance fama o desprestigio de una parte o de la otra, cuando de competir electoralmente se trata, ningún presidente ha sido ajeno a tales escenarios, sólo que frente a nosotros los actuales mexicanos, ningún Presidente se había topado con un escenario luctuoso y de alto riesgo, como el que se ha originado con la actual pandemia y sus destructivos efectos colaterales, tanto en lo personal como en lo material...
 
¿Será utilizada la pandemia como bastión político partidista?... Muy pronto tendremos mayor claridad sobre el tema: “Por los hechos los conocerán”.
 
Lo que se lee
 
Excelente que el Gobernador veracruzano, Cuitláhuac García Jiménez, anunciara oficialmente que lo del embargo a los propietarios de automóviles que no cumplan con la verificación vehicular, es un invento sin fundamento alguno, en tanto que no existe ninguna indicación ni instrucción al respecto.
 
La referencia es positiva, pero se debe insistir en que el proceso de verificación, así como de todos los trámites que ante las autoridades viales regularmente se realizan de manera periódica, pudieran ejecutarse siendo puntualmente programados por vía cibernética, como una medida para evitar las aglomeraciones que año tras año se registran en las oficinas de tránsito del Estado y de Hacienda.
 
La “nueva normalidad” obliga a nuevos escenarios y nuevos estilos en la actividad política y administrativa, es un reto que apresuradamente estamos afrontando pero que debe ampliarse y perfeccionarse, para obtener mejores resultados no sólo en los ámbitos de la administración pública, sino de la misma forma en los sectores de la iniciativa privada y de la productividad en lo general.
 
Lo que se ve
 
Insiste y asegura la Comisión Federal de Electricidad que en Laguna Verde no se ha registrado ninguna situación de emergencia extrema, que pudiera originar afectación que dañaría el entorno regional, tal como se ha difundido en últimas fechas.
 
Para los lugareños no será del todo tranquilizador dicha argumentación, pese a que en repetidas ocasiones se han presentado escenarios similares, mismos que nunca fueron confirmados y siempre han sido desmentidos.
 
Bien valdría la pena que la CFE solicitara una evaluación a una organización internacional con prestigio en la materia, para que con toda libertad evaluara las condiciones de la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, difundiendo púbicamente un dictamen que precisara las condiciones que en seguridad privan en dicha planta, información que de ser positiva sembraría tranquilidad en un amplio sector de veracruzanos, e incluso del personal que labora al interior de dicha planta, de donde podrían estar surgiendo las alertas sobre rangos de inseguridad.
 
Lo que se oye
 
Bueno sería que en tierras veracruzanas se habilitara un programa especial, con la finalidad de obtener por parte del Gobierno del Estado servicios eficientes para rellenar tanques de oxígeno de manera gratuita, como acertadamente se está aplicando por parte del Gobierno de la capital del país, lo que de manera significativa está siendo positivo para el bienestar de la población ante las emergencias y carestías que nos impactan como resultado de la pandemia.
 
Ya se sabe (por ejemplo) que en Córdoba es más seguro buscar recargas de oxígeno en Orizaba, que en la referida “Ciudad de los 30 caballeros”, por lo que proceder a la activación en ámbitos estatales, para atender tales emergencias de manera pronta, gratuita y expeditada, sería significativamente útil para los veracruzanos en su totalidad... Ahí la dejamos al criterio de quienes nos gobiernan.

Columnas recientes