Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los dueños de la vacuna

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

25/01/2021

alcalorpolitico.com

*Congreso esperanzador
*Joe Biden hace contacto
*Dañino populismo latino
 
Cuidado se debe reflejar en ámbitos gubernamentales, para evitar abrir mayores heridas en torno al daño que han generado los efectos pandémicos en el seno del colectivo social, en los cuales la escalada en número de muertos resulta espantosamente dantesca, cifras que incuestionablemente desgastan con manchas luctuosas, el desdorado prestigio gubernamental ante la ineficacia para recuperar la tranquilidad y bienestar de la sociedad.
 
Debe quedar claro que quienes han perdido a seres queridos, así como aquellos que valoran la vida de todo ser humano, las cifras de víctimas mortales en el territorio mexicano, que proporcionalmente son calificadas como de las más elevadas del mundo, paralelamente a que ya nos encontramos en la ruta de completar dos millones de contagiados, al margen de los miles de pacientes no agregados en el listado oficial, porque fueron atendidos en sus domicilios en los marcos de la discreción médica, no constituyen “simples números” de rangos intrascendentes, por el contrario, su trascendencia habrá de ser histórica y parte esencial en el contexto de las evaluaciones en el futuro inmediato, que para bien o para mal, influirán en la calificación que en el mañana recibirán las estructuras gubernamentales municipales, estatales y federales de los tiempos actuales.
 
Los hechos y efectos colaterales de la pandemia devastadora, como lo son las acciones y declaraciones asumidas por autoridades de los tres niveles gubernamentales, sumando a ello los cuerpos legislativos y en especial los rubros vinculados con la salud pública, formarán de manera irremediable parte de las argumentaciones que para bien, o para mal, signará la historia no tardía sino prácticamente inmediata, porque sobre el tema ya se escribe en nuestro país y el mundo.
 
Nadie, ningún funcionario público que pertenezca a las tres instancias gubernamentales en el territorio mexicano, podrá alterar la historia dado que los hechos, tanto para bien como para lo peor, ya se encuentran registrados en los espacios cibernéticos, imágenes, declaraciones impropias e incluso aberrantes, cifras buenas y malas, engañosas y verdaderas, contradicciones, posturas partidistas fatuas de funcionarios públicos utilizando la pandemia como una arma electoral, dudoso número de víctimas, desaciertos en las políticas aplicadas para contener la contaminación, deficiencias en los programas preventivos como el de la vacunación, así como la aparente monopolización gubernamental para la asistencia en beneficio de la ciudadanía, con tendencias hacia el bloqueo para desgastar la posibilidad de aportaciones del colectivo social en programas contra la pandemia, que desde un inicio (y no tardíamente) deberían de haber estado abiertos por parte de las autoridades federales, estatales y municipales.
 
El que desde del inicio se practicara la monopolización en la compra y aplicación de vacunas, nunca refirió una idea apropiada, porque la obligación gubernamental es actuar “de la mejor forma” en favor del bienestar de la colectividad, sobre todo en lo referente a espacios de atención médica, mismos en los que desde siempre, desde que somos niños, los médicos, los sanatorios y las farmacias del sector privado, han representado uno de los pilares esenciales y, por lo mismo imprescindibles, en los espacios destinados a salvaguardar la salud y la vida de los mexicanos.
 
Son cientos de miles los mexicanos que, década tras década, han sido atendidos e incluso “rescatados de escenarios mortales” por el sector privado de asistencia médica en el país, muchos (incontable número) de nosotros los mexicanos hemos sido intervenidos quirúrgicamente en sanatorios creados por la iniciativa privada, en dónde también hemos recibido vacunas... Históricamente el sector de atención médica de rango privado ha salvado tantas vidas (o más) como lo ha hecho el sector público, referencia que por lo mismo nos origina confusiones, cuando se montan escenarios en los espacios gubernamentales para referir (como lo fue en un principio) que no debe intervenir el sector privado en la comercialización o aplicación de vacunas contra el coronavirus, cuando precisamente son vacunas lo que requiere con emergencia el país, sean éstas para ricos o para pobres.
 
Habla el sector oficial actual de que debe vigilarse que las vacunas no sean irresponsablemente manejadas por el sector privado, es correcto, pero también es correcto referir que existen centros médicos privados donde el porcentaje en número de fallecimientos por la pandemia, resulta significativamente menor que el registrado en algunos centros asistenciales del sector público... Lo uno y lo otro debe ser expuesto y claramente entendido, para que se practique un gobierno que invariablemente sostenga la verdad, al tiempo de sumar esfuerzos y no realizar exactamente lo contrario, máxime cuando se debe tener claro en todo nivel gubernamental, que el gobierno se debe sumar a los integrantes de la colectividad, más que si la colectividad se sumara al gobierno, porque al final del día la vida democrática deviene del pueblo y el gobierno es “un servidor de la nación” pero... “Servidores de la nación” son todos los mexicanos, todos sin exclusión, menos los delincuentes e irresponsables, pero ello es por su propia voluntad, no porque exista la potestad gubernamental para calificar quién lo es y quién no lo es.
 
Sumar y sumar es obligación de toda autoridad, pero sumar hacia el esfuerzo compartido, sumar hacia el fortalecimiento de la productividad, sumar hacia la unidad de retos como el de combatir la pandemia y erradicarla, no sólo paliarla, entendiendo todos que la igualdad no es que todos vivamos iguales, sino que todos podamos disfrutar de nuestros derechos, pero teniendo como base invariable el cumplimiento de nuestras obligaciones, como lo es trabajar con resultados positivos y honorables, tanto en el sector privado como en los ámbitos del servicio público, y muy en especial el gubernamental.
 
La pandemia la debemos combatir todos, en todos los sectores, en todos los frentes, por lo que no se puede coincidir con la inicial postura del gobierno tratando de monopolizar de lo que médicamente es responsable, pero que de la misma forma ha sido respaldado por una inmensa red de médicos y centros de atención del sector privado, ámbito que, de no existir, incuestionablemente que se requerían hoy en día de mucho mayor número de crematorios... Sumar voluntades no descalificar, es lo mejor que podría practicar cualquier gobierno en el mundo.
 
Lo que se lee
 
Con la clara intención de un amplio sector de mexicanos, para que el electorado decida en las próximas alecciones por la integración de un Congreso Federal, que pudiera hacer contrapeso a las prácticas gubernamentales morenistas, o sea, equilibrar la balanza del poder público nacional, se iniciaron los procesos de nominación de candidatos a diputados federales, por parte del PRI, PAN y PRD, tanto en aquellos distritos que participan en alianza, que aparentemente en tierras veracruzanas serán la mayoría, como en los que cada partido propondrá su propio nominado, que por obviedad habrá de ser en el menor número de distritos.
 
Es indudable que el ya iniciado proceso electoral, pudiera convertirse en uno de los más controvertidos que se hayan registrado en los últimos años, ello como lógica prolongación del escenario que actualmente priva en el país, en torno al sexenio presidencial, mismo que es precedido por el primer magistrado de la nación Andrés Manuel López Obrador.
 
Así las cosas, prepárese usted apreciado lector a presencial un escenario singularmente peculiar en lo referente a procesos electorales, cuyos efectos para bien o para mal, habrán de impactar singularmente el acontecer de la actividad gubernamental en nuestro país... ¿Habrá golpe de timón por parte del electorado?... La interrogante se registra entre miles de veracruzanos.
 
Lo que se ve
 
Como ya es habitual en los marcos gubernamentales, surge la conversación telefónica sostenida entre el presidente de México, Andrés Manuel López y el presidente Norteamericano, Joe Biden, quienes en sus respectivos portafolios tienen variados temas pendientes de tratar, tanto de rangos económicos como de temas diversos, entre el que destaca el referente a la migración, no sólo de mexicanos que buscan el “sueño americano”, sino una constante cadena de centro y suramericanos, que incluso con niños en brazos cruzan ilegalmente la frontera tanto de del sur hacia México, como de México hacia los Estados Unidos.
 
Y claro que el tema de la migración ilegal es un pendiente importante de atender, pero de la misma forma lo son varios temas de rangos económicos, que entre México y Estados Unidos se deben de abordar, renglones que correctamente aplicados resultarían beneficiosos para ambos países, si para ello se actuara con equidad, respeto y honorabilidad, tanto por parte de los mexicanos, como en lo que les corresponde a los norteamericanos.
 
En verdad que el Presidente Joe Biden, como reflejo de su atinado discurso al rendir protesta como Presidente de Estados Unidos, así como por las medidas y expresiones que ha reflejado en los inicios de su administración, siembra notoria confianza entre los mexicanos y otras naciones del mundo, escenario que por lo mismo abre reales posibilidades de que los nuevos acuerdos entre los dos países, tengan como resultado positivos avances económicos y sociales, tanto para México como para el pueblo norteamericano... En su momento habrá que valorar.
 
Lo que se oye
 
Suena incluso a cinismo el que externemos que los duros efectos colaterales de la pandemia, colocan a la luz del día tanto crisis de gobernanza como elevados niveles de desigualdad en el conglomerado social de países latinoamericanos, apuntes que se difunden en medios como si los radioescuchas, televidentes y o navegantes en internet, así como los lectores de medios impresos, estuvieran ajenos a esa realidad, que precisamente por su desarrollo malsano ha mantenido a números pueblos latinoamericanos (incluyendo muchos sectores de México) con niveles de vida paupérrimos, que se encuentran preñados con los ámbitos de la desesperanza, mismos que nacen en la marginación y se mantienen en paupérrimas condiciones, lo que en el caso de dichos escenarios en México, de nada o en muy poco les ha beneficiado el estilo populista de la llamada Cuarta Transformación, misma que en lugar de sembrar desarrollo cimentado en programas realmente productivos, se concreta a estimular la confrontación de los marginados contra los potentados, como si ello fuera la salvación del rescate socioeconómico de nuestro país.
 
Lo narrado sobre el estancamiento socioeconómico en pueblos latinoamericanos, ni es una novedad (incluyendo a México) ni constituye un escenario ajeno a su utilización y aprovechamiento para campañas electorales, con el claro esquema de las campañas populistas... Ahí la dejamos e inicie Usted una excelente y provechosa semana.

Columnas recientes