Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cruel sufrimiento infantil

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

16/06/2021

alcalorpolitico.com

*Fracasos en seguridad
*Gobierno de la mitad
*Eliminar plurinominales
 
De hecho nos encontramos a escasos cinco meses de que el Gobierno de la Transformación arribe a la mitad de su ejercicio sexenal, momento en el que habrán de quedarle menos días por gobernar que los ya gobernados, sin embargo, pese a la significativa etapa que se transita en el actual sexenio gubernamental, el día de ayer numerosas mujeres realizaron protestas a las puertas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, reclamando servicios de salud apropiados, así como en tiempos requeridos, para atender correctamente a los niños que en éste, nuestro país de transformaciones, son víctimas del agobiante y terrible cáncer, hecho que a Usted amable lector no le resulta ajeno, dado que constituyen escenarios que se han presentado desde el primer año de la actual administración, misma que se autocalifica como transformadora.
 
Las mujeres que ayer bloquearon uno de los accesos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es muy probable que sean parte de las mismas que en gran parte del país, desde los inicios de la actual administración federal, denunciaron los aberrantes escenarios que se presentaban en los hospitales públicos, en los que una de las características lo ha sido la notoria ineficacia gubernamental, para dotar a los pequeños pacientes de los medicamentos que requieren no sólo para luchar contra el terrible padecimiento, sino de la misma forma para que los niveles de sufrimiento disminuyan...
 
Pero se ha dado el caso (que según se aprecia aún persiste) que en gran medida los niños agredidos por el cáncer, no disponen de manera suficiente y constante, ni siquiera de los fármacos para aliviar el dolor, al igual que otros medicamentos también tardan en ser surtidos y, por lo mismo, no están disponibles de manera oportuna en los centros asistenciales.
 
El tema, al lector le consta que no es nuevo, por lo que ya no se puede acreditar “a las novatadas” también perniciosas, de quien asume la administración pública sin identificar que existen prioridades esenciales, primordialmente en los ámbitos de seguridad social en lo general, obviamente constituyendo el sector salud uno de los escenarios donde “las novatadas” no son bienvenidas, a más que ni tienen espacio, pero incluso una administración pública en vísperas de haber transitado la mitad de su correspondiente sexenio, no podría disponer de explicación razonable alguna, para justificar que la carencia de insumos médicos en áreas de altísima prioridad, como lo son los pequeños afectados por el cáncer, se encuentren carentes de lo que les es esencial para disminuir el sufrimiento.
 
Se debe agregar obligadamente a las causas que dieron origen a las protestas de ayer (en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México) que la irritación que anida al interior de las mujeres en demanda de atención hacia niños con cáncer, parte en que dicho sector está agobiado por el desencanto, precisamente por la irresponsabilidad de adultos que nos gobiernan, incapaces de entender y actuar en consecuencia, para reducir la terrible pesadilla de los infantes, indefensos inocentes de toda culpa, víctimas que deberían constituir en todo momento, pacientes realmente privilegiados por parte de las instituciones gubernamentales.
 
Ninguna madre sería capaz de mentir sobre el sufrimiento de sus hijos, ni le interesaría otorgarle sesgos partidistas al sufrimiento de quien es sangre y carne de su propio cuerpo, lo que reclaman con furia y lágrimas de rabia, es que el sector de salud gubernamental, no disponga de los medicamentos e instrumentos apropiados para disminuir el dolor y el sufrimiento de los que sufren, escenarios dramáticos que ante la tecnología y medicamentos ya desarrollados por diversos laboratorios, resulta incomprensible que las autoridades se muestren impasibles frente a los menores, quienes son sometidos al terrible martirio en los centros hospitalarios del país.
 
Casi tres años y continuamos en lo mismo, así las cosas, las madres entre lágrimas y rabia vuelven a referir el ignorado sufrimiento de sus hijos, niños mexicanos con esperanzas de vivir, pero antes que ello que los libren del dolor... ¿Pero con qué medicamentos?... Refieren los galenos.
 
Lo que se lee
 
Cierto es que existen muchos cuerpos policiacos (o serán todos) que no se encuentran del todo capacitados y equipados, para afrontar los retos de restaurar la seguridad en los municipios veracruzanos... Los niveles de la actividad delincuencial, por sí solos acreditan dicha realidad, confirmada por los asaltos, los robos, secuestros, levantones, así como extorsiones y una cadena de crímenes que las autoridades municipales, estatales y federales, no han logrado contener.
 
Obviamente que los escenarios no son nuevos, pero hoy y mañana, corresponde a las actuales autoridades diseñar las estrategias que resulten apropiadas, para contener y reducir la actividad criminal, tema que no refleja los avances prometidos por quienes despachan en los ámbitos federales, estatales y municipales, por lo que ya se puede predecir que los alcaldes que próximamente serán relevados en tierras veracruzanas, muy poco o nada se les puede reconocer en materia de seguridad pública, responsabilidad y, hoy culpa, que “no cargan solos” porque de la misma forma han fallado los niveles estatales y federales en materia de seguridad, espacios de elevado nivel, en donde realmente la responsabilidad es mayor a la que se le acredita a los presidentes municipales.
 
Así las cosas, en materia de seguridad los actuales presidentes municipales entregan sus respectivos palacios, con más pena que gloria, insistimos, en lo relativo a seguridad pública (con muy pocas excepciones) paralelamente a que los ámbitos estatales y federales, es una verdad que, por hoy, nada tienen que presumir en el renglón de seguridad, con todo y el sermón de “aplausos... No balazos”.
 
Lo que se ve
 
Cuando calificamos como “un éxito” que 51 ciudadanos de cada cien mexicanos, acudieron a sufragar en los pasados comicios, refiriendo que constituye un éxito democrático, pareciera que tanto los de arriba como los de en medio y, obviamente los de abajo, consideramos que “no es importante” el sufragio sin ejercer de 49 ciudadanos mexicanos frente a 51, que sí acudieron a cumplir con el derecho de sufragar.
 
Cerrando números se podría decir (para dimensionar con puntualidad el panorama) que prácticamente la mitad de los mexicanos sufragamos y la otra mitad “no se hizo ojo de hormiga” sino que simplemente “le vale un sorbete si gana Chana que Juana” lo que equivale en lo fundamental, no sólo a la descalificación del gobierno y las instituciones que lo conforman, sino también marcan su distancia entre lo que se haga o déjese de hacerse por parte de las autoridades, lo que a más de indolencia constituye un claro y persistente rechazo a la vida política nacional, panorama que por sí mismo refleja el contundente distanciamiento que priva entre amplios núcleos de mexicanos, hacia las formas de gobierno practicadas en el país... En ese sentido somos un país dividido en dos: Los que creen en nuestras instituciones, así como estilos gubernamentales y, aquello que simplemente “les vale un gorro” quien gobierne, legisle o administre la justicia.
 
Lo que se oye
 
Muchos mexicanos coinciden en que en el Gobierno se deben reducir las dependencias gubernamentales, mismas que han crecido en la búsqueda de mayor eficacia, pero que al final día simplemente se transforman en mayor enredo burocrático...
 
Reducir la burocracia es considerado por diferentes estudiosos sobre el tema como apropiado, incluyendo en tales intenciones la reducción de diputados federales y locales, al igual que el número de senadores, apunte sobre el cual ya se trabaja con la primera idea de suprimir la designación de legisladores plurinominales, propuesta que obviamente no será del todo aplaudida por los partidos políticos, pero indudablemente por la ciudadanía si se ovacionará... Lástima que entre los legisladores plurinominales, por regla general se encuentran los elementos con mayores rangos de conocimientos y experiencia jurídica, así como social, por lo que para bien del país, tendrán que afrontar el reto de hacer campaña y obtener el triunfo electoral en forma directa... Ya veremos.

Columnas recientes