Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Cosechas de espinas

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

22/06/2021

alcalorpolitico.com

*Incertidumbre de vacunados
*Aberrante protesta electoral
*El poderío de plurinominal
 
Cada día que transcurre el número de ejecuciones registradas en diversas entidades de tierras mexicanas se incrementa, el hecho que ha originado la recomendación en Estados Unidos y otros países, para que ciudadanos norteamericanos no viajen hacia ciertas regiones de tierras mexicanas, constituye una alarma que ya se extiende hacia otras naciones, incluyendo obviamente la Unión Europea, lo que no sólo nos exhibe como un país con elevado índice de peligrosidad, sino que de la misma forma, México se refleja como una región en la cual no es conveniente ni practicar el turismo, ni mucho menos hacer negocios, por aquello del lavado de dinero.
 
Las referencias que desacreditan al país, por sí mismas golpean con dureza dónde más efectos negativos para los mexicanos registra, porque es precisamente Estados Unidos, tierra que constituyen tanto para el turismo, como para la contratación de trabajadores que pudieran generar divisas en beneficio de los mexicanos, uno de los focos de mayor importancia para el desarrollo y bienestar de los mexicanos.
 
Los mexicanos tienen claro, incluyendo en especial al sector gubernamental (pese a la tendencia que reflejaron los electores en los comicios pasados) que en el renglón de inseguridad y de generación de empleo, ha sido claramente ineficiente la actual administración, pero, ante los retos que frente a sí representan los efectos de la pandemia, misma que también asola a los mexicanos, pareciera que muchos de nuestros connacionales han dejado de dirigir con firmeza la mirada hacia los terrible efectos de “la otra peste”, que constituye ya no el oleaje sino el tsunami que a todas luces constituye la actividad delincuencial en nuestro país, escenario del terror que precisamente ha representado uno de los factores que, desde años atrás, viene restándole confianza y credibilidad a México, por parte de gobiernos y pueblos como el estadunidense y el canadiense, agregándole otros países más de Europa y Asia.
 
Sobre el tema se debe insistir que “el desarrollo” en los ámbitos de inseguridad que padecemos en el país, no es un hecho reciente acreditable en su origen a la Cuarta Transformación, pero lo que sí forma parte de sus desaciertos en la materia, es que las estrategias aplicadas para reducir con claridad y contundencia los índices delictivos, incluyendo el relacionado a la creación de la Guardia Nacional, no han resultado realmente efectivas para recuperar niveles de tranquilidad en tierras mexicanas, tanto así que las masacres continúan ensangrentando al país, el duelo sigue extendiendo su sombrío velo, hecho que nos desdora tanto en prestigio como en posibilidades turísticas, agregando a ello el tema de nuevas inversiones, que pudieran paliar el agudo problema del desempleo que afrontan los trabajadores mexicanos.
 
En especial, la violencia y la pandemia, han colocado al sector laborar en un ámbito de crisis como nunca antes lo habían percibido los mexicanos... La suma de las dos aberraciones, cuando ya nos encontramos cercanos para iniciar el cuarto año del actual sexenio federal, al igual que en el caso de tierras veracruzanas, no pudieron ser peores escenarios, precisamente para una sociedad que confiaba en los tiempos transformadores, como la factible vía para efectivamente dar pasos seguros hacia tiempos de mayor prosperidad y, por lo mismo, de mayor cimentación para el bienestar.
 
Lo real, lo concreto e incuestionable, es que a las actuales autoridades nacionales y estatales, así como a los próximos cuerpos edilicios municipales en tierras veracruzanas, les corresponde en el transitar de los próximos tres años, la compleja tarea de recuperar lo que se la sociedad ha perdido, tanto en materia de seguridad, como de salud y desarrollo económico, temas en los cuales se encuentran erradicar con claridad la pandemia del coronavirus, así como la pandemia del desempleo y de la delincuencia, al igual que superar la perniciosa anemia en el renglón económico, crisis que mantienen a millones de mexicanos sin un trabajo, como resultado de las insuficientes fuentes laborales, lo que obstaculiza vivir con satisfactores que le brinden real bienestar a los trabajadores y a sus familias.
 
Pero para lograr tales objetivos, lo primero es que gobernantes y sociedad entiendan que, para prosperar, no se requiere un país encharcado en divisiones y descalificaciones mutuas, sino que lo urgente es abrir los espacios de la cordialidad, superar los ámbitos de la necedad y consolidad la pluralidad democrática que constituyan cimientos de entendimientos y de suma de esfuerzos, sin fantasmas de fifís y chairos, sino con mexicanos responsables, confiables y capaces de sumar, no de dividir y confrontar, insisto, tanto arriba como abajo... De no consolidar la meta de sumar, en lugar de restar, seguiremos predicando enconos y cosechando espinas.
 
Lo que se lee
 
No cantemos “victoria” ante el hecho que avanzamos en número de vacunados contra el Covid-19, porque de acuerdo a los especialistas, aún no está del todo claro qué tiempo dura la capacidad de respuesta de la vacuna frente a la amenaza del coronavirus, ni las reales dimensiones y características en lo general, de las posibles reacciones ante la agresión del contagio, tales argumentaciones están escritas por diversos especialistas en el tema, lo que nos indica que incluso ya vacunados, quienes resultemos contagiados deberán sujetarse a las referencias que el médico indique, porque realmente las vacunas que ya recibimos millones en el mundo, ante el apresuramiento derivado del peligroso desarrollo pandémico, han sido inoculadas sin un claro conocimiento de sus alcancen en lo relativo al tiempo de vigencia al interior de nuestro organismo, así como sin contundente confirmación de las dimensiones en su eficacia.
 
Cierto, de manera contundente es mucho mejor estar vacunados, que no recibir la dosis correspondiente en niveles y tiempos recomendados, pero la incertidumbre sobre vigencia y niveles de efectividad aún registra espacios de prolongada incertidumbre.
 
Lo que se ve
 
Si Usted forma parte de un grupo de protesta que toma acciones radicales denunciando fraude electoral, lo menos que haría es incendiar los paquetes y documentos del proceso electoral, porque constituyen el material con los que, precisamente podría probar alteraciones en el conteo y acreditación de los sufragios, así las cosas, cuando habitantes del municipio veracruzano de Jesús Carranza, quienes señalan “fraude electoral”, proceden iracundos a la quema de la paquetería, misma que contiene “las factibles pruebas” del fraude electoral, debe Usted calificar tal hechos como una referencia, de que en dicha paquetería no se reflejaban irregularidades, porque simplemente resultaría incomprensible y aberrante, que precisamente se proceda a eliminar lo que podría ser la prueba del fraude en referencia... Pero ya veremos en que termina a historia.
 
Lo que se oye
 
Lo de mantener diputaciones plurinominales porque “le otorga certeza al Congreso”... Para muchos mexicanos apunta sobre una apreciación de aquellos que así les conviene, que por lo regular conforman parte de los equipos cercanos a gobernantes, porque el origen de tales desempeños como congresistas, no es otro que el interés al interior de los partidos políticos de colocar como legisladores, sin esfuerzo alguno, a integrantes del grupo en poder, quienes incluso podrían convertirse al interior del Congreso, en la voz que guía a la mayoría de sus respectivos legisladores originarios del mismo partido y, en ocasiones hasta de Otro$$$... Ahí la dejamos.

Columnas recientes