Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Vacaciones: De algo a nada

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

12/04/2021

alcalorpolitico.com

*Clases y amenaza pandémica
*Fortín... ¿Y la segunda dosis?
* Antológico reto Macedónico

Al terminar el periodo vacacional de La Semana Mayor, el colectivo social que conforman las regiones tradicionalmente turísticas de tierras veracruzanas, podrían anotar en sus reflexiones que siempre será mejor “algo que nada”... Apunte que debemos encuadrar en los escenarios de un ayuno financiero por el que ha transitado tal sector (como muchos otros más) por un espacio ya muy superior a los 365 días, lo que en verdad bajo ninguna argumentación podría calificarse como “cosa menor”, si para ello se tienen en cuenta las cifras contables de ingresos y egresos, que por su preocupante realismo encuadran en los conceptos que fundamentan “quebrantos financieros”.
 
Desde tiempos remotos se sostiene la tesis infalible socioeconómicamente, que sin productividad y sin movilidad social, toda economía advierte como resultado la inevitable posibilidad del quebranto... Tales escenarios los hemos registrado por más de un año en México y muchos otros países de diversos continentes, que han sido invadidos por los efectos y secuelas pandémicas, ello constituye una tesis irrefutable, pero tal referencia apegada a la realidad, no debiera servir de manto protector o instrumento distractor, para referir con estricto apego a la realidad que en algunos países, el declive financiero resultaba notorio antes de los escenarios originados por el coronavirus, efectos económicos “negativos” que, por razones obvias se agudizaron ante la irrupción al interior del colectivo social, de los efectos desestabilizadores originados por el brote pandémico.
 
Es frecuente advertir entre núcleos de mexicanos, opiniones con agregados de ironía en los que se recuerda la argumentación externada por el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando al iniciarse la invasión pandémica externó frente a los medios de comunicación que el arribo del coronavirus a tierras mexicanas “le caía como anillo al dedo”... argumentación aberrante que tiempo después muchos califican como “apropiada” en tanto que, los efectos dramáticamente mortales del coronavirus sobre el territorio mexicano, desplazaban el tema del derrumbe económico que ya se registraba en el país antes de la pandemia, mismo que dañaba la imagen presidencial, efecto económico negativo que ahora (en su totalidad) podría ser acreditado a los espacios originados por el coronavirus, tal y como puntualmente ha sucedido.
 
La realidad es que el declive de la economía mexicana y las agudas deficiencias en el reglón de atención médica (recuerden la inexistencia de medicamentos incluso para niños afectados por el cáncer) ya se registraba y se venía agudizando con notoria celeridad desde los inicios de la actual administración federal, referencias que se encuentran testimoniadas en los expedientes médicos y en los archivos de todos los medios de comunicación, incluyendo los testimonios de miles de familias mexicanas (¿O serán millones?) que resultaron directamente afectadas por tales escenarios de ineficacia en los renglones de asistencia médica oportuna.
 
Los problemas financieros en el sector empresarial y laboral, así como de salud pública en lo general, constituye un escenario que ya se registraba en México y que se agudizó frente a los escenarios pandémicos, los cuales (en sus inicios) tampoco fueron atendidos con la eficacia requerida, lo que ha multiplicado los problemas en nuestro país, dado que se ha debilitado con mayor notoriedad el nivel de bienestar social y obviamente del desarrollo integral.
 
Es claramente irrefutable que si en México se hubieran registrado niveles con mayor efectividad gubernamental, en lo relativo al desarrollo integral, los efectos pandémicos habrían resultado de menores impactos socioeconómicos, pero definitivamente ninguna pandemia podría “caer como anillo al dedo” a un colectivo social, pero menos aún a un país como el mexicano bajo los escenarios imperantes y, los hechos, por sí mismos dejan en claro los yerros registrados al interior de nuestro hábitat...
 
Por ello al inicio de éstas líneas apuntamos como referencia de los días actuales: “Vacaciones: De algo a nada” porque hoy todos afrontamos lamentables consecuencias por gobiernos ineficientes, renglón en que no se queda atrás, sino incluso lleva la delantera el que actualmente nos rige y, las vacaciones, de alguna forma nos han brindado cierto nivel de relax.
 
Lo que se lee
 
Funcionarios de alto nivel, tanto federales como estatales, con apego a que todo lo propuesto o simplemente sugerido en Palacio Nacional, de inmediato muestran su total y absoluta actitud de acatamiento, ya refieren anticipos sobre la posibilidad de reanudar clases presenciales en las diferentes entidades del país, sin que para ello se evalúe con precisión el alto riesgo que ello podría representar, primordialmente si los alumnos no han sido apropiadamente vacunados para prevenir la posibilidad de contagios.
 
Los siempre fieles seguidores de las propuestas palaciegas, pareciera que no calculan las dimensiones del yerro que se podría cometer, dado que si los escolares son contagiados del coronavirus, sus referencias de asintomáticos los convertirían en portadores del virus sin sospecha alguna, escenario que esparciría el contagio entre sus amigos, sus hermanos, sus familiares y sus vecinos, muchos de los cuales no serían asintomáticos y tendrían que afrontar las consecuencias, incluso entre algunos de ellos con probables niveles de alto riesgo.
 
Las advertencias que sobre el “singular escenario” están apareciendo en el contexto del conglomerado social, representarían en el caso que tales escenarios se presentaran, un claro “mea culpa” al interior de los espacios gubernamentales que podría originar secuelas históricas de muy significativo y obviamente negativo impacto... Ya veremos en que termina la historia en referencia.
 
Lo que se ve
 
Se comenta en la región central veracruzana sobre la existencia de ciertos niveles de preocupación, entre un amplio sector de habitantes del municipio de Fortín, en tanto que no se dispone (hasta el momento de escribir éstas líneas) información oficial sobre las fechas en que se procederá a la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus (Sinovac) panorama que, obviamente mantiene intranquilos al sector de la población que fue inoculado con la primera dosis, así como a sus familiares... Bueno sería que las autoridades informaran sobre el tema, tanto para despejar dudas, como para sembrar tranquilidad entre el colectivo social.
 
Lo que se oye
 
De qué dimensiones y niveles habrá de ser el respaldo en los laberintos del poder que siente tras de sí, Don Félix Salgado Macedonio, para sostener ante los la opinión pública que “si no soy candidato, no habrá elecciones en Guerrero”... O sea, que el pueblo guerrerense no registrará proceso electoral si uno de los aspirantes a gobernador más criticado en la historia actual de México, no alcanza a ser reconocido como candidato formal a la gubernatura guerrerense.
 
Usted apreciado lector qué opinaría: “¿Vale la pena el que se generen polémicas sobre el tema?... ¿O mejor optamos por el silencio y “la sana distancia” sobre el escabroso escenario?... Ahí la dejamos.

Columnas recientes