Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Intromisión Presidencial?

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

14/01/2021

alcalorpolitico.com

*Linchamiento es barbarie
*Quebranto de campesinos
*El Polémico “Hydrotene”
 
Ustedes se acuerdan de aquella expresión que entre serio y burlón cotidianamente refería un entonces aspirante a la Presidencia de la República, referencia repetitiva casi cotidianamente externada hacia el entonces Presidente de México, en la cual con tonalidades irónicas, burlonas, hirientes e irrespetuosas se externaba: “Ya cállate chachalaca” escenarios que no sólo causaba ofensiva hilaridad entre núcleos simpatizantes de MORENA, sino en el mismo y entonces obcecado aspirante a la silla presidencial, que alcanzó sus elevadas simpatías precisamente por su irreverencia, no sólo ante las estructuras gubernamentales de aquel entonces, sino a las normas elementales de conducta que todo ciudadano debe practicar en los escenarios de la vida pública y del conglomerado social, sobre todo cuando de lo que se trata es de respetar las normas sociales, asumiendo conductas y comportamientos no sólo con apego a las leyes y los derechos humanos, sino también con la mesura requerida que permita las posibilidades no de dividir a la colectividad, sino por el contrario, procurar que nuestras acciones sumen voluntades hacia el desarrollo de una sociedad que, al margen de partidos políticos y aspiraciones personales, conforme los apropiados espacios de entendimiento y suma de esfuerzos hacia el desarrollo integral del colectivo social, lo que no se podría lograr si definimos a unos como “chachalacas” al tiempo que a otros como “fifís” y, menos aun si tales prácticas son alentadas en los escenarios de una contienda electoral, para posteriormente otorgarles vigencia en los entornos de la silla presidencial.
 
Ante tales antecedentes nada extraña que en la actualidad, el entonces candidato y ahora Presidente, muestre su resistencia para atender las reglamentaciones fundamentadas en las leyes y en los espacios de la propia vida democrática, en las que se establece como obligatorio que el Gobierno de la República, el igual que los gobiernos estatales y municipales, deben abstenerse de efectuar declaraciones y difundir acciones que no sean vinculadas con emergencias como lo pueden ser los renglones que afectan la salud pública y aquellos que colocan en riesgo a la colectividad, como lo son emergencias ante inundaciones y desastres naturales en lo general.
 
Ayer mismo el Instituto Nacional Electoral, realizó un llamado al Presidente de México, para que en el transcurrir del proceso electoral suspenda la transmisión de las ruedas de prensa, incluyendo a las mañaneras, sujetándose a lo dispuesto en las leyes de no efectuar la difusión de acciones que no estén claramente autorizadas en lo referente a etapas electorales.
 
¿Y por qué existen tales limitantes precisamente en procesos electorales?... La respuesta más coloquial es porque en ruedas de prensa o declaraciones e incluso discursos, un funcionario público, no debe por conducto de los medios de comunicación externar opiniones o presentar programas (ajenos a emergencias) que refieran beneficio para los electores, o sea, para la ciudadanía y la familia en lo general, porque ello ha sido en el pasado un instrumento malsanamente utilizado por alcaldes, gobernadores, legisladores y presidentes de la República, así como funcionarios públicos en lo general, que realizan la difusión en plena etapa de proceso electoral de “éxitos gubernamentales”, que obviamente influyen con impactos lógicos pero desventajosos en los electores para decidir su voto, escenario que se “transforma” en un abuso de poder con las finalidad de “llevar agua al molino” del candidato que pertenece al mismo partido político que el del gobernante en cuestión.
 
En la actualidad, por primera vez en la historia de México desde que se encuentra dicho mandamiento del “silencio de funcionarios públicos en etapas electorales, salvo en temas vinculados con determinadas emergencias”, un Presidente del país como lo es Andrés Manuel López Obrador, muestra resistencia y desacuerdo sobre la disposición en referencia, desacuerdo que nunca manifestó cuando fue candidato a la presidencia del país, sino que, por el contrario, de siempre criticó la posible intromisión de programas gubernamentales en renglones de la actividad electoral... Ya veremos en qué termina éste nuevo capítulo de la historia.
 
Lo que se lee
 
Es correcto que en la Sierra de Zongolica, las autoridades estatales del sector de Seguridad, sostengan que los “Grupos de Autodefensa” desde ningún punto de vista serán autorizados en dicha región, como en ninguna otra zona de tierras veracruzanas, en tanto que la Ley debe hacerse respetar por parte de las autoridades capacitadas y facultadas para ello, referencia en la cual la mayoría de los veracruzanos están de acuerdo.
 
Pero en lo que también se debe insistir, es en el hecho de que con recurrencia fallan “los facultados” para hacer respetar la ley y evitar las olas delictivas, que con recurrencia están afectando a los veracruzanos que viven en las serranías, o en pueblos y ciudades... Ante tales hechos en esos entornos que han referido desgano o incompetencia en ámbitos de seguridad y justicia, surge la argumentación por la cual los pueblos de diversas regiones, tienden últimamente hacia la inclinación de “hacerse justicia por su propia mano”, escenarios terribles que se convierten en espacios criminales, paralelamente a que se podría “ajusticiar” a probables inocentes.
 
Nunca en la historia de la humanidad el linchamiento ha sido un escenario de justicia que pudiera enmarcarse en el imperio de la razón, por el contrario, existen evidencias contundentes tanto en el pasado como en el presente, que en todo acto de linchamiento es mayor la posibilidad de que se sacrifique a un inocente, a que se esté “castigando” a un culpable, mismo que en realidad “merezca” la pena capital, cuando está claro que dicha sentencia incluso no existe en el contexto jurídico de nuestro país.
 
Es posible en determinados casos registrar como “aceptable”, el que un acusado de cierto delito sea detenido por los pobladores para (sin causarle ningún tipo de daño) proceder a entregarlo y denunciarlo ante las autoridades, pero insisto, sin agresiones y sin violentar sus derechos humanos, salvo “momentáneamente” el de la libertad... En tales escenarios la reacción del pueblo podría enmarcarse en los espacios de lo razonable, pero nunca utilizar la violencia, porque ello contraviene los derechos humanos y otorga curso a rangos de barbarie y obviamente de responsabilidad criminal.
 
Lo que se ve
 
Productores de chayotes en una inmensa área que suma 800 hectáreas, ubicadas en el municipio de Ixtaczoquitlán, de hecho perdieron su producción como resultado de una surada que sacudió los sembradíos en dicha región, escenario preocupante que si se suma al golpe económico que para los productores del campo ha representado el efecto nocivo de la pandemia, apunta que en realidad ese sector del campesinado requiere de apoyos emergentes, tarea en la cual podría aplicarse el Gobierno del Estado, en la búsqueda de rutas y asistencia socio-económica, que permita a los afectados superar una crisis que, ante dichos escenarios tiende hacia la posibilidad del quebranto total.
 
Es indudable que el sector agrícola del municipio de Ixtaczoquitlán, de siempre se ha distinguido por su empeño y destacado sentido de responsabilidad, lo menos que se puede hacer por dicho núcleo agrícola, es auxiliarlo financieramente, para que reponga sus cultivos y para que numerosas familias no sufran los estragos que origina la pérdida de la producción, insisto, de la que dependen tanto para reactivar el cultivo, como para el sostén de la familia... Ya veremos.
 
Lo que se oye
 
Que “Hydrotene” es una vacuna cuyos desarrolladores son mexicanos, misma que puede ser utilizada (según sus promotores) para combatir los efectos vinculados con el virus de la pandemia, que asola actualmente a México y el mundo, producto que, según sus impulsores, está siendo desdeñado en lo relativo a su factible aportación frente a dos problemas de salud que sacuden al mundo.
 
Los apuntes sobre el tema surgen de un video que circula intensamente en las redes sociales y en el cual, en voz de sus promotores, se escucha el llamado para que las autoridades mexicanas le presten atención al referido producto, pero sin descalificaciones a priori, sino calificar luego de realmente certificar con responsabilidad y apegados a la verdad, la características y efectos del producto medicinal en referencia.
 
Nada se perdería con atender el llamado de los promotores de dicho producto, para que, en marcos de la seriedad, a más de responsabilidad por parte de las autoridades competentes, se califiquen y definan los efectos del mismo...
 
Recordemos que muchos han sido los productos que en el mundo transitaron por el obscurantismo, hasta que realmente se confirmaron los niveles de su afortunada eficacia... Ahí la dejamos.

Columnas recientes