Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Los Estados deben de controlar el consumo y producción de la mariguana

Por: Luciano Blanco González

12/03/2021

alcalorpolitico.com

Tiemblan las clases conservadoras del país ante la avalancha inesperada de los cambios, urgentes y necesarios, que agreden a las estructuras mentales de una sociedad conservadora, que se aferra hipócritamente a sobrevivir con costumbres que ya no son de excepción, sino que son prácticas clandestinas como la provocación de un aborto o el consumo ilícito de la mariguana, que son problemas reales de salud pública cuya existencia pueden negar, pero que ahí están por todas partes.

Invocan la persecución y el castigo para los satanizados consumidores y de las abortistas, éstas últimas muchas veces víctimas de la seducción, el engaño, el acoso patronal o de la necesidad monetaria de sobrevivir corriendo los más infames e infamantes riesgos y otras de la perniciosa violencia masculina que se ha ejercido sobre ellas durante toda la historia de la humanidad.

Se espantan las clases refinadas y les parece una ligereza con fines electorales la nueva actitud que se está tomando para enfocar con una nueva mentalidad los problemas ancestrales que padecemos, cuando deberían de saber que las cárceles y los cementerios están rebosantes de mariguaneros que se pelean por el control del mercado a como dé lugar, de jóvenes violentados al tener la mala suerte de contactar (hacer la compra clandestina de droga) con verdaderos delincuentes que luego los extorsionan y los presionan para que les compren a fuerza la droga o que cuando son pillados, son detenidos y torturados físicamente o intimidados mediante amenazas por la policía o por las bandas rivales hasta que delatan a sus proveedores y si bien les va, obtienen su libertad mediante el pago de jugosas cantidades de dinero.



Y no es para asustarse, las medidas con que se pretende reglamentar este vicio o adicción va mas allá de la intención de sumar adeptos, si lo vemos objetivamente se necesita mucho valor para decretar leyes que en sí mismas constituyen un siniestro impacto social que alarma y escandaliza las mentes tiernas y delicadas de quienes están acostumbrados a condenar y a prohibir.

No es un tema de política electoral de la mayoría que gobierna, que ya desde ahora podamos afirmar que el abanderamiento de la causa les llevará votos a favor y en abundancia, porque a partir de ahora, además de los voceros del pasado empecinados desde sus castillos de pureza en mantener la vieja moral, aprovecharán el momento con su retórica desgastada para lanzar los más soeces insultos en contra de la impensada transformación.

Los sacerdotes y obispos desde el púlpito, los ministros del culto evangélico desde las tribunas de sus templos, lanzarán ácidas críticas, en lugar de asumir desde pronto su responsabilidad terrenal para salvar las almas de la corrupción que les impedirá entrar al cielo a quienes se conduzcan por el camino del vicio y conservar los principios que sustentan a la sagrada familia, fustigarán acremente al gobierno y su partido, acusándolos de estar destruyendo las bases sociales en que se sustenta la sagrada familia.



Pero la reforma no es motivo para abrazarse y bailar de gusto para celebrarla, al menos no con el burlismo con que lo hicieron algunos legisladores que brincaban de gozo sobre las minorías aplastadas que representan en la Cámara de Diputados, a quienes piensan diferente a ellos, no, este es el momento de la reflexión, si bien es cierto que este es un gran golpe a los grandes carteles de la droga, porque paulatinamente las medidas le pegarán en el bolsillo al dejar de percibir las millonarias ganancias que perciben por esta actividad en las tienditas y en la calle, también es cierto que la aprobación de la siembra y consumo de la mariguana para uso personal, desencadenará una conducta pública y social que puede ser desenfrenada y peligrosa para la familia y para la seguridad y tranquilidad de la población, por lo que para que esto no suceda, deben de otorgarse facultades reglamentarias a cada gobierno estatal y municipal, como instancia inmediata para poner orden si es necesario en las conductas típicas de quienes se ponen locos y amenazantes poniendo en peligro a la sociedad misma, mientras tanto las autoridades federales lejanas, distanciadas de los gobiernos locales por las rivalidades políticas o simplemente por razones territoriales, es entonces cuando se requiere que de inmediato se actúe y para eso estaría la intervención y auxilio del gobierno local, porque no es lo mismo tratar con un mariguano que con un borracho y se va a necesitar que una autoridad cercana vigile y controle la producción y consumo de la Cannabis.

En fin, que en cosas que nada más suceden en un país que anda de cabeza, habrá que reconocer, en medio de la tremolina feminista, a aquellas que en un día tan importante en el día de la mujer le tributaron un caluroso homenaje al Presidente de la República, seguramente para renovar el pacto histórico.

Las otras mujeres, las que una vez más se vieron hostigadas por las golpistas oficiales supuestamente infiltradas, que como siempre aparecen en cada manifestación para distraer la atención de los verdaderos problemas y su difusión, se sintieron tan agredidas que ahora su lucha no es tan solo por los abusos masculinos, sino también ahora es directamente en contra del gobierno central que dicen, las ignora en sus planteamientos y las agrede e insulta en el discurso oficial, exhibiéndolas como minusválidas mentales al describirlas como objetos que son manipulados por los adversarios de la transformación para tratar de debitarlos.



En ese marco, ha sido tal el escándalo femenino por el uso de gases arrojados por seres invisibles y desconocidos, así como la detención arbitraria a mujeres periodistas hizo que se diluyera el objeto de las manifestaciones pero no así el escándalo, que nos mantiene atentos a la evolución del movimiento, desafortunadamente el despertar ha sido amargo cuando conocemos el enorme incremento que se registra en los productos de primera necesidad como la tortilla, la masa, el gas, la gasolina, los alimentos en general, pero bueno si ello es consecuencia de la inflación, no importa nuestras pensiones también se verán incrementadas ya que están indexadas a ese fenómeno económico. Esperamos.

Finalmente, estamos en tiempos electorales y nada nos debe de sorprender, desde el inicio del proceso han sucedido innumerables e impensados acontecimientos y lógicamente varios más sucederán, por lo que debemos de prepararnos mentalmente para no decirnos sorprendidos, sobre todo cuando comiencen las campañas en serio y su conclusión con las respectivas elecciones, entonces tendremos verdaderos aquelarres, pues en este país los derrotados carecen de humildad para reconocer el triunfo de sus adversarios a quienes normalmente les sobra soberbia para crecerse y humillar a los vencidos, pero tengamos confianza en los órganos electorales que sabrán impartir justicia electoral y además contamos con un garante de la democracia, muy vivo y confiable. Por el bien de la causa.

"Las opiniones vertidas en la seccin Columnas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes