Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Las trilogías partidistas

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

07/04/2021

alcalorpolitico.com

*¿Intriga antidemocrática?
*Estancamiento y retroceso
*¿Ultraje a la autoridad?
 
Varios candidatos a legisladores propuestos por la alianza PRI-PAN-PRD, entre los que figuran José Yunes Zorrilla y Américo Zúñiga Martínez, han referido en el inicio de la actual campaña electoral, que ha sido el abstencionismo de los simpatizantes de panistas, priistas y morenistas, la causa fundamental de que la alianza morenista lograra avanzar en los procesos electorales federales, favoreciendo con ello un cambio político “que está dañando la economía de todos los mexicanos y que afecta también los niveles de eficacia en materia de salud pública”.
 
La inicial estrategia aplicada en los espacios de la nueva trilogía partidista de oposición, hacia la también trilogía partidista dominante de la actual administración pública, encabezada por MoReNa, podría ser calificada como oportuna, dado que efectivamente fue en parte el desgaste en el entusiasmo por sufragar de los tricolores y azulados, habituados a que incluso sin sufragar ganaban, una de las causa fundamentales que ante la avalancha de votos en contra, favorecieron un triunfo generalizado tanto en ámbitos federales, como estatales y municipales.
 
Ciertamente muchos fueron los priistas y panistas que no votaron en los últimos comicios federales, sin embargo no se debe ignorar que muchos de los ciudadanos que regularmente no votaban, ni por el PRI, ni por nadie, en los pasados comicios federales sí lo hicieron, mismos que ante abstencionistas del ámbito electoral tradicionalmente priistas y panistas, le otorgaron a los candidatos de “los morenos” la ventaja más que suficiente para doblegar el tradicional poderío de los tricolores y azulados.
 
Hoy se advierte (con las últimas declaraciones de políticos veracruzanos) que lo registrado en los pasados comicios federales hace más de tres años, se registró en un escenario distinto a lo que acontecía antes de la derrota del PRI y el PAN, prueba de ello es que en entidades como Nuevo León e Hidalgo, en los más recientes comicios el éxito de los resultados comiciales no favoreció a Morena, refiriendo con ello que con la suma de sufragios realmente ejercido ante las urnas por rojos, azulados y otros más, el panorama también podría ser distinto en otros ámbitos estatales del país.
 
Desde tales perspectivas se deben evaluar las reflexiones efectuadas en ésta misma semana, por parte de los ahora candidatos a legisladores José Yunes Zorrilla y Américo Zúñiga Martínez, “ambos dos” políticos de reconocida trayectoria no habituados a los golpes, patadas o cocotazos, pero que ante las circunstancias consideran pertinente el abordar los temas con realismo, realizando un llamado a los priistas y ciudadanos en lo general, para reflexionar en la importancia de evitar el abstencionismo y ejercer el derecho de sufragio, como vía para definir las rutas en las que el país debe desarrollarse, siempre en los marcos de la paz y el desarrollo integral... Ya veremos.
 
Lo que se lee
 
Realmente resulta inexplicable que de entidades como la de Veracruz, así como del mismo Gobierno Federal, emanen tesis que últimamente se manejan conjuntamente en ámbitos legislativos, tanto federales como estatales, mismas que portan el sello morenista, opiniones enmarcadas en una clara campaña nacional en contra del actuar de las autoridades electorales, las cuales conforman las amplias estructuras del Instituto Nacional Electoral.
 
Pareciera que en los espacios de MoReNa, no dimensionan con claridad que ellos no hubieran alcanzado la Presidencia de la República, la mayoría en el Congreso de la Unión, así como gubernaturas, incluyendo a Presidencias Municipales, si no existieran en el país, organismos electorales estatales como federales de elevada honorabilidad, tanto así que el poderío del PRI y del PAN, fue doblegado en ámbitos federales precisamente por la honorabilidad que priva en toda la estructura nacional del Instituto Nacional Electoral, heredero de la misma honorabilidad y capacidad que le fue antecedida por el Instituto Federal Electoral.
 
Pero a más de ello, el INE influye de manera notoria en el comportamiento de las autoridades electorales estatales, prueba de ello es que en la entidad veracruzana, los últimos tres gobernadores han emergido de tres fuerzas diferentes, una encabezada por el PRI (Javier Duarte de Ochoa) otra por el PAN (Miguel Ángel Yunes Linares) y, la última por MoReNa, que es el actual Gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez... ¿Existe honorabilidad o no existe?
 
La historia no miente cuando está apegada a la realidad de los hechos, los que refieren contundentemente que en los últimos años, Veracruz ha registrado un Congreso Local con mayoría priista, otro con dominio panista y... actualmente el supremo control lo ejerce la fuerza morenista... Luego entonces si existe democracia en México y, por lo mismo, funcionarios electorales que respetan la legalidad.
 
¿Hacia dónde debemos dirigir la mirada los ciudadanos, para coincidir en que nuestras autoridades electorales han actuado al margen de la legalidad, si el resultado principal de su enorme responsabilidad, ha sido garantizar la validez del sufragio, por sobre el interés de los partidos políticos?... ¿Dónde se encuentra su traición a la voluntad ciudadana?
 
La campaña que actualmente se dirige desde las cúpulas del poder público, con clara tendencia para primero desprestigiar y, que con ello se justifique ante los electores el desmantelamiento del actual Consejo Nacional del INE, por la simple y clara evaluación de la realidad que se encuentra “a la luz del día, e incluso de la luna” así como por simple lógica, obligan al ciudadano (no coludido con intereses partidistas) a la conclusión de una lamentable maniobra no en favor de la vida democrática de México, sino todo lo contrario y, el concepto de “lo contrario” le ruego al lector serio y responsable que por sí mismo lo identifique.
 
Lo que se ve
 
Debemos coincidir los ciudadanos que al margen de tendencias partidistas, lo que más nos debe interesar de cada uno de sus candidatos es su experiencia, su capacidad como gestor, su identidad con los distintos sectores de la colectividad, su honorabilidad personal, al igual que la calidad humanista que le pudiera distinguir, todo lo demás sale sobrando e incluso podrían representar referencias en contra.
 
Porque lo señalado como esencial es en suma la experiencia, su nivel de confiabilidad y la posibilidad de que los atributos en referencia, le permitan realizar tareas provechosas en beneficio de la colectividad a la que representa, sea nivel municipal, estatal o federal.
 
En todos los partidos como en todos los sectores de la colectividad, existen figuras competentes y confiables para las tareas que asumen, al igual pero en sus debidas dimensiones que los jornaleros del campo o la ciudad, sumando a vendedores ambulantes y comerciantes establecidos, maestros, profesionistas en lo general, así como religiosos y en el mismo contexto debe sumarse a los políticos, quienes generalmente provienen de los múltiples sectores que conforman el referido colectivo social.
 
Así las cosas todos los sectores existen y deben participar en el desarrollo integral, tanto empleados del Gobierno, como funcionarios públicos en todos sus renglones, incluyendo el de seguridad y administración de justicia, pero está claro tanto para los de arriba como para los de abajo, que en el renglón del desarrollo social integral, mucho tiene que ver la capacidad del desarrollo financiero en lo general, que sea capaz de impulsar el Presidente Municipal, el Gobernador y el Presidente de la República, figuras que son responsables precisamente del desarrollo integral de la sociedad, elevando las oportunidades de trabajo, de educación, de formación profesional, de salud, de bienestar colectivo en lo general (casa, vestido, sustento) renglones que se encuentran estancados en nuestro país y de lo cual, no puede evadir responsabilidades quienes nos gobiernan, desde arriba hasta abajo, excluyendo a muy escasas excepciones... Por ello estamos como estamos.
 
Lo que se oye
 
¿Por qué crear la figura delictiva de “Ultraje a la autoridad”?... ¿Por qué no mejor configurar la de “ultraje a la verdad y al ciudadano?... ¿Qué se pretende con la nueva propuesta?... ¿Limitar los señalamientos del colectivo social e incluso de funcionarios públicos sobre acciones y actitudes irregulares de otros funcionarios públicos?... ¿Se trata de una amenaza jurídica para acallar protestas y señalamientos del colectivo social en incluso de funcionarios públicos en desacuerdo?... ¿Hacia qué rumbos se dirige el país en los renglones de la libertad de expresión?... Definitivamente tales intenciones no serían en nada acordes a las libertades amparadas originalmente por la Constitución.

Columnas recientes