Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Algo está cambiando la conciencia popular

Por: Luciano Blanco González

07/05/2021

alcalorpolitico.com

La sentencia está por dictarse, los sumos magistrados no emitirán su voto en una sola urna, lo harán sabiamente en miles de urnas para dictaminar el juicio de cada quien sobre su futuro y el futuro de todo México.

Ahí, dictaminarán si quieren continuar por el mismo camino de la transformación que eligieron en el 2018 sobre el que ahora andamos o si desean retornar al del reciente pasado con todas las manchas de corrupción y oprobios, ahora conocidos, o si continúan en la búsqueda del cambio que no se ve por ningún lado.

Los que piensan en retornar saben que aquellas llagas purulentas que manaban las  asquerosas pestilencias políticas de descomposición administrativa han cauterizado y las cicatrices curadas por el tiempo y por la medicina mal aplicada por su doctor, en lugar de extirparlas, los males han sanado y ahora parecen tan benévolas, que la aparente buena salud, invita a regresar a aquel estado de Jauja para seguir gozando de la vida y de las libertades humanas a que estaban acostumbrados.

Aquellos que se sentían abotagados, hartos de mirar el boato en que vivían los de arriba y de soportar a los líderes que los explotaban con cuotas pero que también los apapachaban o al odioso candidato que se pavoneaba con un costal de promesas pero que lo saludaba, lo iba a ver a su casa a rogarle su apoyo, o al funcionario pedante al que podía gritarle, patearle la puerta pero que finalmente lo escuchaba aunque no le resolviera nada.

Todo aquel resentimiento se ha ido diluyendo, siente que ha recibido mayores agravios que lo han obligado a comprender y ya ha otorgado perdón a sus antiguos verdugos de los que añora el trabajo que le da recursos para mantenerse con su familia y que le permite tener casa y sustento. Ahora, los pobres, clase medieros y potentados se sienten orgullosamente liberales y se proclaman como tales, no quieren ser populistas y menos socialistas o comunistas por más que les señalen y les digan que los pobres ya no tendrán necesidades y que además si apoyan la idea pueden vivir en cómoda existencia.

Algo ha cambiado la mentalidad de los otrora sumisos y creídos, posiblemente han perdido la fe y ahora que han comenzado los movimientos políticos y las campañas se revelan en las calles, se muestran con los partidos fifí, acompañan a sus candidatos en las giras recién iniciadas, muestran la cara sin importarles nada, regocijados se están saliendo del control y de manera increíble están brotando nuevos líderes, extrañamente jóvenes que han sido de los más beneficiados con los programas oficiales, con becas en la secundaria, en la preparatoria, en la universidad y los que se encuentran construyendo el futuro.

Será que ya no hay empatía en el discurso oficial con el pueblo que cada mañana se desayunaba con el delicioso postre oral del vengador designado, atacando a los depredadores de ayer que saquearon las arcas nacionales y al amparo del poder se enriquecieron haciendo negocios multimillonarios y ahora se les arranca la máscara y se les exhibe con toda la fuerza moral del líder y de su equipo de colaboradores que con jactancia presumen de que no somos iguales aunque no haya licitaciones, aunque las asignaciones se hagan de manera directa, aunque se compre y se contrate sin concurso, ni licitaciones con compañías y sociedades de amigos, compadres o familiares sin que ello implique corrupción, aunque por ello se descarrile el Metro de la Ciudad de México, aunque se construyan obras de mala calidad.

Será que ahora el presidente de la Republica, Don Andrés Manuel López Obrador, a pesar de ser el más atacado por la prensa y por los críticos desde la época de Don Francisco I. Madero, ha perdido el brío de la valentía y se rodea todas las mañanas con comunicadores de todas las televisoras, radio, prensa escrita y redes sociales que no lo cuestionan y que al parecer, ellos sí lo aman y se desviven por servirlo y estén presentes aunque no publiquen, con este grupo de periodistas que lo acompañan no puede decirse que esté solo pero desafortunadamente parecen parte de un juego en donde ellos le preguntan de mentiritas porque de antemano las preguntas están elaboradas, a modo de que el actor principal se luzca aunque finja sorpresa  y responda con todo un documental  a las mentiritas con verdaderitas, mostrando documentales que si fueran de improviso sería imposible que las tuviera a la mano, esta manipulación hace que todo lo que ahí se dice pierda la magia y el encanto que en las palabras tiene el Presidente para convencer.

Íbamos tan bien antes de las elecciones pero se le ocurrió al diablo meter la cola y una zancadilla fatal que ha hecho tambalear a nuestro Presidente poniéndolo de mal humor, picándole la cresta y orillándolo a que se aferre a sus ideas aunque sean contrarias al sentir popular y a las instituciones económicas, sociales y jurídicas. Al entrar a la contienda democrática con un liderazgo de su partido inepto, que al desconocer las leyes o al pretender burlarlas con su tradicional y arraigado  desprecio a las normas jurídicas que lo regulan, ha metido en graves problemas a sus candidatos, dando pauta a que el Presidente, al defender a sus partido y a uno que otro candidato impresentable, se exhiba. Logrando que su pasión se interprete como ambición desmedida de poder.

En este desbarrancadero, primero sus líderes y candidatos son exhibidos por las paginas negras de su oscuro pasado que en nada abona a los principios progresistas de moralidad y ética personal y política, luego sus discursos retadores de la ley y de la autoridad los balconea con tintes desestabilizadores a quienes no interesa el derecho y los buenos principios que debe de observar un ciudadano que quiere gobernar.

Y luego la catástrofe, significada en el juicio a priori que unánimemente lanza la conciencia nacional sobre la responsabilidad en el peor accidente ferroviario del Metro de la Ciudad de México con un saldo de más de 25 muertos y un trastorno para miles de usuarios de ese servicio señalando a sus dos más significados colaboradores para quienes exigen castigo.

Y en efecto, todo indica una responsabilidad criminal de origen al aprobar y ejecutar un proyecto de vía inviable técnicamente por muchas razones que le fueron señaladas pero en el que se presume un desvío de fondos hacia fines y cuentas particulares, lo que ha provocado gastos de reparación, paralización del servicio y ahora culmina con una desgracia que ha provocado luto nacional e indignación entre toda la población.

Lástima, que en la atropellada valoración ciudadana se culpe también a la señora Claudia Sheinbaum, a quien se le acusa de un crimen por omisión, pues no es posible que mientras miles de ciudadanos percibieron y alertaron a la autoridad con mucho tiempo de la situación que se observaba en las estructuras del tramo colapsado, sin que se tomaran las precauciones necesarias para prevenirlo, lo que es más, según datos dados a conocer por especialistas financieros se afirma que del 2018 a la fecha se han ahorrado cerca de 5,000 millones de mantenimiento que según especulaciones, ese dinero se utilizó en otros fines distintos.

Pero el remedio más absurdo es el que puso el señor Presidente cuando se comprometió a que se va a hacer un peritaje para deslindar responsabilidades y llegar hasta las últimas consecuencias. Y saben quiénes van a resultar responsables, el tiempo, porque su transcurso y el uso fatigan las estructuras (para cuanto tiempo se previó), el sismo del 2017 que reacomodó las placas y las fracturó (tampoco se previó), la sequía porque la falta de humedad hace que las estructuras se golpeen más fuerte (tampoco se previó) y por último, Dios Padre Poderoso y la Virgen de Guadalupe que por las ambiciones anticipadas de los gobernantes y la desenfrenada conducta de los capitalinos les mandó este castigo.

Hasta ahora ha imperado la tolerancia, el señor Presidente, aun cuando tiene un corazón muy grand,e debe de estar abatido por el dolor que embarga a las familias que perdieron a sus familiares, no debe de dormir preocupado por los trastornos que están sufriendo los miles de usuarios que usaban esa línea pero asuntos más importantes le han impedido inmiscuirse más directamente en el problema, como la refinería de 2 Bocas, el Tren Maya, el Beisbol y parece como si el problema fuera que se volteó una camioneta y se murieron 25 pollos y los demás resultaron heridos, no, no es así, no fueron animales, fueron personas de carne y hueso que no debieron de haber muerto, la factura que se va a pagar por esa actitud es muy grande y van a ser tremendas las exigencias de la población chilanga que no tarda en desbordarse en las calles de la ciudad exigiendo justicia y castigo para los responsables.

Es tiempo de hacer un alto estratégico y dejar de ocuparse en luchas estériles, ya basta de jugar vencidas con los organismos autónomos, principalmente con el INE, la lucha no tiene razón de ser. Morena, con todos los problemas que atraviesa en este sórdido e incierto momento, va a salir adelante, conservará la mayoría en la Cámara de Diputados y se mantendrá como primera fuerza, las gubernaturas y alcaldías que gane serán una buena recompensa, pues actualmente son una cuantas las que detenta y las que obtenga serán también ganancia, el Presidente en sí mismo debe de estar satisfecho de sus resultados en los diversos programas sociales que ha emprendido pero debe de cambiar a todo el liderazgo partidista y su equipo de colaboradores, de lo contrario pensaremos que su administración es lo mismo y que todo sigue igual, reinando la impunidad, si no lo hace, la sentencia popular será duramente condenatoria.

Por el bien de la causa.

Columnas recientes