Ir a Menú

Ir a Contenido

Columnas y artículos de opinión

¿Atolito con el dedo?

Prosa Aprisa

Por: Arturo Reyes Isidoro

28/02/2012

alcalorpolitico.com

Como detalle no estuvo mal que el presidente Felipe Calderón haya cubierto ayer las formas políticas e institucionales al informar al gobernador Javier Duarte de Ochoa que aterrizaría (llegaría) y despegaría (saldría) en y del aeropuerto El Tajín, en el municipio de Tihuatlán casi conurbado con Poza Rica, para realizar una gira de trabajo por el vecino estado de Puebla. Normalmente esa maniobra la hace cuando viaja en el avión presidencial primero hasta un aeropuerto cercano al punto de su destino y luego aborda un helicóptero para volar a donde va y para sobrevolar el área, que fue lo que hizo. Dado que su paso por Veracruz era solo de tránsito, bien pudo haber hecho el transbordo sin avisar a Duarte, pero prefirió darle vista y cumplir con lo que las buenas maneras políticas mandan. Se podría decir que ese detalle habla, además, de las buenas –excelentes dirían los panegiristas– relaciones entre ambos.

Llama la atención que Calderón aterrizó en el norte del estado y con ello se hizo notar entre la paisanada de aquella porción del territorio estatal cuando bien pudo haberlo hecho en el aeropuerto Hermanos Serdán de Puebla y de ahí haber viajado a Xicotepec de Juárez, donde tuvo lugar el acto central, que en línea recta, a los helicópteros Puma le queda a vuelo de canate, o sea, a pocos minutos, pero pensemos que fue por logística… ¡política! Porque, ciertamente, se sobrevoló un tramo de lo que será la autopista México-Tuxpan, pero en territorio poblano y Calderón, ya en Xicotepec (punto de paso cuando uno va a la Sierra de Huayacocotla), no solo le tiró flores y más flores al joven Gobernador y mencionó varios puntos y atractivos del norte veracruzano sino que incluso le ofreció y prometió extender la súper carretera hasta El Tajín, cuando solo le quedan unos meses en el poder.

¿Y qué tal si ese paso por el norte del estado fue por logística, pero política, y que esa mención a Tuxpan, Poza Rica, Tihuatlán, El Tajín fue a propósito, con un propósito calculado? No se debe pasar por alto que estamos en la llamada “intercampaña” en la que los candidatos a diputados, senadores y a la Presidencia están legalmente obligados a callar. Siendo mal pensados, cayendo en el sospechosismo, podríamos pensar que mientras tanto Calderón trata de llevar agua a su molino recorriendo el país, pues, ¿por qué hasta ahora supervisa una obra en construcción que no visitó en los cinco años anteriores y que tiene además un retraso de 18 años? ¿Por qué el norte y no el sur donde también está pendiente la reconfiguración de la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán y necesita que alguien como el Presidente vaya a acicatear para que se apuren? Quizá viendo moros con tranchete donde no los hay, bien podría pensarse que Calderón fue a afianzar el voto ya duro que tiene el panismo en el norte con epicentro en Tantoyuca, a hacer veladamente campaña a favor de Josefina Vázquez Mota, a ofrecer, a prometer para fortalecer su causa política y de paso atraer a los indecisos de aquella zona donde ya tienen el terreno barbechado y abonado.

El Presidente aplaudió, chocholeó, reconoció, subió a su helicóptero, lo paseó y tuvo como invitado especial al Gobernador de Veracruz en su gira por Puebla. O sea, puro bla bla y escenografía. Para la foto y la nota de 8 columnas, nada mal. Se diría que requetebién. Pero un verdadero gesto amistoso suyo, sincero, de cuates, de hermanos como diría el de Nopaltepec, hubiera sido que en Xicotepec de Juárez hubiera anunciado también que como titular del Ejecutivo a cuyo cargo está la Procuraduría General de la República ordenaba devolver cuanto antes o lo más pronto posible los 25 millones de pesos decomisados al Gobierno de Veracruz hace ya más de un mes dado que estaba probada la licitud del origen del dinero. Obras son amores no buenas razones. Pero ahí sí, nada. Puro jarabe de pico, o ¿atolito con el dedo?

Se antoja la pregunta: ¿habrá aprovechado el vuelo Presidencial el gober Duarte para pedirle a Calderón que le devuelvan la lana, la billetiza, que finalmente es de todos los veracruzanos?, o, como la historia que narré ayer (“Historia de la gallina negra”), ¿no quedará de otra más que ir a colgar una gallina negra degollada, sangrante, a las puertas de Los Pinos la noche del primer viernes de marzo?

Pero, por lo que advertí ayer mismo, quedamos, estamos contentos con la visita de paso, con la “distinción” y con los reconocimientos. Qué bien. Como decía el difunto don Rubén Pabello Acosta: Sea por Dios y venga más, como decía mi abuela.

¿RTV sin recursos?

La versión es que Radio Televisión de Veracruz anda en las últimas, que no tiene dinero, que no hay recursos para producciones, que quienes conducen programas tienen que estar ahora poniendo de su bolsa o buscando patrocinadores para tener qué exhibir, que en el área de noticias los camarógrafos y reporteros tienen que ir y regresar a y desde puntos muy lejanos del estado porque no hay para pagar hoteles donde pernoctar, que tampoco hay viáticos, que varios vehículos están descompuestos y no hay ni para comprar un tornillo. En fin. Acaso sea cierto porque ya van dos fines de semana seguidos que RTV ha patrocinando la presentación del grupo Tlen Huicani de la Universidad Veracruzana y en la publicidad alusiva no se dice que lo que se recaude será para beneficio de alguna causa noble como comúnmente sucede, además de que en lugar de cobro se dice que la “cooperación” es de 80 y 100 pesos, respectivamente, tal vez para eludir el pago de impuestos a Hacienda. A ver si no un día cualquiera vemos a los directivos y a todo el personal boteando para conseguir recursos. Otra vez, como decía don Rubén Pabello Acosta: ¿Qué hay de eso, Josefina?

Mientras, en la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, ni pa’ atrás ni pa’ adelante, ni con Tomás Carrillo Sánchez ni, ahora, con Manuel Emilio Martínez de Leo. Las protestas, inconformidades, acusaciones, continúan. La atención al campo, por lo que se advierte, está hecha un desastre o no existe. Extraña, extraña sobremanera porque en el agro hay un buen número de votos que se pueden perder. ¿Alguien podrá dar alguna explicación?

Columnas recientes