Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La visita, los punteros

Por: Luciano Blanco González

28/05/2021

alcalorpolitico.com

Siempre de rostro adusto, reclamante, regañón, con el ceño fruncido y amenazante, así es el presidente Andrés Manuel, por eso extrañó mucho el derroche de alegría que mostraba frente a un pintoresco paisaje costeño que presumía contento cuando en un restaurant de Costa Esmeralda, oyendo música jarocha, publicaba satisfecho, el panorama lugareño a todo el país vía redes sociales, junto a su amigo el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, con quien se aprestaba a degustar un arroz a la tumbada.
 
¿A qué vino el Presidente?, la supuesta razón fue que vino a supervisar obras y a desfacer entuertos como el quijote de Cervantes, enfrentándose a gigantes y malandrines que tanto daño hacen o han hecho a su gobierno, eso de las obras lo dijo para disimular los verdaderos motivos de su presencia en el norte de Veracruz.
 
¿Supervisar? Increíble razón en esta etapa en que su mayor preocupación son las próximas elecciones con su nueva cara en que la delincuencia asesina, depredadora, amenazante y definitivamente impositora de candidatos a base de amenazas, golpes, secuestros, detenciones oficiales, juicios amañados a los candidatos y un sinfín de artimañas, se ha propuesto en darle a la democracia una cara sucia y espantosa que borra a base de sangre y fuego los idealismos de los grandes filósofos, cómo Platón, Aristóteles entre otros, vaya ni Maquiavelo llegó a concebir la democracia tan cruel como se está viviendo a lo largo del país y en lo que el Presidente no puede ser un simple espectador, sino cumplir con su obligación legal y remediarlo.
 
El Presidente, cumpliendo con su compromiso de ser garante oficioso de la democracia, le dedica a ésta las 24 horas del día y de la noche en que le deben de asaltar sueños y pesadillas sobre los diferentes escenarios, la mayoría limpios y tranquilos y los menos, pero más escandalosos, temáticos y por lo mismo excesivamente escandalosos que se desarrollan en todo el país, exhibiéndonos a nivel mundial como un pueblo incivilizado y de barbarie.
 
El Presidente no vino de recreo, vino a hacer lo que le gusta hacer, política. Vino a apretar tuercas, a sensibilizar a los cuadros políticos responsables del éxito de su partido y aliados en la próxima elección, como se le vio, se fue muy satisfecho del panorama que le describió el gobernador, quien seguramente le mostró un escenario muy optimista con gráficas y con datos de encuestas sobre el posicionamiento que ha logrado la cuarta transformación entre el electorado, cuyo activismo del partido oficial y de sus aliados lo colocan con fuertes posibilidades para superar en mucho las expectativas de votación a su favor que le permitirán conquistar un buen número de curules federales y locales, ayuntamientos y sillas de regidores en la mayoría de municipios, además que le permitirá validar su proyecto de gobierno.
 
Se enteró el Primer Mandatario de que en el norte la mayoría de enclaves caciquiles (por llamar de alguna manera a los señoríos que por décadas se han establecido en determinadas regiones del norte y seguramente habrán estado sirviendo bien) se encuentran sitiados y pueden caer.
 
Realmente se trata de la lucha por substituir a un grupo por otro siempre en permanente lucha de contrarios, por ejemplo en Pánuco, el empresario de la construcción Oscar Guzmán de Paz, exdelegado de tránsito en aquella ciudad, hermano de Eddy y de Rocío, el primero exalcalde y la segunda exdiputada federal por el PAN, al igual que Ricardo García Escalante, (hijo del excontralor del estado y expresidente municipal de Pánuco, Ricardo García Guzmán), exalcalde y diputado federal con licencia y actual candidato a la alcaldía por ese partido. Pues bien ahora el grupo de los Guzmán De Paz se enfrentan nuevamente a los García Escalante y con ellos suman el morenismo, parte del panismo y gran parte de la sociedad civil, pero Ricky no descansa, ya siente muy cerca o ya a su lado los pasos de Don Oscar.
 
Similar situación sucede en Platón Sánchez, la tierra en donde la levadura política está presente en la estructura humana de todos sus habitantes, baste recordar que desde ese municipio se manejaron por años las grandes decisiones del norte por los hermanos Raymundo y Willebaldo Flores Fuentes a quienes se les consultaban nombres, estrategias y cualquier decisión importante, por algo fueron grandes dirigentes de los ganaderos, de los maestros y de los campesinos, ellos estuvieron a punto de ensartar la gubernatura del Estado, la estirpe siguió con el cetro en mano del inolvidable arquitecto Guilebaldo Flores Del Ángel, líder tabacalero, expresidente del PRI estatal y diputado federal en los tiempos de Acosta Lagunés, Guily, siempre en lucha permanente en contra del grupo del PAN que después de faltar Guille se ha subido a la presidencia por varios periodos, pues bien ahora su hijo, un joven avieso e inteligente ha revuelto las aguas bajo las banderas de Morena para sacar al PAN de la Presidencia, no le será fácil, hay un gran trabajo de ese partido en todo el municipio, pero los jóvenes con la fuerza de sus ideales, tienen la convicción de que todo lo pueden y así es Guillito que va muy aprisa y bien montado.
 
Chicontepec no se queda atrás, ahí se vive una verdadera contienda política, 2 indígenas puros, universitarios, por un lado el Maestro Manuel Francisco Martínez Martínez, originario de la comunidad de Tecerca, expresidente y exdiputado local, Rector de la Universidad Huasteca, con un trascendente y largo trabajo en las comunidades indígenas que a lo largo de más de una década no ha cesado, llevando grandes beneficios a la cabecera y a las comunidades, ahora se postula por el Partido Verde y las recepciones entusiastas de sus paisanos, hacen ver que volverá a ocupar la silla del palacio, pero no se debe de confiar, nuevamente el Licenciado Armando Fernández, originario de la comunidad de Postectitla postulado por la Alianza Va Por Veracruz, con un trabajo persistente, siempre haciéndoles cosquillas, en la pasada elección logró rasguñar al maestro, perdiendo por unos pocos votos, solo que ahora se refuerza con el expresidente Pedro Toribio Martínez y no tanto pero ya se le acerca, tanto que puede emparejarle el caballo al maestro.
 
En Ixhuatlán de Madero los líderes políticos tradicionales se han unido en torno al PT. En donde el ganadero Gregorio San Juan, es totalmente apoyado por los poderes locales y los líderes históricos como Don Elías Benítez con una amplísima carrera en la función pública como diputado local y como alcalde entre otros puestos y con ellos El Tato, hijo de Don Héctor Aguirre, un facultativo muy querido que fue presidente municipal y diputado con una amplia influencia en Llano de En medio, el área este del municipio, por el PRI, Don Arnulfo Espinoza Tolentino “Nuco” hace el mejor de los esfuerzos para posicionarse, él. Es hermano de Don Víctor, aquel querido alcalde que perdió la vida en Banderilla y por lo mismo muy aceptado por la herencia de aquel sentimiento y cariño del amigo Víctor.
 
Más acá, en Benito Juárez, puntea la señorita Zulma Ofelia Ramírez por el PAN, a quien su padre Don Flocelo (así se llama) actual alcalde, apoya con complacencia y su trabajo se refleja entre el electorado con fuerza para llegar a sustituirlo, atrasito Don Agustín Hernández Escobar, por Morena, quien suma y crece pero el tiempo que queda por correr quizás no le alcance para emparejarse con Zulma, enfrente Don Remberto (así se llama) López Ríos “Beto Colas” por el Partido Verde, también con todo un prestigio y la fuerza que le da el ya haber servido como alcalde. Él y Don Samuel Arriola, le hacen el juego a los dos principales rivales para dividir y restarles votos.
 
A propósito, en este pequeño tramo que falta, cuando ya se avizoran quienes puntean, se instrumenta un peligroso juego de alianzas entre punteros y el chiquitaje, que a cambio de posiciones en el ayuntamiento con quienes negocian declinan a cambio de ser tomados en cuenta en los puestos administrativos, y como nadie sabe si va a ganar por un voto o va a perder por uno también, el chiquitaje bien puede valer, una dirección de obras públicas, la tesorería municipal, la secretaria del ayuntamiento, la oficialía mayor, o simplemente una coyuya en la nomina. Por abajito y a espaldas de los dirigentes estatales los candidatos negocian a sus seguidores inclusive por dinero, por despensas, por bienes materiales para las comunidades que controlan, pero cuidado con el chiquitaje que aunque representen poco, lo poco que tengan puede ser el factor definitivo del triunfo.
 
A partir del lunes, pero sobre todo después del jueves, comienza el reparto de estímulos a los electores, llegará el camión de lámina, la bomba del agua, el piso para la capilla, la tela de alambre para la barda perimetral de la escuela, la pintura para la galera y arribarán los mapaches con talegas de dinero para los dirigentes que ya tienen asegurado determinado número de votos seguros, que sufragarán por el candidato que el día de la elección les enviará camionetas para que los acarree el domingo hasta la casilla y si de seguro será la capacidad de movilización que tenga cada candidato para sacar a la gente de sus casas y llevarlos a votar el que indudablemente obtenga la victoria en esa parte de la jornada que se llama movilización electoral.
 
Para el norte fue muy gratificante la visita de nuestro Presidente, el hecho de que haya recorrido por carretera le permitió cerciorarse del estado que guardan las vías de comunicación, que a decir verdad desde que él asumió la presidencia se trabaja permanentemente en su mantenimiento, desafortunadamente los suelos flexibles y arcillosos que poseemos, al igual que las altas temperaturas del día y la gelidez de la madrugada, hacen que las reparaciones se deterioren pronto.
 
Pero albricias, sin publicidad, sin aspavientos por fin se abrió el tramo carretero que une la autopista que viene de Tampico a México, lo que no hace necesario atravesar toda la ciudad de Tuxpan y que provocaba largos embotellamientos e incomodidades, esta es una obra multimillonaria porque entre otras cosas requirió la construcción de un moderno y funcional puente sobre el Rio Tuxpan, que ahorra al viajero más de 40 minutos en lo que era el paso por el centro, ahora salimos o entramos según vayas o vengas a 15 kilómetros de la ciudad. Bien por el Presidente esta obra aunque particular, bien merece una fiesta y como no hubo tal, enviémosle muchos aplausos. Por el bien de la causa.

Columnas recientes