Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

AMLO, no es líder nacional en salud pública

Por: Luciano Blanco González

13/08/2021

alcalorpolitico.com

Hubo tiempos en que la nación estuvo gobernada por políticos mañosos y truculentos que decían una cosa y hacían otra, creando un ilusionismo colectivo que les permitía maniobrar a su gusto y antojo sus fines ocultos, haciendo creer a los interesados que cosas limpias, honestas y transparentes iban a suceder, habían sucedido o estaban sucediendo.

Estos indeseables y sucios tiempos ya pasaron, se fueron al cesto de la basura como producto del cambio histórico que nos está tocando presenciar y que su líder el presidente, Andrés Manuel López Obrador, impulsa con emoción e interés en cada uno de sus discursos y de sus actos.

No creímos en su anuncio de instrumentar una vacunación masiva para todo la población vulnerable de México, máxime cuando en el mundo hay un regateo y arrebates de la vital vacuna anticovid y ahora estamos pasmados ante el gran número de dosis que aplican en todo el país, lo mismo en la capital de la república que parece centro preferente para hacerlo, sino también en las zonas marginadas y más alejadas del país, cuando menos en la región norte de nuestro Estado de Veracruz, es un gusto ver como en los municipios de la serranía y de la costa como concurren miles de jóvenes a inmunizarse.



Y sin embargo, también hay alarmantes noticias de contagios masivos en todas las latitudes del país, incrementándose el contagio del virus que ya creíamos haber vencido o a punto de extinguirse, y ahora ha florecido con más fuerza, se dice que es debido a las variantes del virus que han aparecido como depredadores más peligrosos y nocivos que antes, tanto que en este momento da la impresión que la pandemia se encuentra descontrolada.

Y definitivamente para los detractores del sistema, la culpa de este crecimiento de la pandemia, contagios y muertes es del gobierno y nosotros evadimos cualquier compromiso con nosotros mismos respecto de nuestra propia salud, de la familia y de la sociedad.

Todos sabemos lo que tenemos que hacer, pero nos mata la confianza, no nos podemos perder de un convivio, no podemos dejar de ir a una reunión política, no podemos dejar de ir a misa, no podemos dejar de ir de compras, no podemos dejar de ir de vacaciones.



Estamos muy relajados con el cuidado, nos duele en el alma tener encerrados a nuestros hijos, ellos tienen que divertirse y estamos seguros que atienden todas nuestras recomendaciones de cuidarse cuando les damos permiso de salir, les recomendamos usar cubre bocas, evitar el contacto con otras personas, guardar la sana distancia, pero no consideramos que éstos lo primero que hacen es llegar a derramar afecto y alegría abrazando a sus amigos y amigas, sin medir las consecuencias y, ya contagiados, convertirse en portador para sumirnos en la pena de la enfermedad o de la inevitable muerte a veces colectiva de toda una familia.

Pero seamos realistas, nosotros y el país tenemos que vivir, miles de familias, millones de trabajadores tenemos que subsistir, trabajar es cosa de vida o muerte, necesitamos recursos, tenemos que comer, tenemos que curarnos, tenemos que pagar las rentas, el crédito, la luz, el teléfono, el saldo y un sinfín de necesidades diarias que por ahora nada tienen que ver con el “enfermizo” aspiracionismo de ser alguien, de tener, de crecer, ahora se trata simplemente de subsistir.

Pero a pesar del esfuerzo señalado. Quisiéramos que el Presidente se convirtiera en un verdadero líder de la salud pública y pusiera el ejemplo, muchos se resisten a usar el cubre bocas por una arrogancia que nos ofende a todos los que sí lo usamos y que nos insultan al presumirse por ello fuertes e invulnerables.



Mientras el señor Presidente no use cubre bocas, no se puede decir líder de este país ante un pueblo que mayoritariamente desobedeciendo su ejemplo sí lo usa, rebelándose e imponiéndose también a los dichos de su Subsecretario de Salud Hugo López Gatell.

Revocación de mandato.

Los hechos en el cumplimiento de su programa de vacunación ante el que éramos incrédulos nos muestra que no eran simple palabrería para elevar sus bonos políticos, como tampoco puede ser falso o fingido su encendido discurso reclamante en contra del Congreso de la Unión por no incluir en su agenda legislativa de este periodo la iniciativa para crear la Ley de Revocación de Mandato.



Habría que preguntarse por qué tan importante iniciativa, tan trascendente para la vida política del país, no fue incluida en el temario legislativo de este periodo ordinario y la respuesta más simple, sería que la omisión se debe a un olvido o a un descuido, las otras, que necesariamente serian un equívoco son, que el primer mandatario y su partido el Movimiento de Regeneración Nacional están divididos y los segundos no están subordinados al primero.

La otra también falsa es que la pretendida revocación de mandato solo es una simulación presidencial para fingirse demócrata o bien, que como los tiempos están cambiando y ya no se cuenta con una mayoría popular confiable, pues como quedo acreditado en la pasada consulta, el supuesto clientelaje formado por los afiliados a los programas del Bienestar que son alrededor de 30 millones, no respondieron como se esperaba ni siquiera en la ficticia cantidad de 7 millones de los que Veracruz aporto 600 mil sufragios.

Esto no es de sorprender, así ha sido siempre los programas sociales no son nuevos, las pensiones de 65 y más ya existían, desde la primera década del siglo en que las creó el actual Presidente, siendo Regente del D.F.) becas para los estudiantes siempre han existido y también aquellos programas que se pudieran encajar en el clientelaje político (Pro campo, seguro popular, guarderías infantiles, seguridad alimentaria, escrituración de ejidos y de derechos ejidales, apoyo al campo y a la ganadería y los 53 fideicomisos que eran para eso, para apoyar programas clientelares para ganaderos, científicos, artistas, deportistas, indígenas, campesinos, artesanos, comerciantes, amas de casa, comedores comunitarios, protección a la mujer, etc.)



Con todo ese supuesto andamiaje electoral como sustento, si hubiera funcionado, el PRI, seguiría en la Presidencia de la República, pero no fue así, ni es, como tampoco lo es, el terror de la fuerza pública, el control de los tribunales, la persecución, la cárcel o el exilio de los adversarios, si así fuera, Porfirio Díaz se hubiera muerto con las botas puestas dormido en la silla presidencial, como tampoco lo son, la estoicidad, el heroísmo (en varias batallas en contra de los españoles y en contra de los franceses) el desfile suntuoso, el soborno y enriquecimiento a los militares, las loas y aplausos populares del diario, que tampoco le funcionaron a López de Santa Ana para sostenerse eternamente, pero sí para sostenerse y reelegirse en varias ocasiones.

El señor Presidente que es a quien mayoritariamente respeta y quiere el pueblo, no estuvo presente en la boleta de la última consulta, solo estuvo su idea y su partido acuerpado por sus ahora retobados aliados. En esta algunos de ellos jugaron en contra absteniéndose, al sentirse traicionados al retirarles el registro (PES y Fuerza por México) pero el gran chasco que le infligieron, hace pensar que no es que el Presidente no quiera someterse a la consulta, si no que ahora su partido pretenda no exponerse ni exponer a su símbolo popular, convencidos de que correrían un riesgo innecesario o bien ya no desean ser el instrumento del Presidente, si no que el Presidente sea instrumento de ellos para sus obsesivos fines por el poder.

Pero es justo, nos solidarizamos con el Presidente en su reclamo por la aprobación de la ley de Revocación de Mandato, pero también es la oportunidad para decirle que no es necesario un ejercicio de esta naturaleza ya que sólo nos dividiría más, nos distraería de lo fundamental y sólo serviría para gastar, sin necesidad, una gran cantidad de dinero del que nos da mucho gusto que haya ahorrado, pero nos daría más gusto que se pueda utilizar en obras publicas o para paliar la pobreza u otras necesidades que padecemos, el pleito y la razón para no hacerlo va a ser el dinero y que para ellos el INE no es confiable.



La ampliación de mandato.

Las sanas intenciones presidenciales para sanear el ambiente del Poder Judicial de la Federación, llevaron a nuestro primer mandatario a promover una serie de reformas y acabar con los supuestos vicios que arrastra ese poder, como son el nepotismo que ha generado al interior verdaderas macollas familiares que controlan las plazas de jueces, magistrados, secretarios y todo el personal, la corrupción provocada por cantidades muy generosas de dinero provenientes de la delincuencia organizada y de políticos poderosos que sobornan la voluntad de jueces y magistrados para obtener fallos a conveniencia, fue aprobada por el legislativo, todo muy bien excepto el farragoso articulo Xlll transitorio de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación que prorroga por 2 años más el mandato del actual presidente Don Arturo Zaldívar Lelo De Larrea en la presidencia de La Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Don Arturo en un principio pareció abrazar la reforma, sobre todo porque con ello fortalecía y se granjeaba más a su amigo el Presidente quien lo elogia en cada oportunidad, teniéndolo como indispensable para hacer efectiva la reforma judicial y Don Arturo avizoró la ocasión para continuar al frente de esa institución, lo que le valió un ataque de metralla de toda la comunidad jurídica, de sus compañeros y de una gran parte de la opinión pública que lo cuestionó ferozmente, pero el dejó andar el carro para ver hasta dónde llegaba y ahora que los consensos están en contra, simplemente dice me voy al concluir mi periodo como Presidente.



Don Arturo, con esta decisión le da la espalda al Ejecutivo, quien confía ciegamente en él para concretizar su programa de gobierno, pero además deberá de darle otro palo al Congreso, pues no puede dejar la Presidencia sin antes, en cumplimiento de sus funciones en unión del pleno, declarar la improcedencia del artículo por ser violatorio de la constitución, motivo de otro desaguisado con nuestros padres conscriptos.

Pero indudablemente que ya es necesario que se vaya, pues el daño que ha hecho al cuerpo de funcionarios y servidores del Poder Judicial de la Federación ha sido mayúsculo, al hacer eco indebidamente de los artículos periodísticos a veces interesados, a los rumores y pretender con esa información que un cuerpo jurídico tan prestigiado ahora se encuentre difamado y sea objeto de múltiples calumnias.

Finalmente, terminemos manifestando nuestra preocupación por el próximo inicio de clases presenciales en el que será muy alto el precio que se pague por esta inoportuna pero necesaria medida en bien de la niñez y de México. Todos tenemos miedo de lo que pueda suceder, pero ya no es posible que los niños continúen en este tedioso encierro que les impide crecer y realizarse como personas de bien, es posible que el costo que paguemos sea muy elevado para las familias más que nada, ya que científicamente en el contagio del virus del Covid los niños son portadores más que victimas, según quienes han buscado la razón de ello, se lo atribuyen al consumo de leche, cierto o no, mientras no se compruebe lo contrario tengámoslo por cierto, en esta acción de inicio de clases presenciales apoyemos al Presidente y a las autoridades educativas en su lucha contra el obscurantismo y la ignorancia.- Por el bien de la causa.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes