Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

Perspectiva transformadora

Causas y efectos

Por: Alfredo Ríos Hernández

07/01/2022

alcalorpolitico.com

*Escalofriantes escenarios
*Tenso ambiento jarocho
*Evitar yerros financieros

De siempre los medios de comunicación han recibido críticas por parte de funcionarios públicos, ello debe ser calificado como reacciones normales, porque definitivamente nadie podría sentirse del todo satisfecho ante críticas en su contra, escenario del que ningún funcionario público se salva ni aquellos que se pierden entre la inocuidad y la mediocridad, sobre los cuales se puede asegurar que no son pocos, sobre todo cuando practican el tirar la piedra y esconder la mano.

Existen en los espacios gubernamentales como en el contexto de la vida empresarial, operadores de notable “eficacia” que regularmente cumplen con su tarea al amparo de la discreción, práctica que con frecuencia es repetitiva tanto al interior de las estructuras gubernamentales como en los espacios empresariales, referencia singularmente utilizada de manera especial en los ámbitos de la investigación policía y, en obvia contraposición, en los espacios de actividades criminales.



La mayoría de los “inventos tecnológicos” se alcanzan en los marcos de estricta privacidad y, lo mismo se aprecia en el desarrollo de nuevos medicamentos, escenarios a los que se deben agregar el diseño de armas de espantoso potencial destructivo, sumando también a ello el desarrollo de productos químicos y radioactivos de elevados impactos mortales, todo ello en los marcos de la secrecía, como también con singular frecuencia y en secreto se prepara a un candidato, que habrá de ser promovido hacia los diversos niveles de la administración pública.

Todo ello, más allá de lo humanista, lo honorable o legal, ya nos resulta “normal” pese a que en dichos marcos podrían cometerse desaciertos, escenarios que sobrevienen al comentario cuando un funcionario público (Alcalde, Legislador, Gobernador o Presidente del país) se refiere a temas sobre los contenidos de medios de comunicación, apuntando más hacia el desacuerdo con lo que se difunde cuando la crítica aparece, pero en esos mismos escenarios minimizando o ignorando los temas que se han publicado o difundido sobre el lado positivo en la actividad gubernamental.

Una de las prácticas que hoy siguen vigentes en los marcos de la administración pública que se auto denominan como transformadoras, es el descalificar toda información o comentario que no coincida con las posturas gubernamentales, sin embargo, se podría decir que más del 50 por ciento de lo que se expone en las cotidianas ruedas de prensa de la actual administración federal, a las que se agregan las declaraciones de gobernadores emergidos de la misma tendencia partidista, se encuentran dirigidas hacia la descalificación, la negación y definitivamente “el tache gubernamental” referencias que de hecho abarcan sobre el 70 por ciento de lo expuesto en dichos escenarios, tendencia a la cual se suman incluso la mayoría de los prácticamente habituales asistentes a “las mañaneras”, tanto “del lado de la prensa libre” (así... Entrecomillado) como en lo referente a los funcionarios públicos participantes.



Obviamente los escenarios en referencia, con estilos distintos pero con las mismas características, ya invaden también los espacios de gobernantes estatales, como es el caso de Veracruz, escenarios en los cuales lo esencial es el protagonismo que permita mantener viva la imagen de un gobierno transformador, que marca cotidianamente los temas que deben ser divulgados y que pasen a formar parte central de las conversaciones cotidianas de la mayoría de los mexicanos... De esa forma a la población en lo general se le inducen hacia lo que debemos conversar y debemos pensar, lo que resulta esencial para el statu quo de la sociedad mexicana, o sea, lo que nos conviene para nuestra economía, para nuestra cultura, para nuestra economía y para nuestras relaciones sociales, pero no desde la perspectiva del ciudadano, sino del Gobernante Transformador, lo que por sí mismo descalifica la veracidad de las evaluaciones.

Lo que se lee

Los crímenes, asaltos, robos y vejaciones en tierras veracruzanas, se han convertido en un escalofriante escenario repetitivo, que por sus propias dimensiones nos ubican en el contexto nacional como tierra de inseguridad, incluso se conoce de advertencias registradas por autoridades estadunidenses y canadienses, en las que la población de esos países, recibe informaciones negativas sobre los niveles de seguridad que privan en nuestro país y en especial en el Estado de Veracruz.



Mucha ha sido la insistencia de los prestadores de servicios turísticos, así como de la población en lo general, para que se perfeccionen los programas y acciones de la policía en lo general (agregando a cuerpos especiales de la Federación) evitando con ello que persistan los hechos delictivos, sin embargo, la realidad nos muestra que continuamos igual que antes, por lo que no se puede acreditar ningún avance en tales renglones en tierras veracruzanas.

Lo que se ve

Todo hace indicar que ya se busca una solución “jurídica-política” que facilite la libertad de José Manuel del Río Virgen, facilitándole el que los señalamientos en su contra los afronte al amparo de la “liberta condicional”, escenario que obviamente abonaría en la distención sobre el tema, mismo que está originando desgastes en la estructura gubernamental, no sólo en el contexto de Veracruz, sino incluso con impactos altamente negativos en espacios nacionales.



Ya veremos si se cumple con tales sugerencias o, por el contario, se insiste en llevar el tema bajo la misma línea y hasta sus últimas consecuencias, lo que podría incrementar los momentos de rispidez y tensión.

Lo que se oye

Los repuntes en la actividad productiva y comercial veracruzana y del país en lo general, parecieran ser un rayo de luz en el camino para superar la crisis económica que ha generado en tierras mexicanas, tanto los efectos colaterales de pandemia, como el no del todo atinado programa financiero diseñado en los marcos de la Cuarta Transformación.



Claro que en días actuales todo tropiezo financiero se busca acreditárselo cuando no a los neoliberales sí a los efectos colaterales de la pandemia, pero tales escenarios negativos también se deben en parte a los tropezones registrados al interior de la administración neo-transformadora, escenarios que se deben reconocer por parte de las instancias gubernamentales correspondientes, porque sólo así se podría pensar en superar yerros y mejorar las condiciones económicas del país, mismas que en la actualidad no resultan lo todo positivas que se proyectaban al interior de la administración transformadora.

Disfrute Usted de un excelente fin de semana.

"Las opiniones vertidas en la seccin Columnistas de hoy reflejan el criterio de sus autores en ejercicio de la libertad de expresin y, pueden o no coincidir con la lnea editorial de alcalorpolitico.com "

Columnas recientes