Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La retrógrada reelección

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

07/01/2021

alcalorpolitico.com

*El polémico día de playa
*Desalentaron los Reyes
*Se habla de pena capital
 
Cuando escucho y leo “el entusiasmo” que priva entre los actuales legisladores mexicanos para buscar la reelección, presentándose como candidatos para reelegirse en la muy cercana contienda electoral, la que por su número de candidatos y probable participación del electorado, que a su vez requerirá de un gigantesco número de funcionarios en casillas electorales, constituye un hecho sociopolítico insólito en el México actual, obligadamente el pensamiento se traslada hacia el recuerdo de los escenarios del sacrificio heroico de incontables mexicanos, que perdieron sus vidas combatiendo por una mayor la libertad, por la independencia, por el respeto a los derechos elementales de todo ser humano y, por la instauración de un sistema de Gobierno emergido de la voluntad ciudadana en los marcos de la libertad, la democracia y “la no reelección”...
 
Pero al mismo tiempo también recuerdo a mis maestros explicarnos primero con emoción y después en incontenible rabia, cómo el joven militar del histórico Estado de Oaxaca, Don Porfirio Díaz, se levantó heroicamente en armas arriesgando su vida y seguido por miles de oaxaqueños, a los que se sumaron obreros y campesinos de otras regiones, exigiendo e incluso ofrendando su propia existencia, todo ello para que los gobernantes de México cumplieran su encargo un periodo y no intentaran “la reelección”.
 
Cosas de la vida, hoy Porfirio Díaz es recordado más que como héroe que fue en su juventud, más que como el caudillo sin igual que arribó con el respaldo de prácticamente la totalidad de ciudadanos del país, a la siempre codiciada “silla presidencial”, es recordado como el caudillo que sufrió una metamorfosis que salpica de sangre, antidemocracia y opresión a la historia de México.
 
Éste México nuestro, el mismo que fue traicionado por los caciques indígenas que se aliaron con las fuerzas invasoras europeas, para barrer con el Imperio Azteca y otros más; el mismo que registró la entrega de los mexicanos poderosos al imperio francés y, observó también, cómo parte de nuestro territorio se le acreditaba a los poderosos del norte y, otro tanto del sur a intereses ajenos a nuestros orígenes... Es el México actual que ha iniciado un proceso que agrieta los monumentos de los héroes de la Revolución Mexicana, caídos en la lucha por “la no reelección”, escenario que se inició con el voto apresurado de los legisladores federales y estatales, quienes actuando a los acordes de las cúpulas del poder, otorgaron el dócil “sí” a la reelección tanto de diputados locales como de legisladores federales.
 
El hecho incuestionablemente quedará enmarcado en el lado negro de la historia del país, en donde quienes dictaminan son los legisladores, pero pareciera que se encuentran bajo control de oficinas gubernamentales tanto estatales como nacionales, así, en ese orden habrá de ser la responsabilidad histórica, porque sea para bien de los mexicanos o sea para mal, serán los que en los tiempos de la reforma y posteriormente en los tiempos de su ejecución, participaron en hechos que colocan al país en espacios que históricamente no han sido gratos para el desarrollo integral y, obviamente tampoco para el beneficio de las mayorías.
 
Sociopolíticamente la no reelección le ha funcionado bien al país, con avances democráticos como los ya registrados primeramente en municipios, de relevos partidistas en los cuerpos edilicios de los Ayuntamientos, incluyendo obviamente a los alcaldes, posteriormente esa misma tendencia se registró a nivel de congresos estatales, para arribar a los escenarios de gobiernos estatales, avances democráticos periódicos que culminaron tanto en el Congreso de la República como en la Presidencia de la República, tanto así que en los últimos tres sexenios presidenciales han resultado electos tres Presidentes de la República propuestos por tres grupos partidistas diferentes.
 
Por fin imperaba el México al que aspiraban los mexicanos en materia electoral y en el marco del sufragio efectivo y la no reelección, un México dotado con alternativas obligadamente diferentes, con escenarios no sólo de avances en los sistemas democráticos de nuestra sociedad, sino también en el valioso principio del sufragio efectivo y la no reelección.
 
Hoy el polémico monumento a Porfirio Díaz, instalado en una bella plaza colonial de la transformada ciudad de Orizaba, se ha robustecido y obviamente justifica a quien lo promovió, al polémico exalcalde orizabeño Juan Manuel Diez Francos... Mientras se opaca la mirada del demócrata Don Francisco Ignacio Madero González.
 
Debo confesar que existen en México, quienes sí coincidimos en que se apruebe la reelección por una sola vez del Presidente de la República, así como de los Gobernadores, e incluso también de los Alcaldes, pero reformando el tiempo de su ejercicio, para que sean Alcaldes, Gobernadores y Presidentes de la República pero no por un sexenio, sino por un periodo de tres años, en tales escenarios seguramente la gran mayoría de los mexicanos, estarían totalmente de acuerdo en la reelección de nuestros gobernantes, a más que nos convertiríamos en un ejemplo para el mundo... Ahí la dejamos.
 
Lo que se lee
 
Duras críticas, al tiempo de reconocimientos, se han dirigido en las redes de internet a la Revista Proceso, por haber difundido que la dama que acompañaba al Doctor López Gatell (quien se encuentra al frente de las acciones gubernamentales para afrontar la Pandemia) en su viaje de descanso por las playas del Pacífico mexicano, fue acompañado por una dama que ahora (dice) se desempeña como Directora del “Área Eventual” de la SEP, con ingresos mensuales de 38 mil pesos ya libres de impuestos.
 
Lo notorio del comentario es que dicha dama (según refiere Proceso) “fue funcionaria en el polémico gobierno de Evo Morales” y... Ya se puede Usted imaginar el revuelo que ha originado dicha información, sobre todo en las redes de Internet... Alguien referiría: “¿Pero qué necesidad?”.
 
Lo que se ve
 
La esperanza de empresarios y vendedores del gran y pequeño comercio, en el sentido de que El Día de Reyes representara un despunte significativo en la actividad comercial, registró como frustrante respuesta las más bajas compras en la historia actual del país, en tales dimensiones que el comercio no registra fechas hacia atrás un escenario semejante y, ello, no sólo preocupa por la mercancía sin movimiento, sino por las negociaciones contra la pared que los comerciantes deberán afrontar frente a los abastecedores de juguetes.
 
Lo más angustiante es que las perspectivas de recuperación en la actividad comercial, sobre de todo de productos no indispensables, tiende hacia un mayor decrecimiento, hecho que agudizará aún más el desempleo y, obviamente, podría elevar las actividades delictivas ante el declive en plazas laborables, así como estrechez económica de la gran mayoría de los consumidores.
 
En iguales condiciones se encuentra el comercio vinculado a muebles y línea blanca, así como como papelerías y comercios en lo general... La expresión frecuente de comerciantes es que “ha sido el más desalentador inicio de año que se recuerde en la historia de la actividad comercial en tierras veracruzanas”.
 
Lo que se oye
 
Resurge en ámbitos de la colectividad el complejo tema de instaurar la pena de muerte hacia quienes ejecuten actos de crueldad, que incluso conllevan al asesinato, argumentaciones que se encuentran basadas en los terribles hechos de feminicidios que se originan en México y que, lamentablemente muchos de ellos quedan prácticamente en el olvido, relegados en los archivos de los ámbitos gubernamentales, como un simple hecho más.
 
Obviamente que tales actitudes en los marcos de sistemas de gobierno incluyendo a la administración de justicia, por la ausencia de leyes más enérgicas y determinantes, así como por ciertos renglones de incompetencia, hacen posible la impunidad y, por lo mismo, la repetición de escenarios criminales.
 
Tales hechos de elevada crueldad que son repetitivos en el territorio mexicano, están originando en colectivo social veracruzano y de todo el país, la idea de que debieran ser frenados y castigados, con todas las posibilidades de la defensa del indiciado, pero con el claro establecimiento que de resultar con apego al Derecho culpable, se aplique la pena capital, porque sólo así podrá brindarse mayor seguridad a la colectividad y, en especial a las mujeres y menores de edad... Tiempos complejos transitamos en el país y tan es así, que ya se hace referencia a la Pena de Muerte.

Columnas recientes