Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

El foro de la corrupción

Por: Luciano Blanco González

15/10/2021

alcalorpolitico.com

Por las noticias difundidas en torno a la realización del diálogo de altura para la seguridad, entre el gobierno mexicano y el gobierno de los Estados Unidos que destacó a su Secretario de Estado Blinquen, el Secretario de Seguridad Alejandro Mayorkas, El Fiscal Genera Merrick Garland, así como el Subsecretario de asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado Brian Nichols y el Director del Consejo de Seguridad Nacional Juan González, por México desde luego nuestro Presidente, Andrés Manuel López Obrador y su gabinete de Seguridad.

La glosa de los personajes asistentes nos da idea de la importancia de la reunión, sin embargo en los boletines y en las informaciones que divulgó el gobierno mexicano, da la impresión de que el gabinete de seguridad de los Estados Unidos vinieron a dar la vueltecita y a cotorrear con sus homólogos, de paso a escuchar una ilustrativa conferencia de historia que les impartió el Presidente.

El contenido de la información al pueblo de México no dimensiona lo verdaderamente acordado, como la cooperación para atacar las causas de la emigración creando fuentes de empleo en los países de origen, como trasladar el programa de sembrando vida y el más importante boom que es la apertura de la frontera norte a partir de noviembre, no, no fue la declaración del bicentenario de colaboración entre ambos países, los acuerdos de fondo deben de haber sido de una trascendencia y fuerza cuyos efectos sentiremos en los próximos meses y que se reflejarán en temas como el tráfico de armas, el trafico de narcóticos ilegales, la trata y el contrabando de personas, las extradiciones de delincuentes y el lavado de dinero, así como el financiamiento ilícito.



Desarticular a los carteles y a las organizaciones delictivas transnacionales que victimizan a mexicanos y a ciudadanos estadunidenses, a los responsables del trafico, comercialización y producción del fentanilo, la heroína, las metanfetaminas por el peligro que entraña para ambos países, así como la violencia que éstas provocan.

Cosas muy importantes habrán de suceder, inclusive la reunión sirvió para poner las cartas sobre la mesa y para destensar las relaciones, porque si no lo sabían, Estados Unidos trató de detener a Nicolás Maduro en su pasada visita al territorio nacional para ejecutar una orden de aprehensión dictada en su contra por un tribunal internacional a causa de la constante violación a los derechos humanos en el país que gobierna.

Esto y la renuencia de México para detener y entregar vía extradición a conocidos capos de la droga, la reforma energética que para ellos resulta nociva, la negativa para otorgar visas a sus agentes de la DEA, La CIA y demás agencias de seguridad y espionaje, fueron el platillo fuerte.



Nuestro Presidente lo sabía, por ello el eje de su discurso fue la cooperación en un plano de igualdad, siendo muy reiterativo en el respeto a la soberanía de México, como si nos estuvieran haciendo una amenaza grave, como si el hermano menor le pidiera al hermano mayor que no lo castigue, lo que reclamaba visiblemente es que quería un diálogo imposible de tu a tu.

No hay duda, México a pesar de su fortaleza y de su liderazgo patriota y sólido debió de haber cedido y pronto veremos un retorno a las viejas prácticas de detención y entrega de importantes capos de la droga, los Menchos y los Zambada por delante, lo que significará una ruptura obligada que supuestamente existe en la imaginación y en la duda entre el poder y estas incomodas rémoras, llegarán a más tardar en enero nubes de agentes de la DEA. A perseguir a los mafiosos que se resistirán y una vez más sacarán sus ejércitos sanguinarios de sicarios a sembrar el pánico entre la población civil.

Nuestro Presidente y con él, el pueblo de México, recibirán el próximo 9 de noviembre la estafeta para formar parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con ese motivo, trepará al supremo pódium de la política mundial para dirigir un mensaje cuyo tema será la corrupción como principal problema del mundo.



Qué mal momento le ha señalado el destino, pues el tema ha recorrido el mundo ennegreciendo y ensuciando la benéfica política social que en bien de los pobres ejecuta eficientemente sin distingos de ninguna índole lo que es causa de que sea querido, defendido y amado en este estrato social que lo defiende y lo apoya.

Combatir la corrupción fue su bandera para ganar la Presidencia de la República y desde su ascenso ha sido meticuloso para cumplir en ese renglón, desafortunadamente manchado una y otra vez con probados actos de corrupción de su familia, contratos a la prima Tomasa, moches a su hermano Pio, contratos dudosos de Zoe Robledo en el IMSS. Ana Gabriela Guevara y las denuncias por cohecho, desvío de recursos, el nepotismo del Director de PEMEX Octavio Romero Oropeza, Manuel Bartlett y la fama que le precede, abonada por su amnesia en la declaración patrimonial y los negocios turbios de su hijo con el gobierno, la dudosa actuación del Fiscal Gertz Manero. La beca privilegiada de Claudita.

Pero si de algo está enterada la opinión pública del planeta es del caso Obedrecht y su artífice, el delincuente confeso, Emilio Lozoya a quien se le atribuye haber recibido millones de dólares como soborno para negociar con bienes del Estado, actualmente protegido y en libertad, centro de los mayores escándalos mediáticos por su cinismo de pasearse y exhibirse en lujosos restaurantes de la Ciudad de México, mientras otros los menos, sin gozar de la presunción de inocencia, con dudosos indicios y sin pruebas se encuentran detenidos o son objeto de persecución, entre los que se encuentran científicos, políticos y periodistas.



Pero hay respecto de la corrupción un aspecto esencial que anima a pensar que le va a ir muy bien al Presidente en aquel foro mundial, y es el hecho de que son millones los que defienden la corrupción y ojalá tenga espacio suficiente para desenmascararlos y alertar a la población de que este mal es como una levadura que corroe todas las entrañas del poder que contamina todo y que corre por la sangre de políticos infames que con su dinero purifican su imagen y se revisten de una pureza que nadie sospecharía que detrás de la palabra dulce y amable hay un verdadero demonio engañoso, agazapado y escondido en el maquillaje de la honestidad, sin principios y sin escrúpulos que a veces duerme en los monasterios o sobre las rotativas, se hinca, se persigna, se da golpes de pecho pero no duda en despojar a sus semejantes del dinero con el que se construirían o mejorarían los servicios públicos o para atenuar la pobreza y el hambre.

Estoy seguro que fustigará a estos bandidos que los hay por todas partes, no solo entre los gobernantes también los hay entre los individuos que lucran, que sobornan, que defraudan, que mienten, que trafican con el dolor humano de sus semejantes, que pervierten a su propia familia y a sus amigos, éstos no valen porque tienen el alma corrompida.

Todo lo que diga podrá tener algún impacto pero si no propone soluciones habrá hablado en el desierto, su discurso será estéril, sin substancia, no será él quien proponga que la suframos, que la toleremos, que adoptemos una actitud conformista y hasta amigable, no, cada país debe de combatirla con un sistema de leyes morales inviolables, en donde el abuso, la corrupción y la impunidad sean castigadas con penas drásticas y severas, solo así logrará en parte componer el mundo y evitar que los fuertes abusen de los débiles como en la pasada reunión de seguridad.- Por el bien de la causa.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes