Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Rotación policiaca o eficacia

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

15/01/2021

alcalorpolitico.com

*Tribuna y luneta mañanera
*Respetemos la Ley Electoral
*Crece amenaza pandémica
 
Indudablemente la determinación del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, de girar instrucciones estrictas a los mandos policiacos estatales, para que éstos procedan a la programación inmediata de la rotación periódica de las jefaturas regionales y municipales, con la intención de que los elementos de alto rango en todos los municipios veracruzanos no se contaminen, coludiéndose con los grupos criminales que operan en las diversas regiones de tierras veracruzanas, refleja por sí misma la clara intención y determinación del gobernante, para que los renglones de seguridad actúen ajenos a contubernios, que dañen la capacidad de respuesta de los cuerpos de seguridad, ante el compromiso de originar espacios de tranquilidad y bienestar en beneficio del colectivo social.
 
Y se podría pensar que tal modalidad oferta ciertas posibilidades de resultados positivos, sin embargo, la práctica de la rotación policiaca bien podría ser considerada como un escenario de buenas intenciones alentado gubernamentalmente, pero las experiencias en materia de seguridad, por sí mismas refieren que los operativos de la rotación en mandos e incluso de policías en lo general en realidad no constituyen una cimentada garantía de que se concreten resultados positivos, en primer lugar porque, en tiempos actuales, los espacios de inseguridad existen prácticamente en la mayoría de los municipios para no afirmar que en todos y, en esos mismos escenarios hoy en día y desde tiempo atrás, existen núcleos violentos y de actividades delictivas, que se encuentran entrelazados con sectores de la misma tendencia que operan en significativo número de municipios, tanto rurales, como citadinos, tanto turísticos como industriales.
 
Desde años atrás se refieren núcleos que operan fuera de la Ley, vinculados no sólo entre zonas urbanas y rurales, no sólo entre regiones industriales y comerciales, sino incluso entre un estado y otro, o sea, para plantearlo mayormente extenso, entre unos estados y otros; redes de asociados que incluso llegan a confrontarse unos contra otros y que, tanto en unos ámbitos como en otros, siempre intentan establecer contacto y lazos con los cuerpos de seguridad, tanto municipales, como estatales e incluyendo a los federales.
 
Así las cosas, la rotación de elementos de seguridad incluyendo en ello a mandos intermedios y jefaturas, es una experiencia ya probada que, por las características ya referidas, no podría ser una garantía de mejoría, pudiéndose transformar simplemente en más de lo mismo, agregando a ello que el desconocimiento por los diferentes “estilos” de operar entre una región y otra, incluyendo la alteración en las formas de vida, inciden en el requerimiento de un periodo prolongado, que permita la readaptación de “las transferencias” del personal de seguridad, entre una región y la otra, pero insistimos, todo para que pudiera resultar “más de los mismo”.
 
En realidad la medida ordenada por el Gobernador veracruzano, es un reflejo del interés gubernamental para superar los lamentables niveles delincuenciales que se registran en el notablemente alargado territorio de nuestra entidad y, en tales marcos, otro de los factores que inciden en complejidades en materia de seguridad, es que, hacia el propio cuerpo policial debe privar la cero tolerancia en torno a hechos obscuros en niveles policiaco, pero de la misma forma, deberían elevarse de manera considerable sus salarios, sus prestaciones, su derecho a la vivienda y a la asistencia médica de su familia, incluyendo apoyos especiales para la buena educación de sus hijos.
 
Si queremos tener buen cuerpo policiaco, en principio paguémosles “no lo que se les paga” sino lo que se les debería de pagar, en esos marcos copiemos a los países del norte, Estados Unidos e incluso Canadá, en donde ser policía en sinónimo de arriesgar la vida pero, antes de ello, de “ganar bien” y de disponer de seguridad y bienestar para su familia, incluyendo significativo seguro de vida...
 
Los policías deben ser disciplinados y observados con energía para cuidar que no desdoren la honorabilidad y se mantengan en la eficacia, pero para ser honorables y eficientes, al tiempo de arriesgar la vida día tras día, incuestionablemente se requiere ganar bien y disponer de los recursos técnicos y de capacitación más que suficientes, porque de lo contrario, ni con rotaciones de una región a otra, podremos presumir que nuestros cuerpos policiacos realmente nos brindan cotidianos espacios de seguridad y, por lo mismo, de bienestar... Lo demás, lamentablemente serán intentos fallidos al resultar más de lo mismo.
 
Lo que se lee
 
Hacer ejercicio, agregando apropiada alimentación y manteniendo con rigor las prácticas de autoprotección, es un agregado que paralelamente a la vacuna, e incluso ya inoculados con la misma, debemos adoptar ante ya no sólo el Coronavirus actualmente identificado, sino con el agredo de las dos nuevas variantes que aparentemente se han detectado en el territorio norteamericano (tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos) información que obviamente incrementa la preocupación prácticamente en el mundo entero, máxime cuando aparentemente las dos nuevas versiones del virus, pareciera que registran efectos letales de mayores dimensiones que al que ya conocemos.
 
Es incuestionable (y citamos el caso de México) que con todo y vacuna, todo hace indicar que en nuestras tierras y en otros países, la pandemia continuará su marcha, la que por momentos disminuye para luego acrecentarse, referencia contundente de que no hemos sido capaces de controlarla con la certeza requerida, pero eso sí, todos los días en la mañaneras, con actores repetitivos tanto en el estrado como en la luneta, se dice que vamos bien y las porras se dejan escuchar, ya sea en la tribuna como en luneta, apuntes que ya muchos mexicanos califican de semejantes a los escenarios de ciencia ficción, pero eso sí, uno para todos y todos para uno, cual si se trataran de “mosqueteros”.
 
Lo que se ve
 
Quienes sostienen que “ningún servidor público (incluyendo al Presidente, gobernadores y alcaldes) se encuentra por encima de la Ley Electoral” incuestionablemente tienen la verdad de su parte, porque los avances democráticos que hemos registrado en los últimos 15 años en México (el triunfo electoral del actual Presidente López Obrador, así como del Gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, es un ejemplo de tales avances) provienen precisamente del respeto a las leyes electorales, por ello al colectivo social le debe de lastimar que en el Palacio Nacional se pretenda violentar la ley, cuando en esos escenarios claramente se pretende violentar la legalidad, argumentando que las ruedas de prensa presidenciales deben continuar transmitiéndose en vivo, así como difundiéndose por otros medios, pese a que cotidianamente se hacen apologías en favor de los actuales sistemas de gobierno, así como descalificaciones de ex gobernantes militantes de otros partidos políticos... Ya veremos cómo termina la historia.
 
Lo que se oye
 
En varias regiones de tierras veracruzanas se está detectando nuevo récord en cifras de afectados por la pandemia, disparo en contagios que obviamente ocupa y preocupa a las autoridades, al tiempo que siembra temor en el colectivo social...
 
Razón le asiste en tierras jarochas al gobernador Cuitláhuac García Jiménez, en referir que se aplicarán medidas mayormente enérgicas para frenar la expansión pandémica, sin embargo, los veracruzanos deberíamos reconocer que es la aportación de cada uno de nosotros al respetar las disposiciones, lo mejor que puede registrarse en nuestras tierras ante la amenaza que nos ronda.
 
La sana distancia, el uso de cubre bocas y productos antivirales para mantener la limpieza de partes de nuestro cuerpo, al tiempo de evitar salir de casa salvo en los momentos estrictamente necesarios, así como apropiados comportamientos incluso en la alimentación, constituyen la obligación de cada mexicano incluyendo a los menores de edad, que deben ser inducidos hacia la auto-protección, porque simplemente no nos queda de otra.
 
Tiempos complejos oprimen a la humanidad y... Disfrute Usted de un recluido fin de semana.

Columnas recientes