Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Enmarcados en ineficacia

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

26/04/2021

alcalorpolitico.com

*Deforestación subsidiada
*¿Y la autonomía judicial?
*Merkel: La dama de hierro
 
Cuando procedemos a la lectura de los datos que en las últimos días ya invaden las redes cibernéticas, en las que se ha difundido desde finales de la semana pasada que (ni más ni menos) siete ciudades mexicanas forman parte “a nivel mundial” de los escenarios con mayores referencias porcentuales de violencia, integrando sitios relevantes entre las diez ciudades (sólo tres no mexicanas) sobre los que se apunta (como bien lo refiere el Diario Reforma) un “cuadro de horror” primordialmente para un país como el mexicano, ya anexado a los contundentemente calificados como de los más violentos del mundo.
 
Y es que los niveles de evaluación en los que internacionalmente se confirman, que de diez ciudades de diversas partes del globo terráqueo, las primeras siete con mayor porcentaje de violencia son de nuestras amadas tierras mexicanas, listado realmente del miedo en donde: Celaya, Tijuana, Ciudad Juárez, Ciudad Obregón, Irapuato y Ensenada, ocupan los primeros seis niveles en marcos porcentuales de violencia, mientras que San Luis Missouri (EEUU) figura en el séptimo lugar, agregándose Uruapan en el Octavo, para cerrar en el noveno con la región de “Feria de Santa” en Brasil y Cape Town en Sudáfrica, referencias que por sus propias dimensiones no sólo originan preocupación entre los mexicanos, sino de la misma forma “descalificación internacional hacia nuestro país” al que se le restan niveles de seguridad y obviamente de bienestar.
 
Los marcos en los cuales se nos coloca como escenarios en los que varias ciudades de México reflejan significativos niveles de inseguridad, superiores a los registros porcentuales (insisto, de acuerdo a los niveles de población) en la mayoría de las ciudades del mundo, deben o deberían de inmediato originar un análisis y reacción apropiada por parte de los gobiernos no sólo federal, sino estatales y de manera singular los municipales, instancias menores de la administración pública mexicana, que con recurrencia refieren elevados niveles de ineficacia en renglones de seguridad.
 
Siempre se ha sostenido oficialmente, tanto por parte de organismos municipales y en especial por conducto de organizaciones ciudadanas, que la inseguridad en todos sus renglones, constituye en tierras mexicanas no sólo el que se resten escenarios en los espacios de calidad de vida, en decremento del colectivo social, sino que por sí misma tal descomposición, otorga referencias de agudo quebranto en la tranquilidad social, que es una de “las joyas de la corona” insustituibles para el desarrollo integral, incluyendo los renglones productivos que al ser dañados (por la inseguridad) frenan e incluso colapsan toda posibilidad para impulsar en mejor forma el desarrollo económico e integral del país.
 
Debe referirse frente a nuestros escenarios de quebrantada inseguridad, que los altos índices de violencia no se originaron en la actual administración transformadora, es más, la existencia de tales pandemias sociales tienen sus orígenes décadas atrás, tanto así que precisamente esos notorios espacios delictivos que constituyeron los elevados índices de inseguridad en tierras mexicanas, representan uno de los factores determinantes que otorgaron curso a un “golpe de timón” en espacios electorales, para abrir la posibilidad a una “nueva alternativa” gubernamental, misma que supuestamente afrontaría con mayor eficacia, tanto renglones económicos como sobre todo “la inseguridad”.
 
Lamentablemente los resultados ante la demanda social de restaurar la tranquilidad frente al avance delincuencial, cuando ahora transitamos en el tercer año de la administración federal y de algunos sexenios gubernamentales estatales como es el de Veracruz, el dictamen contundente que en los reglones de seguridad y de mayor desarrollo económico que contenga y elimine el desempleo, por las causas que Usted decida acreditar, constituyen hoy una clara referencia tanto de estancamiento en espacios de inseguridad, como de retroceso en los sectores de productividad, a lo que obviamente se debe sumar una angustiante deficiencia en materia de salud pública, tanto así que desde antes de las agresiones pandémicas a nuestro país, los escenarios médicos de atención hacia niños agredidos por el cáncer, registraron carencias no escenificadas en tales dimensiones en la historia de tierras mexicanas y... muy especialmente en el Estado de Veracruz.
 
Así las cosas (como referimos al inicio de esta entrega) cuando en los últimos días somos informados que en una evaluación internacional, México aparece como el país que porcentualmente encabeza de manera preocupantemente notoria, los lugares primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto y octavo, entre las naciones con mayor porcentaje en el marco poblacional de países con víctimas de la violencia, a lo que agregamos que también “nos deslucimos” por figurar entre los países con mayores porcentajes en contagios y fallecimiento, en lo referente a los ámbitos de la pandemia del coronavirus, resulta imposible el evadir que los mexicanos no estamos transitando en espacios de bienestar y desarrollo integral apropiado, tanto así que a los descalabros en el renglón de salud pública, se suman los contundentes efectos no satisfactorios en renglones como el deficiente desarrollo de fuentes laborales, derivado del estancamiento de la productividad agro-industrial, lo que a su vez da curso a los notorio declives en los ámbitos comerciales, referencias que reclaman no sólo inmediata atención (como supuestamente se está aplicando) sino que sobre ello se debe mezclar a la voluntad de acción, la apropiada eficacia que garanticen resultados positivos... De no ser así continuaremos por la ruta de la desintegración social, así como distantes de una real transformación que consolide un país de mayores beneficios para todos... Ya veremos.
 
Lo que se lee
 
De extremo a extremo, así como en todo lo ancho, nuestro territorio nacional registra una sequía cuyas consecuencias habrán de resultar de elevado impacto no sólo para la agricultura y la ganadería, sino de la misma forma para la industria y la actividad económico en lo general, al tiempo que el pueblo de México (según los pronósticos) afrontará limitaciones en el servicio de agua que ya está siendo catalogado como impactante, especialmente en las diversas regiones del país con mayores limitantes en lluvias, ríos y manantiales.
 
Hoy nos encontramos (advierten los expertos) en la antesala de un escenario de estiaje que resultará difícil incluso para las regiones dotadas de mayores recursos hidráulicos, lo que en gran medida es un resultado de nuestra propia irresponsabilidad, en tanto que como colectivo social, los mexicanos no hemos sido capaces de practicar disciplinas que efectivamente nos “transformen” (así... entrecomillado) hacia un país que no sólo frene la deforestación, sino que en verdad aplique programas y disciplinas rurales y urbanas tanto para recobrar áreas verdes, como para evitar niveles de contaminación y depredación ecológica, al tiempo de cultivar y practicar una cultura clara y amplia no sólo para evitar convertir en desérticas nuestras regiones, sino para aplicar la Ley y que en realidad se sancione con energía al depredador forestal, los cuales incluso de manera artificiosa originan incendios forestales para comerciar los residuos maderables, así como también para volver a recibir subsidios de programas oficiales, con la idea de reactivar espacios boscosos subsidiados por nuestro propio gobierno.
 
Nada, ni “sembrando vida” ha funcionado en el territorio mexicano para rescatar a nuestro territorio de la depredación forestal, prueba de ello es que muchos de los directamente beneficiados con subsidios gubernamentales para reiniciar la reforestación del país, son los mismos que deforestan otras regiones para comerciar lo rescatable y seguir recibiendo recursos del Gobierno Mexicano... ¿Proseguiremos en las mismas?
 
Lo que se ve
 
¿Cuál Reforma “urgía al Poder Judicial de México”? según lo externado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador... ¿La de ampliar el periodo de los magistrados?...
 
¿Ésa urgencia quién la registraba?... ¿El pueblo de México o quien es depositario del Poder Ejecutivo del país?...
 
¿En qué nos está o habrá de beneficiar a los mexicanos, que se amplíe de cuatro a seis años el periodo marcado para ser ejercidos por los Magistrados?
 
¿Ese es el apropiado y oportuno ejercicio de un gobierno de transformación?... ¿Transformar por ocurrencias y desde perspectivas muy personales emergidas en la cúpula del poder Ejecutivo del país?...
 
¿Y dónde queda “la transformación” si lo que se hace en este país, ahora está sujeto a un muy superior presidencialismo que en el pasado?... “Cosas veremos Sancho”.
 
Lo que se oye
 
Es indudable que en los marcos del lado bueno y productivo de la historia, estará presente en Alemania y en gran parte del mundo, las referencias de fortaleza y efectividad social así como productiva, con las que Angela Merkel, dirigió por 18 años los destinos del país que ahora deja cimentado como “la economía más sólida de Europa” y una de las más importantes del mundo, tarea que forjó apoyada en los marcos de la honorabilidad, la democracia, la suma de voluntades, el acierto en la función pública y las referencias notorias de efectividad en los resultados.
 
Angela Merkel no vivió en palacios sino en su modesto condominio al lado de su esposo, no buscó los reflectores frente a medios de comunicación de manera cotidiana, no aparecía repetidamente y con afán insistente ante las cámara de televisión, para referir cotidianamente lo que emprendería como gobernante, siempre fue respetuosa de opiniones en contra de sus prácticas gubernamentales y, desde que asumió la administración gubernamental, Alemania se alzó con un mayor poderío financiero y bienestar social, que resulta ejemplar tanto para el viejo continente como para gran parte de los pueblos del mundo.
 
La inmensa Angela Merkel considerada como “la dama del mundo”... Se retira de los espacios gubernamentales, para retornar a la vida privada en la modestia de su departamento... ¿Encontraríamos alguna semejanza con alguien en tierras mexicanas?... Ahí la dejamos y excelente inicio de semana.

Columnas recientes