Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Acelerados

Mira Política

Por: Guadalupe H. Mar

10/05/2021

alcalorpolitico.com

ACELERADOS
 
CALMANTES MONTES... El próximo martes 31 de agosto concluye el segundo periodo de la doctora Sara Deifilia Ladrón de Guevara González como rectora de la Universidad Veracruzana, por lo cual al día siguiente, el uno de septiembre, nuestra máxima casa de estudios tendrá un nuevo rectorado, que bien pudiera estar a cargo de un hombre o de una mujer, lo cual decidirán única y exclusivamente los nueve integrantes de la Junta de Gobierno de la UV, luego de un proceso de auscultación que iniciará una vez que se haga pública la convocatoria correspondiente, seguramente pasada la elección local y federal del próximo domingo seis de junio.
 
Esto es importante puntualizarlo, pues algunos aspirantes a la rectoría de la Universidad Veracruzana, han comenzado a hacer campaña de tipo político, tratando de sumar simpatizantes a su causa, con el propósito de mostrarse como fuertes contendientes a ocupar un cargo de tan alta responsabilidad, generando con ello falsas expectativas, incertidumbre, confusión y, sobre todo, división al interior de la UV pues se forman grupos de afines que difícilmente se reconcilian.
 
Por ello es importante recordar a la comunidad universitaria en general, sobre todo a quienes no conocen y peor aún, no preguntan sobre este proceso, que serán los nueve integrantes de la Junta de Gobierno de la Universidad Veracruzana los que designen a la persona que asumirá el nuevo rectorado para el periodo 2021- 2025.
 
Una vez publicada la convocatoria, inicialmente se recibirá la documentación de los y las aspirantes, para que la Junta de Gobierno verifique que cada uno de ellos y ellas cumple con los requisitos establecidos en la Ley Orgánica de la Universidad Veracruzana, donde se estipula, por ejemplo, el rango de edad que debe tener quien aspire a la rectoría de la UV.
 
Posteriormente se lleva a cabo un periodo de auscultación entre la comunidad universitaria, en la que se incluye no solo a los académicos de la UV, sino también a sus egresados que por supuesto forman parte de la Universidad Veracruzana.
 
Permítame aquí amable lector hacer la siguiente precisión: el proceso de auscultación que se llevará a cabo en las cinco regiones que conforman la Universidad Veracruzana, para que los nueve integrantes de la Junta de Gobierno decidan por la mejor opción para la rectoría de nuestra máxima casa de estudios, no es de medición, no es de popularidad, no se trata de preferencias o simpatías.
 
El proceso de auscultación consiste en reunir información que les permita a los integrantes de la Junta de Gobierno, formarse un juicio sobre las capacidades, honorabilidad y competencias de cada uno de los aspirantes.
 
La responsabilidad y gran tarea de los nueve integrantes de la Junta de Gobierno de la Universidad Veracruzana, es asegurarse en la medida de lo posible, que la persona que sea designada como titular de la rectoría de la UV, posea las mejores características para dirigir a nuestra máxima casa de estudios; alta preparación académica, capacidad para enfrentar y resolver problemas, promover los valores que le son propios a la institución, estabilidad emocional y sobre todo, capacidad para el diálogo.
 
Mención aparte merece la cualidad de la sencillez, además de la humildad, pues la diversidad en la comunidad de la Universidad Veracruzana así lo requiere hoy día, ya que encerrarse en la torre de Rectoría, allá en la ciudad de Xalapa, dejando que los vicerrectores, en algunos casos sean virreyes, ha sido contraproducente.
 
No mencionaremos campus, ni nombres, pero la comunidad de la Universidad Veracruzana recuerda muy bien que, en anteriores auscultaciones realizadas por los entonces integrantes de la Junta de Gobierno, el proceso se confundió con un “aplausometro” por lo que había que demostrar simpatía y preferencias, como si se tratara de apoyar a alguien a un cargo de elección popular.
 
Se recuerda a propósito de lo anterior, que se llenaron auditorios y solo faltaron las matracas para apoyar a un aspirante y sus asesores que tarde entendieron que en la convocatoria para elegir al, o la nueva titular de la rectoría de la Universidad Veracruzana, no se incluye el requisito de la popularidad.
 
Por todo ello, los acelerados - y sus respectivos grupos y asesores- que aspiran a la rectoría de la Universidad Veracruzana deben desacelerar, pues los nueve integrantes de la Junta de Gobierno de la UV – solo ellos- elegirán a la mejor persona para tan importante cargo, no a quien haya demostrado tener mayor preferencia y seguidores.
 
COMENTARIOS O SUGERENCIAS ... [email protected] o bien @guadalupehmar

Columnas recientes