Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Habitual corrupción

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

02/12/2021

alcalorpolitico.com

*Inicia cuenta regresiva
*Riesgosa celebración
*Más obras en Orizaba

La Organización Para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) misma que constituye un organismo estimulador de la cooperación entre países, cuya sede se encuentra en Francia y de la cual es integrante nuestro país, al realizar en fecha reciente sus tradicionales evaluaciones sobre índices de corrupción entre los países que forman parte de dicha institución internacional, se encontró que a tres años del actual Gobierno de México, nuestro país registra el peor registro en lo relativo a índices de corrupción, escenario que para los mexicanos no resulta extraño, dado que constituye la corrupción una de las prácticas que en las últimas décadas y hasta la fecha (salvo honrosas excepciones) ha otorgado a nuestro país referencias de estancamiento en su desarrollo integral, problema que persiste y que en los mismos espacios de la Cuarta Transformación, no se puede calificar como un tema resuelto.

Sobre el tema en referencia y precisamente en ámbitos mexicanos, bien se podría referir que ya estamos habituados a que los lodazales, en el renglón del manejo de los recursos públicos, se adviertan por parte del colectivo social casi cotidianamente o “cuando menos” de manera frecuente, práctica que surge desde las monedas que se le otorgan al portero para que ingresemos al antro repleto de asistentes (más allá de lo recomendable) así como el “disimulado” billete que es arropado en el bolsillo del oficial de Tránsito, escenarios que se repiten de manera muy singular en las oficinas públicas municipales, estatales y federales, cuando se trata de solicitar y lograr respuesta “eficaz” incluso al tramitar copia original del Acta de Nacimiento.



Pero los grandes tiburones de gigantescas “mordidas” se registran en las grandes y altas esferas de la administración pública federal, creciendo primero en espacios municipales y estatales, para agigantarse posteriormente en niveles federales, lo que es factible de registrarse prácticamente en todos sus sectores... el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo, tanto así que incluso se ha referido que “las negociaciones” para sumar votos en los espacios del Congreso, “en algunas ocasiones” reciben los legisladores “alicientes suficientes” para inclinar su voto en favor de polémicas propuestas.

Desafortunadamente y precisamente como efectos directos de lo que podríamos identificar como “la incultura de la corrupción” en nuestro Trigarante país, los mismos abogados cuando atienden un problema en el que se requiere dictámenes para la administración de justicia, cuestionan al cliente solicitante de sus servicios sobre si disponen de recursos monetarios “para aceitar los engranes de los juzgados”.

Muchas, incuestionablemente incontables por su abultado número, son las obras públicas grandes y pequeñas que fueron concedidas al constructor no precisamente por la evaluación de capacidad y mejor proyecto, sino porque para lograr el calificativo de “mejor proyecto” se requirió el “aceitar” el engranaje en los niveles donde se firma el contrato, tales prácticas no son extrañas para la ciudadanía, porque de siempre se ha tenido claro que en tierras mexicanas se construyen obras y se realizan servicios “apoyados por amigos” colusión que nos refiere tal como se advierte por parte la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, por lo que nos acreditan la más baja de las calificaciones.



Lo que se lee

Pese a que las cifras sobre el tema de extorsiones nunca serán exactas, en tanto que muchos escenarios de tal naturaleza se mantienen en los contextos de lo privado, el Estado de Veracruz es el que de acuerdo a “las cifras oficiales” registra el segundo lugar en el país sobre dichas actividades delictivas, panoramas que desde años atrás han ensombrecido la tranquilidad y el bienestar de los mexicanos y en especial de los veracruzanos, escenarios que obviamente refieren el que nuestras autoridades no han logrado garantizar los espacios de real bienestar, mismos que precisamente desde años atrás reclama la sociedad, causa primera por lo que PAN y PRI perdieron las elecciones gubernamentales.

De hecho en materia de inseguridad, nos encontramos igual o peor que antes de los tiempos ahora autocalificados gubernamentalmente como de “la Transformación”, pero la realidad es que en materia de inseguridad y bajo nivel de tranquilidad social, nada ha cambiado, pese a que ya iniciamos (con multitudinario festín) la cuenta regresiva del actual sexenio, misma que nos refiere que ya se transitaron más días de los que nos quedan por transcurrir en los marcos de la actual administración Federal y, de la misma forma estatal, para el caso específico de la entidad veracruzana.



Lo que se ve

Pese a los trágicos efectos de la pandemia al cobrar miles de muertos en el territorio mexicano; más allá de que en los espacios económicos y del desarrollo integral del país, poco es lo que se ha logrado; incluso por sobre la agresión ya registrada en varios países del mundo de un coronavirus que se ha transformado, adoptando características de peligrosidad de rangos superiores, pese a tales escenarios, en la capital del país el Presidente de México convocó a sus seguidores para que asistan a la que pudiera representar, la mayor aglomeración de simpatizantes que un Presidente de México ha reunido, con la idea forjada en el Palacio Nacional, de conformar un escenario único en la historia del país, que resalte las simpatías que capta el actual Primer Mandatario, quien autoproclamó a su administración gubernamental como La Cuarta Transformación.

Esperemos que tal multitud que se confía reunir, con el traslado de simpatizantes de la provincia mexicana hacia los entornos del Palacio Nacional, no se transforme en un foco de elevada contaminación pandémica, que pudiera expandirse en el transcurrir de las próximas semanas por diversas regiones del territorio mexicano, escenarios que nadie desea, por lo que lo más apropiado hubiera sido no realizar tal concentración.



Lo que se oye

Envidia “de la buena” continúa despertando la bella ciudad de Orizaba, ante el anuncio efectuado por el alcalde saliente Igor Rojí López, quien refirió a los medios de comunicación que se recibieron 12 millones de pesos provenientes de la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, vía el Gobierno del Estado, acción que permitió reiniciar los trabajos de restauración del Convento de San José, hermoso edificio colonial ubicado en el mismo corazón de la “Ciudad de las Aguas Alegres”, hoy con mayor alegría por los avances socioculturales y de infraestructura urbana de Orizaba, ya considerada como una de las más espléndidas ciudades del país e incluso de Latinoamérica.

"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes