Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Dante, en caballo de hacienda

Apuntes

Por: Manuel Rosete Chávez

20/07/2021

alcalorpolitico.com

“Instituciones débiles,
criminales empoderados”

Jorge Fernández Menéndez

Dante, en caballo de hacienda

De manera sorpresiva, porque no se anunció nada, Dante Delgado Rannauro, senador y líder moral del partido Movimiento Ciudadano (MC), sostuvo el pasado fin de semana en la ciudad de Veracruz, una reunión de trabajo con alcaldes electos por ese partido político. Incluyó también (él si sabe hacer política) a los candidatos que no lograron la victoria, pero que obtuvieron una votación considerable posicionando al partido naranja en la aceptación ciudadana.



A esta reunión asistió Sergio Gil Rullán, dirigente estatal de MC en Veracruz, quien a través de su dirección logró 18 las alcaldías ganadas esto sin coaliciones, así como tres diputaciones por la vía plurinominal en el Congreso Local de Veracruz.

Y es que con los resultados logrados el pasado proceso electoral del 6 de junio, Movimiento Ciudadano se posiciona en Veracruz, como la tercera fuerza política en la entidad veracruzana.



Tras los comicios, dicho instituto político tendrá en la entidad veracruzana, un gran número de ediles y será gobierno en los municipios de Cazones, Cosautlán de Carvajal, Coscomatepec, Coyutla, Jalcomulco, Juan Rodríguez Clara, La Antigua, Las Minas, Los Reyes, Mecatlán, Oluta, Saltabarranca, Tepetzintla, Tlacotalpan, Filomeno Mata, Tlilapan y Yecuatla.



En el pasado proceso electoral, Movimiento Ciudadano en Veracruz fue solo, esto sin alianzas, ni coaliciones, siendo la única fuerza política que creció en la entidad veracruzana y en el país... Con paso firme el Senador y líder moral (fundador) del partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, se enfila hacia la culminación de su proyecto: la gubernatura de Veracruz.

EEUU los declara “Terroristas”



Según el periodista Jorge Fernández Menéndez, experto en asuntos de narcotráfico y bandas delictivas, en este momento no hay un tema más delicado para el gobierno federal en la agenda cotidiana que la inseguridad que castiga a buena parte del país, sobre todo a ese 35 por ciento del territorio nacional que, según el jefe del Comando Norte de Estados Unidos, el generalVanHerck, no está bajo control del Estado mexicano.

La estrategia de seguridad propuesta por el gobierno federal –nos comenta- es en realidad una no estrategia, es una suma de buenos propósitos que pueden servir para muchas cosas, pero que en la práctica lo único que han logrado es que los grupos criminales sean hoy más numerosos, más violentos, más impunes y se sientan cada día más empoderados porque sienten que no tendrán respuesta del Estado mexicano.



La forma de tratar el asunto de las bandas delictivas, de “abrazos no balazos”, la cual no se puede calificar como una estrategia porque no lo es. El problema, y hay que insistir en ello, no es que la Guardia Nacional se termine inscribiendo dentro de la Secretaría de la Defensa o no, eso depende de la arquitectura institucional que se le quiera dar a esa dependencia que no es más que un instrumento, no un fin en sí mismo. Y como todo instrumento, más allá de su calidad, sus resultados dependerán de cómo y quiénes los usen.

La Guardia Nacional –define Fernández Menéndez- es un buen instrumento que, como es utilizado hoy, termina siendo ineficaz y se le provoca un enorme desgaste, a la institución y sus elementos, que no tiene sentido asumir. No se puede comprender, por ejemplo, que se pretenda que la Guardia Nacional se encargue de vigilar a los distribuidores de cilindros de gas casero, en la empresa que, otra insensatez, planea crear el gobierno, como se anunció.

No tiene sentido que un grupo de criminales que se presenta como autodefensas pueda abordar a elementos de la Guardia Nacional con toda impunidad, robar sus armas y equipos e impedirles a sus elementos que den respuesta. Lo mismo sucede con marinos y soldados en muchas zonas del país, donde vemos, como ocurre en Tierra Caliente, Michoacán, que son atacados cuarteles hasta con drones con explosivos o se destruyen helipuertos militares, con toda impunidad. No se trata de reprimir, sino de utilizar la legítima fuerza del Estado contra quienes lo vulneran y expolian a la población.



No hay estrategia de seguridad porque distribuir apoyos sociales, que ahora el presidente está comprobando que tampoco llegan adecuadamente, nunca ha sido una salida para garantizar la seguridad de una sociedad. Las políticas de seguridad deben ser integrales y no pueden rendirse a los vaivenes ideológicos o los caprichos coyunturales de una administración.

Un ejemplo, la semana pasada el presidenteLópez Obrador

se reunió con los 16 gobernadores en funciones y electos de Morena. Está en todo su derecho de hacerlo y, sobre todo, de demandarles que se esfuercen y asuman tareas comunes en el ámbito de la seguridad. Pero ni se establecieron esos criterios comunes ni hubo instrucciones claras en ese sentido ni tampoco, al excluir a la otra mitad de los gobernadores del país, los que no son de su partido, no hay estrategia integral, común, posible. Es la más cabal demostración de cómo las decisiones políticas impiden una operación coordinada mínima de seguridad.

La opinión en este tema, del periodista Jorge Fernández Menéndez es de gran valor; él nos dice. “No tendremos una estrategia de seguridad real hasta que no se decida, por ley, crear un sistema policial nacional que garantice contar en todos los estados del país con fuerzas policiales capacitadas, homologadas, con elementos y presupuesto necesario para garantizar la seguridad cotidiana en todas las entidades. Si existiera esa estructura y sobre ella se pudiera montar la Guardia Nacional, los resultados serían completamente diferentes”.

REFLEXIÓN



Tremenda alivianada le dieron al gobernador veracruzano Cuitláhuac García Jiménez, con el asunto de la veda electoral. El presidente AMLO lo dijo en su mañanera y al ratito Cuitláhuac se fue a echar un cafetín a La Naval y con sonrisa de oreja a oreja despreció a los periodistas que lo querían entrevistar: hay veda, no puedo hablar hasta que pase la veda electoral. Y asunto arreglado, los veracruzanos, y los mexicanos en general, nos perdimos de la gracejada de los lunes. Parece que ayer tenía planeado analizar el asunto de los extreñidos... Lástima.

Escríbanos a [email protected] | [email protected]

"Las opiniones vertidas en la seccin Columnas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes