Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

La corrupción migrante

Por: Luciano Blanco González

17/12/2021

alcalorpolitico.com

La invasión de extranjeros ilegales que sufre México por su frontera sur, es una andanada mundial de miles de hermanos desesperados en sus propias patrias por el desamparo, la pobreza, la opresión y la persecución política, la falta de oportunidades para vivir y sobrevivir que los obliga a huir de sus infiernos corriendo riesgos mortales para sí y sus familias.

Los hay de todo Centroamérica, Cubanos, Haitianos, Afganos, Venezolanos, Brasileños y de nacionalidades impensables, vienen a México a pesar de los horrores de criminalidad que escandalizan al mundo y no todos pobres como se cree, porque el poseer los miles de dólares que algunos pagan para ser trasladados al norte y de ahí internarse al territorio Yanqui, significa que deben de tener en su país recursos suficientes.

Son los migrantes adinerados los que traen en el bolsillo la llave corruptora del dinero que los puede conducir al destino deseado, sin ese dinero no podrían llegar a ninguna parte, no tendrían el medio para ablandar la honesta e inquebrantable voluntad de nuestros incorruptibles funcionarios que no se doblan por un dólar, pero por mil o por cinco mil dólares quién sabe.



Cuanto costará fletar un tráiler o autobús desde Chiapas hasta Tijuana, con sus respectivas paradas en las casas de seguridad, hospedajes temporales en ranchos y hoteles donde los migrantes tienen que permanecer hacinados por días y por semanas, la alimentación y lo más caro el pago de los disimulos a todas las autoridades ubicadas en retenes a lo largo de miles de kilómetros.

“El Pase” o sea la posibilidad de pasar sin ser molestado en ningún retén o punto de revisión, es de lo más caro que uno se pueda imaginar, todos los migrantes que viajan así, toman su acuerdo con un enlace que forma parte de una cadena empresarial que se encarga de la promoción del viaje, de reclutar a los aspirantes, el jefe o director de esta empresa a su vez posee una agenda de transportistas y lo más difícil un enlace que se encarga de contactar y sobornar a todas las autoridades que se puedan encontrar en todo el trayecto.

Los reclutadores que enganchan a todos los interesados les pintan un traslado y un tránsito seguro, breve y cómodo, casi como si fuera un viaje turístico, éste les cobra una determinada cantidad de dinero que hay que pagar por adelantado, se les describe un itinerario con posibles rutas y un punto de partida determinado en algún lugar cercano en el interior de México en donde les es señalado enlazarse con otro contacto que forma parte de la cadena de servicios, lo que en México llamamos un eslabón de la delincuencia organizada. Si los polleros son detectados, si ya cobraron simplemente los abandonan a su suerte dentro de las cajas de los camiones, sin luz, sin agua, sin alimentos y sin aire. Pobre gente que vive este triste destino.



Esta conexión se encarga de hospedarlos en puntos estratégicos, generalmente casas habitación fronterizas, pues un mundo de gentes están en este lucrativo ajo, los hoteles, si no están pactados pueden ser peligrosos por una revisión intempestiva de esas que llegan de repente con alguna autoridad que puede ser migratoria, o las policías municipales, o las del Estado, o la Guardia Nacional no pactada, pues en este negocio todos tienen interés, no de llegar y detener, o aplicar la ley, sino de llegar y cobrar, pues la mayoría son proclives al soborno, que se inicia con abusivas amenazas, malos tratos, golpes, manoseos, incomunicación absoluta, hasta que con su terror inhumano los migrantes antes de ser asesinados, agotados y exhaustos recurren a alguien para que pague su rescate, esto sucede también con las mafias locales que reciben los envíos de detenidos y cobran el sucio y asqueroso pago.

Los migrantes que realmente merecen apoyo, aparte de los perseguidos, son los que vienen huyendo de la pobreza, ellos no traen consigo el dinero corruptor que envilece a los malos servidores públicos que pululan en todos los niveles de la administración pública, por eso son golpeados, detenidos, vejados, ellos no tienen con qué pagar la cortesía oficial para ser atendidos con dignidad, a ellos sin titubeos se les debe de otorgar la visa humanitaria.

Los pobres caminan, peregrinan, van a los asilos, piden de comer, piden ayuda, a veces hasta un vaso de agua los reconforta, si en su andar se les ofrece un trabajo se quedan y lo desempeñan con diligencia, ellos no tienen el dinero para contratar un pollero que los traslade, que compre protección para ellos, a ellos todo el gobierno y todo el pueblo debe de apoyarlos, pero a los que sobornan y compran a nuestras autoridades, a unos y a otros todo el peso de la ley, porque con su actitud cuando para lograr sus objetivos se asocian a las bandas son también delincuentes dispuestos a violar las leyes mexicanas a ellos hay que devolverlos a sus lugares de origen por muy humanitarios que seamos para que los dólares que invierten en sus traslados sean utilizados en el desarrollo de sus regiones, a ellos no les interesa el sueño idealista de López Obrador de mejorar sus condiciones de vida, ni siquiera sembrando vida. Ellos quieren dólares americanos y salarios con tabulador americano.



Nuestro Presidente en el ejercicio de la muy alta diplomacia ha tenido la capacidad para negociar por el bien de la patria y, aun no siendo Presidente para calmar las ansias aislacionistas de Donald Trump manifiestas en su obsesiva idea de construir un muro que detuviera la migración, según el New York Times, instruyó a Marcelo Ebrard, quien sería nombrado Secretario de Relaciones Exteriores, para que aceptara la aplicación de una ley extra territorial de los Estados Unidos, que dispone que quienes pretendan asilarse en aquel país permanezcan en el país de origen, en este caso la Remain in México, Quedate en Mexico, a cambio de una inversión millonaria del vecino del norte en México y en Centroamérica, esto sin firmar un acuerdo y solo pactada en notas periodísticas.

México ha cumplido, y ahora con el nuevo Presidente gringo, Joe Biden, parecen querer cumplir, pero el gran peso de la migración lo está soportando México con todas sus consecuencias, y con esta modalidad ha abierto una mina de oro para la delincuencia nacional e internacional que se dedica al tráfico de personas, lo malo es que ha puesto en manos inexpertas y en un cerebro distraído y preocupado por su futuro político como Marcelo Ebrard que quiere ser Presidente y ello lo obliga a querer quedar bien con todos y ganar simpatías a costa de lo que sea, principalmente con el gran amo, el que decide nuestro futuro y en algunos casos hasta la existencia de los pueblos como es el estilo de los estados Unidos.

México finalmente es un espejo fiel de la situación de Centroamérica, al aplaudir el elevado número de migrantes en Estados Unidos, celebramos también nuestra desgracia, nuestra propia ineptitud para brindar mayores oportunidades a toda nuestra gente, que ahora entendemos que es tratada con mayor suavidad que como nosotros tratamos a los vecinos del sur.



A veces hay que pensar que no es la pobreza en sí, la que está detrás de esta triste aventura, sino los propios gobiernos que la alientan soterradamente para lograr vender lo que tienen sobrado que son los brazos (braceros), la mano de obra rustica para recibir después en sus países las preciadas divisas que forman parte de su ingreso per cápita.

El tráiler de la muerte en Chiapas, las fosas de San Fernando en Tamaulipas, las centenas de madres centroamericanas hurgando en las entrañas de nuestra tierra buscando a sus hijos desaparecidos, las centenas de cuerpos humanos, inflados, flotando en las aguas del Rio Bravo, las escenas macabras de esqueletos, de muertos insolados en las ardientes arenas del desierto de Arizona, nos deben de hacer reflexionar muy seriamente si será muy humano, promover la estancia migrante aquí, con el quédate en México.

No señor Presidente, la migración no es asunto que deba de estar en las manos torpes del Secretario de Relaciones Exteriores, que ha demostrado tanta ineficacia reflejada en muertes violentas, golpes, extorsiones, corrupción extrema, porque él está entretenido en otras cosas, ya es tiempo de que pase a manos sensatas, prudentes, con toda la capacidad puesta en el problema, que piense y actué fríamente sin la pasión del futurismo que acelera y trastorna a quien lo padece, debe de regresar esta área a su nicho original que es la Secretaria de Gobernación, en donde Don Adán Augusto López, se asegura que solo tiene compromisos con usted, arrópelo y acuérpelo con quienes son depositarios del honor y campea en ellos la suprema virtud de la honradez, como son los oficiales del Ejército o de la Marina al frente de cada operativo, verá que ellos no darán “el pase” quitando los retenes en horas convenidas, no será la hora de la comida o de descanso, no habrá componendas y sobre todo, habrá respeto a los inmaculados e inviolables derechos humanos, máxima aspiración universal y fin de todo buen gobierno, por humanidad y solidaridad universal dele un golpe definitivo a la corrupción en el ámbito migrante.- Por el bien de la causa.



"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes