Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Lo contrario a la Creación

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

23/07/2021

alcalorpolitico.com

*Impotencia ante delito
*La mafia forestal
*El silencio cubano

Podría referirse como espantoso o casi como irreal, tomado de las historias de terror o encarpetado entre las referencias brillantes del astrólogo, boticario, curandero, médico y experto en idiomas, destacado en la ciencia así como por sus escalofriantes profecías: Michel de Notre-Dame, acusado de mil pecados sin que concluyera en sentencia, entre ellos el engaño e interpretaciones fuera del contextos de la realidad, así se podría descifrar un hecho que indudablemente marcará históricamente al actual sexenio del Gobierno del Estado de Veracruz, pero de manera singular a los integrantes del cuerpo legislativo de la Entidad veracruzana, ante la aprobación en el Congreso del Estado para que en Veracruz se pueda practicar el aborto, sin existir de por medio causa realmente fundamentada, como pudiera ser el haber sido víctima de una violación o alteraciones severas en proceso de gestación.

Cierto, de siempre “el no” al aborto ha tenido como pilar fundamental a los sectores eclesiásticos, lo que resulta natural en un conglomerado social como lo es el mexicano, en dónde “las buenas familias” practican tanto el respeto a las leyes civiles que nos rigen, como el apego a las leyes divinas que nos inculcan, conformando ambas corrientes una formación especialmente singular, a la que se suma la voz amorosa de la madre y el llamado enérgico del padre.



Pero en la infancia la generalidad de los chamacos, antes que las leyes civiles, lo primero que aprendemos son las reglas (incluyendo el chirrión) impuestas por nuestros padres, para después prestar atención a lo que escuchamos en nuestros ámbitos religiosos, entre ellos los diez mandamientos donde destaca “la orden del todo poderoso” de no matar, mandamiento que le costó “en el principio de la historia” perder el paraíso a Caín...

Provenimos de una cultura religiosa que con el tiempo se bifurcó en varios senderos y creencias, pero esa cultura vinculada con lo sagrado existió siglos antes, nos refieren que milenios, porque desde tiempos añejos se escuchaba en los marcos evangélicos la expresión divina de “Dar al César lo que es del César y dar a Dios lo que es de Dios”... Para muchos creyentes (hablo de muchos cientos de millones) “El Supremo Dador de Vida es el mismo Dios creador del infinito, del mundo conocido y por conocer”... Tales conceptos constituyen principios indisolubles ordenados por un ser supremo y, ese ser supremo incuestionablemente es precisamente Dios.

Bajo tal cultura de profundo arraigo en el colectivo social, el embarazo en el vientre de una mujer representa un ordenamiento “del único dador de vida” que es reconocido como “Dios”, por lo que la formación de un nuevo ser “antes que de cuerpo fue dotado de alma” lo que transforma al vientre de la mujer embarazada no sólo como la “mayor magia” que existe sobre la tierra, sino de la misma forma como el “supremo milagro de la creación”.



Es en sí el escenario palpable no sólo más maravilloso sobre la faz de la tierra, sino también constituye el milagro de la creación y el mismo milagro de la existencia, de la vida, de un nuevo ángel por llegar, para crecer y desarrollarse como parte de la divina creación transformado en ser humano.

El vientre de una madre es la real cuna de la creación “porque así fue dispuesto por quien nos da la vida” a semejanza de Eva y por disposición de la divinidad... Y es precisamente en esos marcos culturales, cuyas raíces provienen de milenios atrás, por lo que brotan protestas ante la aprobación del aborto sin causa médica realmente fundamentada, porque para millones de seres sobre la tierra no existe mayor referencia divina, que precisamente una mujer embarazada, no por la mujer en sí, sino porque es portadora de una nueva vida y, la vida... “Proviene de la voluntad divina”.

¿Se atemperará la tormenta social y religiosa, registrada ante la recién aprobada autorización legislativa, para practicar en tierras veracruzanas el aborto?... El tiempo nos otorgará la respuesta, pero... De que habrá problemas... Los habrá.



Lo que se lee

Está claro que las carreteras en tierras veracruzanas se acercan al concepto de “tierra de nadie”... Pero mucho menos de los ciudadanos y las familias honorables, ello derivado de la delincuencia escenificada sobre las vías de comunicación, acciones criminales que son referencias cotidianas y, ni la Guardia Nacional ha logrado poner orden en el país, lo que refiere los elevados niveles de ineficacia que privan en México en el renglón de Seguridad, ante un reto frente a la Ley que ya se antoja insalvable.

De siempre los estudiosos han señalado que el origen de los caciques, de los líderes y de los gobiernos, fue la necesidad de los núcleos sociales de contar con una estructura, núcleo y dirigente que defendiera al colectivo social de asaltos, abusos y crímenes en lo general, pero tal parece que a muchos gobiernos en el mundo, incluyendo al de México, desde alcaldes, gobernadores y Presidente de la República, se les ha olvidado que su primera obligación es brindar total seguridad al colectivo social, escenario de bienestar que precisamente es el que menos se registra en los municipios, entidades y el territorio nacional en lo general.



Un viejo amigo periodista ya fallecido, siempre me decía: “Alfredo: Si no tenemos seguridad e impera el delito, es porque en las estructuras gubernamentales impera lo mismo”... Imponente reflexión.

Lo que se ve

Cierto... Mucho es lo que ha llovido en el presente año, tanto así que ya podemos asegurar que es uno de los años con registro de mayor cantidad de lluvias en amplias regiones del país, lo que por razones naturales está permitiendo (dice Don Illescas Téllez) que el 25 por ciento de los bosques se recupera de la abominable agresión a nuestras áreas verdes, pero en realidad de poco y frustrante resultaría la excelente noticia, si se reinicia como siempre sucede la acción de los depredadores forestales, quienes en realidad son los mayores causantes del daño a nuestros áreas arboladas e incluso inmensos bosques.



Pero tal crimen ecológico registra cómplices al interior de las instancias gubernamentales, porque no existiría si dispusiéramos de programas gubernamentales aplicados por funcionarios honorables, realmente eficientes en la tarea de evitar la depredación de nuestra riqueza forestal, escenario que constituye una referencia notoria de la irresponsabilidad no sólo de los depredadores, sino de igual forma de las autoridades que en Veracruz y en México permiten tales aberraciones, escenarios que están dañando agudamente la calidad de vida de los veracruzanos, paralelamente a los efectos negativos que generan en lo referente al ramo agrícola, en tanto que alteran el clima y dañan la productividad, al igual que los mantos acuíferos.

Lo que se oye

Si no tuviera claro la actual estructura gubernamental cubana las infamias que se cometen contra el bienestar de la población, nunca hubiera procedido al bloqueo de las redes de Internet, acción que obviamente asume el gobierno de la isla, no por motivos de seguridad en beneficio del país, sino para que la población no tenga la oportunidad de intercomunicarse entre sí y programar sus acciones de protesta, ni que, de la misma forma, el pueblo cubano envíe mensajes hacia el exterior, con la idea que todos los países del mundo tengan conocimiento de lo que acontece al interior la isla, hoy claramente agredida en su derecho de exponer su inconformidad y, a más de ello, “aislada” al interior de su propio país... Seguramente que simpatizantes de Cuba, que habitan en otros países, encontraran la forma de difundir internacionalmente lo que esté aconteciendo al interior del colectivo social cubano, especialmente apreciado por pueblos como el mexicano.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes